¿Es ético atacar a Peña Nieto con golpes bajos?

No, no lo es. Como no lo fue que se lanzaran, golpes poco democráticos contra a Andrés Manuel López Obrador en 2006.

 

Creo que una de las mejores noticias que ha recibido la campaña Andrés Manuel en mucho tiempo es la encuesta de Covarrubias y Asociados que hoy publica SDPnoticias.com.

 

AMLO en su mejor momento, según la encuesta.

 

Sigue en empate técnico con Josefina Vázquez Mota, pero la tendencia dice que pronto dejará a la panista en tercer lugar.

 

La desventaja de AMLO en relación a Peña Nieto ha bajado. Si se consideran indecisos, son 9 puntos los que lo separan del líder. Si se eliminan indecisos, la ventaja de EPN es un poco mayor: 10 puntos. Y en un escenario de “votantes probables”, es decir, suponiendo un 63% de participación, Andrés está a 12 puntos de Peña.

 

Siguen siendo muchos puntos, pero el priista ya no tiene los 20 de ventaja de hace un mes.

 

La encuesta es clara: no fue el debate el que perjudicó a Peña Nieto; de hecho, para muchos de los encuestados el priista lo ganó.

 

Al priista lo ha perjudicado la propaganda negativa en su contra que el PAN difunde en TV y, sobre todo, lo afectó el hecho de que la encuesta, porque así se había programado previamente, se aplicó el fin de semana del escándalo de la Ibero.

 

Si en 2006 no estuve de acuerdo con los anuncios de televisión, sucios, que se lanzaban contra AMLO, debo decir que los spots panistas de 2012 contra Peña Nieto no me parecen tan graves. Hasta ahí, la campaña de “contraste” es aceptable.

 

Lo que lamento es el tono de las protestas anti Peña Nieto, en las que se observa demasiado odio en contra del candidato del PRI.

 

Podrán ser legítimos los reclamos de  los jóvenes universitarios, y seguramente lo son. Pero, es un hecho, detrás de ellos, lo sepan los estudiantes o no, hay estrategas políticos, sobre todo del PAN, alentando las movilizaciones, en las que no solo han participado muchachos de las universidades, sino toda clase de activistas. Las huellas de esos estrategas son claramente visibles en Twitter y Facebook.

 

Creo que el PAN, cuya candidata, pese a su fracaso, no termina de irse al tercer lugar, va a jugar sus últimas cartas en tres tiempos:

 

El primer tiempo, en el que estamos, desprestigiar a Peña Nieto en las calles, como lo ha pedido la propia Josefina Vázquez Mota, de preferencia dejando que la iniciativa parezca de grupos de izquierda.

 

El segundo tiempo, provocar a los simpatizantes de Peña Nieto donde quiera que estos se junten con el objetivo de que se den enfrentamientos a puñetazos, lo que ya ha ocurrido en algunos lugares. Desde luego, el PAN tendrá cuidado de que quede la impresión de que la gente que protesta, recibe los golpes y los contesta es de “izquierda”.

 

El tercer tiempo, cuando AMLO se vea más sólido en las encuestas, recordarle a los electores que no son partidarios de la violencia, que todo lo anterior ha sido causado por el siempre “violento” López Obrador y que, ¡cuidado, hay que asustarse!, el tabasqueño ya está en posibilidades de llegar a la Presidencia, lo que sería fatal. Unas semanas de dura propaganda panista contra AMLO lo volverían a poner contra las cuerdas.

 

Si esa estrategia funciona, la izquierda en el pecado va a llevar la penitencia.

 

Y si tal estrategia no funciona, que no ha funcionado aún (nueve o diez puntos de ventaja siguen siendo muchos a 40 días de las elecciones), es decir, si Peña Nieto de cualquier modo gana la Presidencia, con tanto odio sembrado en su contra se generará un problema de ingobernabilidad que no será sencillo resolver.

 

0
comentarios
Ver comentarios