SÍGUENOS EN

Columnas

Irreverente. La piñata de la Casa Blanca

Carlos Salazar  Rogelio Morales/Cuartoscuro

En los pueblos y en las barriadas mexicanas, las piñatas son infaltables en todo buen jolgorio. Muchas tienen figuras humanas con esqueletos de carrizo y alambre -no de huesos- recubiertas de papel en vez de piel.

Cuando la piñata es agarrada a palos, brotan de sus intestinos un montón de dulces y los niños se tiran sobre de ellos tratando de pescar los más apetitosos o de perdido, los que alcancen.

¿Les platico una analogía de todo esto? Va.

En la cena de los millonarios de la Casa Blanca con que se agasajó la visita de MALO a Trump, para honrar al visitante, se quebró una piñata y cuando ésta fue tundida a palos -pues para eso fueron los bates que se regalaron mutuamente los mandatarios- ya sabían de antemano la parodia que debían representar y de la piñata que habrían de abatir a batazos.

Uno de los que se agachó a control remoto a recoger los dulces fue el presidente del Consejo Coordinador Empresarial, que -por cierto- no fue invitado a ese viaje, a pesar de ser la cabeza oficial del santo grial de la IP.

Quien me platicó ésta anécdota vive en San Pedro, pero no le hace, porque podría vivir en cualquier otra ciudad.

No forma parte del Grupo de los 10, pero si quisiera, lo sería y además, varios de sus integrantes más prominentes lo consultan sobre temas importantes.

Tiene empresas en México y otros países; hoy prefiere mantener un perfil bajo pero estoy seguro de que si en su camino se le atravesara el CCE, aceptaría y ahí sí -con lo aguerrido que es- contrapesus 4T habríamus.

Seguramente él no se hubiera prestado a ser comparsa de tan descarada comedia.

Es uno de los “percherones” a que me he referido en mis columnas y ayer que platicamos me dijo que la reunión de los dos presidentes en Washington fue un burdo sainete pueblerino; un montaje barato de la politiquería más deleznable, que sirvió para que dos que no saben gobernar, se erigieran sobre sus incontables limitaciones, mostrando al mundo cómo sus afanes electoreros son capaces de atropellar los intereses supremos y soberanos de más de 450 millones de ciudadanos a quienes representan.

Y más se engalló cuando leyó la carta que Carlos Salazar -presidente del CCE- le envió a MALO en agradecimiento a quién sabe qué motivos, pues fue evidente el desaire que el dueño de la 4T y su séquito le recetaron, al no incluirlo en la lista de los que viajaron a la Casa Blanca.

Dicha carta fue leída en la mañanera de ayer en Palacio Nacional, lo cual -a juicio del capitán regio- fue una muestra más de la abyección que está mostrando el sector empresarial ante el avasallante poder del gobierno morenista.

Según mi interlocutor, quienes aplauden el evento de la Casa Blanca aduciendo el arranque del tratado comercial de los tres países vecinos, pasan por alto el desaire que el presidente canadiense les propinó a Trump y a MALO, al no asistir después de que se dio cuenta del fin político electorero que el visitante y el visitado perseguían con todo esto.

“A los que celebran esta farsa se les olvidó de pronto que Trump es el presidente gringo más agresivo contra la inmigración mexicana. No toman en cuenta que desde Washington le ordenaron al gobierno de la 4T que le sirviera de traspatio y se encargara de los centroamericanos de las caravanas”.

“Fue indigno ver a un presidente mexicano agradecer el ´buen trato´ del gobierno trumpista y las alusiones de López Obrador a las diferencias entre ambos países fueron retóricas históricas que no venían al caso”. Tal parece que el mensaje de Trump lo redactaron en la 4T y el de MALO en la sala Oval.

“La comparación que hizo de Trump con George Washington fue mucho más allá de la adulación. Ofendió a los norteamericanos con esa referencia”.

“¿Dónde están los documentos firmados por los tres presidentes en el acto protocolario que se esperaba fuera el de esta semana, como inicio formal del T-CAN?”

“¿Qué dice el papel que firmaron en el Rose Garden y al que pomposamente le llamaron ´acuerdo de colaboración?”

“Carlos Salazar Lomelín, a nombre del CCE, lo felicita por su exitosa visita oficial. Dice que las organizaciones del sector privado coinciden plenamente con su mensaje. Habría qué preguntarles a los millones de empresarios que están batallando para pagar las nóminas y a los que ya tuvieron que cerrar por la pandemia, si están de acuerdo con semejante pronunciamiento”, me dijo el empresario a quien cito desde el principio.

 

CAJÓN DE SASTRE

“Carlos le dice en su carta a MALO que cuente con él y con los más de 400 miembros del ´Cuarto de Junto´ que supuestamente representan a todos los sectores productivos del País y que asesoran a Relaciones Exteriores y a Economía.

Si de verdad los están asesorando, qué flaco favor le hacen a la IP pues a juzgar por la crítica situación que vive México en esos temas, parece que los santones de la IP a que se refiere el presidente del CCE, no están haciendo bien su jale”, dice la irreverente de mi Gaby.

PD Fatal se vio Patricia Armendáriz subiendo fotos a diestra y siniestra de una cena que se suponía era privada. A los postres, a ella le sirvieron jugo de ego, su favorito.

[email protected]

PLÁCIDO GARZA. Nominado a los Premios 2019 “María Moors Cabot” de la Universidad de Columbia de NY; “SIP, Sociedad Interamericana de Prensa” y “Nacional de Periodismo”. Es miembro de los Consejos de Administración de varias corporaciones. Exporta información a empresas y gobiernos de varios países. Escribe diariamente su columna “IRREVERENTE” para prensa y TV en más de 50 medios nacionales y extranjeros. Maestro en el ITESM, la U-ERRE y universidades extranjeras, de distinguidos comunicadores. Como montañista, ha conquistado las cumbres más altas de América.