Percepciones. Disfuncional

Pbrote coronavirus hospital Universitario
Personal médico de Nuevo LeónGabriela Pérez / Cuartoscuro

Cada estado tiene sus características específicas e incluso al interior cada municipio es distinto al resto

 

“Nunca se ponen de acuerdo”Yomero

 

Si hubiese necesidad de proyectar en una imagen la palabra “descoordinación” seguramente aparecería México.

Resulta increíble que a mitad de la peor crisis que hayamos tenido, no seamos capaces aún de coordinar esfuerzos y establecer mandos.

Sí, es cierto, no es igual el México de Nuevo León que el de Quintana Roo o el de Tlaxcala, cada uno tiene sus circunstancias específicas, pero hoy sin duda hay temas comunes que nos deberían unir.

Y mientras varios gobernadores se unen exigiendo apoyo para recuperar todo lo que se ha invertido para la lucha contra el Covid-19, hay muchos otros que “nadan de muertito” y hacen “como que la virgen les habla”, porque seguramente son los beneficiados con el trozo de pastel más grande.

El gobierno federal dice que respetará las decisiones de cada uno de los estados en el regreso a clases, pero manda señales, dicta fechas, pone normas y entonces todo se vuelve un caos, porque con toda la información que se difunde nadie entiende con certeza lo que viene, lo que pasa.

La CFE a nivel nacional dice que no puede dar subsidios ni descuentos, pero a diario encuentras en los medios de comunicación de varias entidades que los gobernadores anuncian que solicitarán descuentos, prórrogas y hasta cancelaciones. ¿A quién le creemos?

Las cifras entre estados y federación en cuanto a número de pacientes infectados y fallecidos por el coronavirus nunca coincide y esto ocurre en el momento en que la humanidad está más comunicada que nunca antes en la historia, ¿por qué ocurre esto? ¿es que acaso a alguien le beneficia la desinformación?

Sí, cada estado tiene sus características específicas e incluso al interior cada municipio es distinto al resto, por lo que las determinaciones que se toman para la zona metropolitana de Monterrey no pueden aplicar, o no deberían, en Mier y Noriega o Anáhuac.

Pero hay temas puntuales, torales, en los que sí puede haber coincidencia y deberían existir una sola voz de mando, un responsable de todas esas acciones, alguien que cargue con el peso de las decisiones y en este par de meses aún no se aprecia.

Hablan, dicen, repiten, reiteran y nos atosigan a mañana, tarde y mucho con el discurso, pero vemos que en la realidad esto no sucede y lo más preocupante es que si en estas condiciones no se pueden poner de acuerdo, mucho menos en otros temas escabrosos de nuestra historia diaria.

[email protected]

0
comentarios
Ver comentarios