Columnas

Si no fuera tan trágico sería bastante cómico.

“A quien no lo siente, no es posible hacérselo comprender”
Franz Kafka.

Percepciones

Paradójica sería la calificación exacta de la imagen publicada de una rueda de prensa en donde “muy orondos” (María Julia dixit), diputados de Morena y Movimiento Ciudadano rechazaron la medida de obligatoriedad de portar el cubrebocas en Nuevo León por considerar que viola los derechos humanos.

Y es que al fijar su postura y anunciar que el lunes harán una marcha del Congreso a Palacio de Gobierno (no se vayan a cansar) para exigir al Gobernador vete la medida, de 12 personas que aparecen en la imagen siete portan el cubrebocas y otra más lo trae en la mano.

Exijo al Gobernador @JaimeRdzNL no apruebe la propuesta de la sanción y arresto a los ciudadanos por no portar #cubrebocas en Nuevo León!

— Julia de Los Monteros (@DeLosMonterosNL) February 3, 2021

¿Así o más incongruentes?

El fondo del asunto es que un grupito de diez personas se apersonaron en el exterior del Congreso a protestar por la medida argumentando que es recaudatoria y como estamos en la época de la cosecha de votantes, puestos y prontos los diputados morenistas y sus amigos naranjas bajaron a “apoyar al pueblo”.

Visto está que a Ramiro González, coordinador de los morenos y precandidato a alcalde de Apodaca, poco le interesa la salud de los nuevoleoneses; él está metido de lleno en la grilla y anda buscando adeptos hasta debajo de las piedras, al igual que el resto de sus compañeros legisladores.

Porque no son capaces de ver y menos de entender que la gravedad de la pandemia en la entidad es debido en mucho a la falta de esos cubrebocas y de medidas de higiene y distanciamiento en la sociedad.

Las autoridades de Salud y el propio Gobernador han insistido hasta el cansancio en ello y pareciera que siembran en un desierto; le piden a quien no tenga que hacerlo que no salga y la gente sigue en la calle, les piden que porten el cubrebocas y no lo hacen, de manera que en estricto cumplimiento con el mandato que les fue conferido de proteger la integridad y salud de los habitantes, no tienen más remedio que obligarles a hacerlo y para ello la propuesta de diputados de otros partidos le viene bien a Nuevo León.

Ah pero no, los paladines de la justicia y defensores de los débiles entre los que estaban, además de González, Celia Alonso, Melchor Heredia, Julia Espinosa de los Monteros y Luis Armando Torres de Morena y Horacio Tijerina de Movimiento Ciudadano, dicen que no.

Me imagino que ninguno de los legisladores, como tampoco ninguno de los protestantes, ha perdido a un ser querido a causa del covid y por ello asumen la ilógica, tonta e infantil postura.

De risa loca verlos protestar contra algo que ellos mismos practican. 

Así son de incongruentes.

[email protected]