“Fuiste tú, lo sé”… Juan Antonio Vera Carrizal autor intelectual de quemar con ácido a María Elena Ríos, fue detenido

prision preventiva vera carrizal
Protesta por justicia para María Elena.Cuartoscuro

El infierno de María Elena comenzó el día en que comenzó a laborar en la oficina de prensa de Vera Carrizal

María Elena Ríos una joven de 26 años, quien desde los ocho años comenzó a estudiar música soñando con tocar el saxofón fue atacada el 9 de septiembre de 2109 con dos litros de ácido por orden del exdiputado priísta Juan Antonio Vera Carrizal su expareja sentimental.

El infierno de María Elena comenzó el día en que comenzó a laborar en la oficina de prensa de Vera Carrizal. Malena tenía necesidad para solventar sus gastos y pagar sus cursos de saxofón. Después de un tiempo, la relación de trabajo se transformó en una relación sentimental que se convirtió en un martirio para María Elena.

La relación se volvió tormentosa y María Elena no le contó a nadie de su familia. Después de un tiempo ella decidió terminar con la relación. Juan Vera le suplicaba que no lo dejara, le llamaba llorando y le imploraba que volvieran, a lo cual ella se negó porque sabía y estaba convencida de que quería dedicarse de lleno a la música.

Después, las lágrimas del arrogante Vera Carrizal se transformaron en amenazas e insultos, sobajando e insultando de manera constante a María Elena llamándola puta, muerta de hambre, fea, diciéndole que sin él ella no era nadie. “Sin mí no vas a hacer nada”. “Me hacía ese tipo de ataques sicológicos, me hablaba de que muchas mujeres lo querían; fue bajando demasiado mi autoestima, y mi miedo fue acrecentándose porque empezó a amenazarme que si yo lo dejaba me iba a pasar algo. Que yo sólo iba a estar segura mientras estuviera con él y que para dejarlo lo pensara dos veces; que yo no sabía qué tipo de persona era, que yo no conocía el gran poder que él tenía: económico y político”, detalló María Elena.

La última llamada fue en julio…

Juan Antonio Carrizal de 56 años fue diputado local de Oaxaca en la 63 Legislatura. Fungió como presidente municipal de Silacayoapan y fue presidente de la Unión de Gasolineras del Estado de Oaxaca. Ahora, es empresario gasolinero y posee una radiodifusora. Llama la atención que en este país muchos diputados terminan siendo millonarios; viviendo como reyes, con propiedades y empresas de dudosa procedencia sabiéndose intocables, creyéndose merecedores de todo…

En septiembre mientras Malena laboraba en su oficina un sujeto llegó para decirle que iba para solicitar el pasaporte de su madre. María le preguntó en dónde estaba su mama y él le dijo que llegaría en veinte minutos. Ella notó que el hombre llevaba una cubeta. Supuso, tal vez mil cosas, pero nunca imaginó que esa cubeta contenía dos litros de ácido sulfúrico.

Cuando ella se sentó en su escritorio, el agresor empujó la mesa de trabajo hacia ella para imposibilitarla, le vació la cubeta bañando su rostro, brazos, manos, abdomen y piernas con ese fuego líquido, transparente…

El ácido rápidamente deshizo su ropa y comenzó a quemar su piel, deshaciéndola, haciéndola jirones; comenzó a desprenderse. Sus gritos alertaron a su madre quien la abrazó quemándose también brazos y manos. El sujetó huyó del lugar; gracias a las cámaras se logró su identidad y se supo que iba en compañía de su hijo.

Ya en la ambulancia, María Elena Ríos le marcó a Vera Carrizal; “fuiste tú”, le dijo.. mientras su rostro, sus bellas facciones se iban desvaneciendo, se iban borrando para siempre. El ácido penetraba por todo resquicio provocando heridas que jamás serán sanadas, quemando una tersa y joven piel que jamás será recuperada.

El exdiputado se defendió en un programa de su cadena de radio: “María Elena trabajó conmigo y tenemos una amistad pero eso no implica nada. Si tienes un estilo de vida sano así te va, pero si tienes un estilo de vida fuera de lo normal vas a tener problemas”. Detalló Vera Carrizal…

Los médicos del instituto Nacional de Rehabilitación de Quemados de la capital mexicana han pronosticado un tratamiento de años para su recuperación. María Elena perdió un ojo y la movilidad de la mitad de su cara. Ha sido necesario injertarle piel de su espada que su cuerpo ha rechazado.

“Mejor me hubiera matado” dijo María Elena. “No puedo verme en el espejo, no me reconozco, soy otra. Me duele la piel cuando me cae agua cuando me baño. Le temo al agua. Me duele. No puedo mover el brazo derecho. Sólo me he visto una vez en el espejo. No me atrevo volverme a ver… no me reconozco.” “Quiero estar dormida todo el día…”.

“Quisiera no estar en este cuerpo, es un cuerpo doliente, no soy yo. Tengo pesadillas, que no puedo describir. Para mí mi, vida se acabó…”.

En abril la UIF congeló las cuentas de Vera Carrizal en las que se detectaron movimientos financieros por alrededor de 503 millones de pesos.

Santiago Nieto agregó que en la Unidad de Inteligencia Financiera tienen como prioridad la protección de los derechos de las mujeres y la eliminación de la cultura machista.

En México, mueren de manera violenta diez mujeres al día. Diez madres, hermanas, hijas, son asesinadas en este país. ¿Seguiremos siendo indiferentes?

No olvidemos nunca a María Elena, a Malena, exijamos que Juan Antonio Vera Carrizal pague por haber destrozado la vida de una hermosa joven llena de talento…

Esperemos que su música sólo esté en una dolorosa pausa…

0
comentarios
Ver comentarios