Irreverente. Me manda alguien decir…

interrogante
“¿De quién estarás hablando?”, pregunta la irreverente de mi Gaby.Especial

Sus negocios llegaron a hacerle la competencia precisamente a Slim y a otros de ese nivel

… que son tres los que andan en este baile y su plan es buscar la gubernatura de NL como último recurso para hacer los negocios que planeaban cuando la 4T llegó al poder, pero que no se les han dado debido a que este funcionario emanado de la IP y repudiado por el mismo gremio, sufre cada vez más el despego en los afectos del mandamás supremo. Quién sabe por qué será.

Les platico: Hombre, tan fácil que es comunicarse conmigo y sin guajes, a menos de que el señor no sepa nadar. Ahí tiene mi correo al final de cada artículo y en consecuencia, mi respuesta a los mensajes que me han enviado con sus “correveydiles”, es:

De mi parte esto apenas empieza, porque tengo un expediente suyo, de su socia y de su socio que iré publicando conforme se vayan dando los momentos políticos en Nuevo León, porque es a dicho Estado a donde apunta su estrategia, ahora que se le cebó el negocito ese de los ocho cenotes que descaradamente dice que el gobierno de Calderón o de Peña Nieto o de los dos, le cedió en custodia.

Háganme ustedes el refabrón cavor, como si esos cenotitos -de 75 millones de años- fueran unos recién nacidos y necesitaran de una pilmama.

De quien les hablo y me mandó el mensaje -que me fue ratificado por un amigo que tengo en Estados Unidos para asegurarse de que me llegaba- hace como 20 años no era propiamente un Carlos Slim o santones de la IP de esa talla, pero por ahí andaba.

Sus negocios llegaron a hacerle la competencia precisamente a Slim y a otros de ese nivel, en giros como los cigarros y llegó a formar parte del consejo de administración de Televisa. Estaba tan bien posicionado en el ámbito de la IP que llegó a ser jefe ni más ni menos que de Pedro Aspe, apenas éste dejó la Secretaría de Hacienda durante el mandato de Salinas de Gortari.

De las grandes y rentables empresas que llegó a tener, empezaron a quedarle solo los réditos, aunque de tan inmensa que llegó a ser su fortuna, con esas “migajas” tiene asegurado su futuro y el de por los menos dos generaciones más.

Secreto a voces entre los empresarios de abolengo de México, es que llevó a la quiebra a sus principales empresas, por andar dedicado más a sus aficiones olímpicas que a cuidar las cajas de sus negocios.

Por ahí del 2004 remató sus principales activos, una aseguradora y plantas de empaques, que vendió a la Organización Editorial Mexicana, para con ese dinero financiar la expansión de un negocio de biotecnología al que había entrado con dinero que en parte le pidió a su suegro.

No contaba con que la acción de los activistas de Greenpeace metieran en aprietos ese negocio relacionado con alimentos mejorados genéticamente y terminó por vender los activos de esa empresa a una de las más voraces y salvajes corporaciones del mundo: Monsanto.

Por esa operación se echó a la bolsa $1,300 millones de dólares y mediante un larguísimo juicio donde le ayudó un despacho de abogados de Monterrey, le birló a su suegro la parte que le correspondía, porque solo le regresó a éste -con intereses, eso sí- la lana que le había metido al negocio de biotecnología, algo así como $30 millones de dólares, cuando moralmente le tocaban casi $700 millones de dólares.

Debido a esa maniobra, el célebre grupo de los 10 de Monterrey al que pertenecía, lo echó por la puerta trasera, quitándole todas las medallas de las que alardeaba como parte de ese selecto club de industriales regios.

De quien les platico, perdió relevancia empresarial, social y su influencia en la comunidad se fue al pozo. Entonces, buscando recuperar algo del poder perdido, se le pegó a Vicente Fox y se metió así a jugar a la ruleta rusa que es la política.

Buscó la autorización para operar un banco y encabezó el movimiento “Opción Ciudadana” rumbo a las elecciones de 2006.

Ese intento fallido le valió otro descrédito más, ahora por parte de banqueros e inversionistas extranjeros.

Siendo un conservador a ultranza, apoyó a Fox pero cuando éste llegó al poder, su esposa Marta Sahagún lo botó, al considerar que ya no era importante ante el sector empresarial. Ahí empezó a darse su mayor marginación.

Apostando su resto, negoció con el fundador del partido Convergencia apoyar a Dante Delgado como candidato del PAN y de ese otro partido, a la gubernatura de Veracruz. Perdieron ambos ante Fidel Herrera, del PRI.

Lo intentó otra vez en 2006 apoyando de nuevo a Delgado contra Eduardo Bours en Sonora, y el PRI se los volvió a sonar.

Siguió intentando, y en el 2012 participó en las elecciones apoyando a MALO… y volvió a tronar. En ese momento, todos los partidos políticos lo consideraban un ave de mal agüero, porque al candidato que se le acercaba, perdía.

En ese año el entonces nominado por el PRD a la grande se juntaba solo con empresarios medianos, como Fernando Turner y Tomás López Rocha. De quien les hablo desentonaba ahí, porque el Peje se chamuscaba poniendo a su lado a un hombre de negocios que había sido desechado por los santones de la IP.

Paradójicamente fue Dante quien lo sentó a la mesa en su casa con el hoy presidente de México y de ahí pal real, no lo soltó.

Otra paradoja es que en la campaña presidencial de MALO a la presidencia del 2006, de quien les hablo nunca se pronunció a su favor.

Hoy, está sentado -según él- a la diestra del mandamás de éste País. Su tenacidad cobró frutos al colarse en un gabinete donde las tribus de Morena no lo ven con buenos ojos y le sueltan el fuego amigo del que les platiqué al principio.

Es un hecho. La balconeada que le dieron los papeles que los ganaderos yucatecos filtraron a la prensa sobre el desmadre ecológico que su empresa está causando en esos lares, demuestra que ya no es bien visto ni siquiera por el presidente.

Ahora tiene a Tatiana Clouthier como su último bastión tratando de hacerse de un poder que se le escapa de las manos. Quiere que la diputada plurinominal por Sinaloa sea gobernadora de Nuevo León en el 2021.

 

CAJÓN DE SASTRE

“¿De quién estarás hablando?”, pregunta la irreverente de mi Gaby.

[email protected]

PLÁCIDO GARZA. Nominado a los Premios 2019 “Maria Moors Cabot” de la Universidad de Columbia de NY; “SIP, Sociedad Interamericana de Prensa” y “Nacional de Periodismo”. Desarrolló la primera plataforma BigData de México, para procesar y analizar altísimos volúmenes de datos en segundos. Miembro de los Consejos de Administración de varias corporaciones transnacionales. Exporta información a empresas y gobiernos de varios países, que es utilizada para tomar decisiones y convertirla en inteligencia. Escribe diariamente su columna “IRREVERENTE” para prensa y TV en más de 50 medios nacionales y extranjeros. Maestro en el Tecnológico de Monterrey, la U-ERRE y universidades de Estados Unidos. Como montañista, ha conquistado las cumbres más altas de América.

0
comentarios
Ver comentarios