Columnas

Olga y la ‘misoginia’ en el gabinete de AMLO

AMLO y Olga Sánchez CorderoGalo Cañas / Cuartoscuro

Lo lógico sería dejar a Olga donde está, y si Ebrard se va a otro puesto, nombrar a una mujer en su lugar. Funcionarias preparadas y honestas sobran.

Cito una nota de SDP Noticias:

√ “La secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, acusó que hay misoginia dentro del Gabinete de Seguridad, y que sus opiniones no son tomadas en cuenta por sus compañeros varones”.

√ “Durante una participación en un evento organizado en el Museo de la Mujer, a propósito del 67 aniversario de la posibilidad legal de votar para las mujeres, la secretaria de Gobernación explicó que pese a tener la razón, a veces nota que sus opiniones no son tomadas en cuenta por ser mujer”.

Mujer inteligente que se defiende

Muy probablemente Alfonso Durazo dejará la Secretaría de Seguridad para buscar ser candidato de Morena a la gubernatura de Sonora.

Se ha mencionado a Marcelo Ebrard como un posible sustituto de Durazo en tal dependencia.

Los operadores mediáticos de Ebrard insisten en que el canciller no irá a Seguridad… consideran que este cargo sería un castigo que lo alejaría de la candidatura presidencial en 2024.

Al negar que Marcelo reemplazará a Durazo, los colaboradores del titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores aseguran que este más bien está preparándose para ir a Gobernación en lugar de la jurista Olga Sánchez Cordero.

Muy lista y experimentada, Olga se defiende. Hay misoginia en el gabinete, ha dicho. Sabe que no es así, pero encarece su posible salida de Gobernación. Entonces, si el presidente AMLO le quita el puesto para entregarlo a Ebrard, más misógina será la 4T.

Olga quiere y respeta a Ebrard, no hay duda, y quizá lo apoyará en 2024, pero por lo pronto no va a dejarse arrebatar así tan fácilmente la titularidad de Gobernación.

Eso parece,... y si parece, eso es.

No es un problema menor el que puede generar quitar a Sánchez Cordero de Gobernación, ya que, por una serie de malentendidos, el tema de las mujeres se le ha complicado, y mucho, a Andrés Manuel.

No necesita el presidente de México menos mujeres en los cargos de mayor relevancia, sino más.

Lo único lógico —pero no estoy seguro de que en política exista la lógica—, sería dejar a la exministra Sánchez Cordero donde está, y si Ebrard se va a otro puesto, nombrar a una mujer en la cancillería. Funcionarias preparadas y honestas sobran en la 4T.