La izquierda radical esperaba ver sangre en la Ibero

Otra muestra de la apertura del candidato Enrique Peña Nieto, además de responder a los cuestionamientos de Josefina Vázquez Mota y Andrés Manuel López Obrador en el debate, es su visita a la Universidad Iberoamericana: sabían, porque los propios izquierdistas radicales se encargaron de anunciarlo repartiendo volantes y a través de las redes sociales, que habría un foro adverso; estaban conscientes de que muchos de los jóvenes iban a emular a El Mosh y hacerse los críticos del sistema y del poder; estaban al tanto que la campaña de odio que el PAN está implementando iba a envenenar la mente de muchos que, de buena fe, se prestaron al lamentable espectáculo. Y, aun así, el tricolor asistió y jamás se salió de sus casillas.

 

A falta de argumentos y pruebas sólidas, que no han presentado simple y sencillamente porque no existen, el recurso extremo es la desestabilización; reventar cuanto acto sea necesario con tal de hacer ver que la popularidad que reflejan las encuestas no es tal. Pero eso, en descargo de las personas de buena fe que sí desean un cambio y están hartos del clima de violencia que impera en México por la guerra fallida contra el crimen organizado, es hacerle el trabajo sucio al PAN.

 

Es por eso incongruente ver a quienes se quejaban de la guerra sucia contra Andrés Manuel López Obrador aplaudir lo que, en especial en las redes sociales, se está haciendo en contra de Enrique Peña Nieto; es avalar esa estratagema de lodo que los panistas desplegaron en todos los medios de información para desprestigiar la figura del tabasqueño.

 

¿Qué esperaban, entonces, los porros que no se cansaron de exhibir su intolerancia y odio contra el candidato del PRI? ¿Que llegara la policía y se llevara a todos y los confinaran en una cárcel? ¿Que el grupo de Peña Nieto se enfrentara a golpes con los rijosos? ¿Que en las redes sociales respondieran en el mismo tono con insultos y descalificaciones? Porque, de haber sido así, tendrían toda la razón del mundo en decir que el PRI no ha cambiado y que, por el contrario, es el mismo que se encargaba de reprimir la libre manifestación de las ideas.

 

Quienes esperaban una respuesta de intolerancia y dictatorial ante la rijosidad en la Ibero quedaron decepcionados.

 

Varios analistas políticos respetados hablaron del tema y coinciden con la postura de este columnista:

 

Víctor Beltri.

Las comparecencias ante universidades e instituciones académicas son oportunidades extraordinarias para debatir y confrontar propuestas de campaña, con la dureza de los argumentos y lo inexorable de las ideas. El ambiente estudiantil, con la frescura y honestidad que lo caracteriza, es el marco perfecto para exhibir las deficiencias de cualquier candidato. Sin embargo, el extremo de la agresión es la excusa perfecta para que, quienes temen debatir sus ideas ante los estudiantes, no lo hagan. La ecuación es clara: a pesar de lo respetable de las protestas en la Ibero, lo deseable es que no vuelvan a ocurrir. Exhíbanlos, pero con argumentos. Háganlos huir, pero con ideas. Atemorícenlos, pero no a zapatazos. Tienen los argumentos para hacerlo con los cuatro, sin duda. Y la responsabilidad de no permitir que entremos en una espiral en la que todos saldríamos perdiendo: ¿Saben? El problema no es la caída, sino el aterrizaje. http://www.excelsior.com.mx/index.php?m=nota&seccion=opinion&cat=11&id_nota=833857

 

Jorge Fernández Menéndez.

Se podrá estar de acuerdo o no con Peña Nieto, pero el viernes, en la controvertida visita a la Universidad Iberoamericana, tuvo toda la razón al decir que en el caso de Atenco lo que había hecho era hacer respetar el Estado de derecho y que si se habían cometido abusos, éstos fueron castigados. Se equivocan López Obrador y otros cuando dicen que Peña respondió como Díaz Ordaz: en ese 1968, el régimen de Díaz Ordaz emboscó a los estudiantes, los masacró, actuó con grupos irregulares para frenar un movimiento de oposición no violento y que no estaba violando la ley. Por cierto, ese acto de represión ilegal e ilegítimo tuvo notables defensores, entre ellos, ahora lopezobradoristas, como un Porfirio Muñoz Ledo que defendió a Díaz Ordaz desde la tribuna del Congreso, y también López Obrador, que era parte de las juventudes del PRI y compuso un bonito himno a su partido, como presidente estatal, en Tabasco. http://www.excelsior.com.mx/index.php?m=nota&seccion=opinion&cat=11&id_nota=833844

 

Leo Zuckermann.

Yo estoy de acuerdo que se critique, y duro, a Peña, y a todos los políticos que pretenden gobernarnos. Que se les cuestione con firmeza y decisión. Pero me parece lamentable que un grupúsculo de universitarios impida el flujo libre de las ideas usando un discurso de odio e incluso amenazando con golpear físicamente al político en cuestión. Qué triste que un espacio civilizatorio, como debería ser una universidad, se convierta en ejemplo de incivilidad. http://www.excelsior.com.mx/index.php?m=nota&seccion=opinion&cat=11&id_nota=833845

 

Ricardo Alemán.

Porque empezando por AMLO —cuyos hijos estudian y han estudiado en costosas universidades privadas—, los hijos de los políticos de esa dizque izquierda ya no estudian en la UNAM. No, ahora lo hacen en universidades privadas, viajan en autos costosos, usan ropa de marca, fuman puro y beben vino, a pesar de que sus padres se dicen defensores de las causas populares, viajaban en camión, usaban ropa Milano, portaban morral y huarache, fumaban “faros” y bebían “chelas” y tequila barato. http://www.excelsior.com.mx/index.php?m=nota&seccion=opinion&cat=11&id_nota=833641

 

Gabriel Guerra Castellanos.

No es Enrique Peña Nieto el primer político al que le pasa algo así en un acto de campaña. Quienes hoy celebran lo acontecido son los mismos que se rasgarían las vestimentas si a su candidato o candidata le sucediera cosa similar, los mismos que hablarían de complots, de mafias, de pandillerismo. http://www.eluniversalmas.com.mx/editoriales/2012/05/58491.php

 

Sin palabras.

 

@LFMorenoMayoral

[email protected]

www.ordenpoliticolfmm.blogspot.mx

0
comentarios
Ver comentarios