Columnas

Irreverente. Se vale ser marrano pero no trompudo

MigrantesEspecial

Ni Biden ni Trump traen en sus prioridades enfocarse en el voto de los mexicanos

Esparcidos, dispersos, segregados y hacinados socialmente, viven en Estados Unidos dos veces más zacatecanos que la población de Zacatecas; tres tantos más guanajuatenses que los de Guanajuato y el doble de michoacanos que el último censo de Michoacán.

Les platico: Casi el 70% de los paisanos están concentrados en California, Illinois, Texas, Arkansas, Arizona y Nuevo México.

Qué chistoso, mientras más al norte están, más integrados a la sociedad norteamericana se encuentran los 39 millones de mexicanos allende el norte de la frontera.

El último dato censal de EU marcó una descendencia estimada en 36 millones, el 10.8% de la población total de ese país.

Esta información revela un error brutal por omisión que están cometiendo los “estrategas” de Trump y Biden, al no enfocar sus baterías hacia ese paquete “electoral”.

Lean esto: Michael Bloomberg -que gastó $1,000 millones de dólares de su propio dinero en su candidatura presidencial fallida en éste 2020- anunció hace seis días que le va a meter $100 millones de dólares a la campaña del demócrata, buscando el voto multirracial de Florida.

Ahí hay solamente 263,000 votantes habilitados de ascendencia mexicana.

Trump está enfocando sus baterías en el llamado “voto del acero” en Pennsylvania y Michigan y en las llamadas entidades “bisagra o pendulares”, aquellas donde no existe un candidato visiblemente ganador en las encuestas.

Pero ni Biden ni Trump traen en sus prioridades enfocarse en el voto de los mexicanos. Es más, el incidente que les platiqué ayer habla del desprecio del gobierno de Trump hacia el de López Obrador, a pesar de la visita de éste a la Casa Blanca.

El error de los candidatos gringos es no considerar a los votantes mexicanos como “bisagra” o “pendulares” y debido a la proximidad de las elecciones allá, ya es tarde para reaccionar: Si Trump no dispone otra cosa, la fecha es el 3 de noviembre próximo.

Pero para los partidos políticos mexicanos, sí hay tiempo y -que se sepa- ninguno está volteando a ver a los paisanos que desde sus lugares de trabajo y vivienda pueden influir desde EU en el resultado de las elecciones más abultadas en la historia de México:

Según Ciro Murayama, consejero electoral del INE, el 6 de junio de 2021 estarán en juego más de 21,000 puestos de elección popular, entre gobernadores, alcaldes, cabildos y legislaturas locales y federales.

La influencia que representan nuestros héroes al norte del Río Bravo se da en dos sentidos:

1.Su voto directo enviado por correo para las elecciones citadas. Debido a la pobreza de talento y disposición del tortugo servicio postal mexicano y a las trabas que pone el de los norteamericanos, cuando mucho van a votar en México 70,000 paisanos.

2.Pero debido a que el 70% de los mexicanos que jalan en EU son sostén de sus familiares en nuestro País, ellos pueden influir para que sus papás, hermanos, hijos, tíos, nietos, abuelos, primos, novias, novios y otras clasificaciones que por pudor no menciono, vayan a votar por determinados candidatos.

Dejando de lado -por el momento- a los partidos Republicano y Demócrata, ¿en qué andan los candidatos y los “candidotes” mexicanos? Por segunda vez, les platico:

A.- Unos ya bien amarrados -los muy pocos, como Clara Luz Flores Carrales- deshojando la margarita y dejándose querer por blanquiazules, naranjas, verdes y de todos los colores, para ver por dónde le atora a la gubernatura de Nuevo León.

B.- Otros -los muchísimos “candidotes”- como Tatiana Clouthier, Alfonso Durazo, Ana Guevara, Esteban Moctezuma, Samuel García, Ildefonso Guajardo, Adrián de la Garza, Cristina Díaz y demás alucinados etcéteras, partiéndose la madre para sobreponerse a sus propios errores de mercadotecnia política -unos- y los demás queriendo hacerse los atractivos ante la veleidosa audiencia.

C.- Los mercenarios divos que sienten que éste pandémico mundo no les merece, haciéndose notar ante sus propios partidos y exigiendo posiciones que del otro lado les han tendido como puentes, donde ellos no quieren construir la parte del puente que les toca. ¿Nombres? En NL: Héctor Gutiérrez, Felipe Enríquez y otros.

D.- Unos más -también montones- haciéndose los interesantes en sus aspiraciones para ser alcaldes, picando piedra para las pre campañas de sus socios, compañeros de viaje en avión privado, parejas de pupitre en el Tec padrinos de cojín en sus bodas.

El error de A,B,C y D podría estar -y les costaría muy caro- si…

I.- No despejan sus caminos de piedras internas, externas, amigas y enemigas.

II.- No entienden que hay cosas que deben decir.

III.- Otras que NO deben decir.

IV.- Unas más que deben mostrar.

V.- Y lo que deben esconder. Perdón por incluir esta última, pero es la neta y con ello me refiero a la petulante creencia de que el voto duro clientelar les dará el gane, despreciando al de sus verdaderos electores, que son quienes los llevaron a los puestos públicos que hoy detentan, porque no ostentan.

Están tan seguros de la fuerza que los “cuadros de campo” y su “despliegue territorial” representan, que no puedo recomendarles que eliminen eso de su estrategia, pero sí que no la exhiban, porque se vale ser marrano, pero no trompudo.

¿Nombres de los que me faltan? Chinelas, se me acabó el espacio. Entonces… continuará…

 

CAJÓN DE SASTRE

“Enterado, mi capitán”, dice la irreverente de mi Gaby, desde su reducto en SAT, a punto de DETONAR.

[email protected]

PLÁCIDO GARZA. Nominado a los Premios 2019 “Maria Moors Cabot” de la Universidad de Columbia de NY; “Sociedad Interamericana de Prensa” y “Nacional de Periodismo”. Forma parte de los Consejos de Administración de varias corporaciones. Exporta información a empresas y gobiernos de varios países. Escribe para prensa y TV. Maestro de distinguidos comunicadores en el ITESM, la U-ERRE y universidades extranjeras. Como montañista ha conquistado las cumbres más altas de América.