Los nombres y las cuentas que hundieron a Medina Mora; los nombres de quienes pueden reemplazarle

Medina Mora y Peña Nieto
En la imagen, el ya ex ministro con el ex presidente Peña NietoCuartoscuro

Medina Mora se equivocó al no dar cuentas claras acerca de su dinero

El dinero

Hace unos meses, en El Universal, el columnista Salvador García Soto dio a conocer “las transferencias millonarias del ministro Medina Mora”. Inmediatamente después de publicado lo anterior, Eduardo Medina Mora ofreció algunas explicaciones acerca del origen de su dinero. Pero resultaron tan insuficientes y confusas...

En estos casos, la claridad en la argumentación exonera, mientras que el desconcierto y la turbación condenan.

Se entiende que haya personas que no tengan la menor idea acerca de por qué andan por ahí, perdidos en un viejo deposito bancario, dos mil, tres mil pesillos. Pero, ¿no responder contundentemente acerca de cómo se hizo alguien de millones de pesos, más de cien según se dijo al principio, siete de acuerdo a lo informado después?

Evidentemente el peso de las investigaciones que en su contra abrió la Unidad de Inteligencia Financiera a cargo de Santiago Nieto, fue demasiado para el señor Medina Mora, quien ha renunciado a la Suprema Corte.

Esos nombres

Pero, al parecer, no solo semejante carga le estaba resultando imposible de llevar sobre sus espaldas. También se hizo sospechoso de conductas indebidas cuando movió sus influencias para que permanecieran operativas las cuentas bancarias de dos pillastres congeladas por la autoridad: las de Alejandro Quintero, acusado de delitos electorales de orden financiero, y las de Juan Collado, el abogado de la mafia del poder quien ya está en la cárcel.

Alejandro Quintero y Juan Collado son dos de los nombres que complicaron la existencia de Medina Mora, según ha revelado en una columna de última hora el señor Salvador García Soto, el periodista que, por lo visto, conoce mejor que nadie al ex embajador en Estados Unidos, ex titular del CISEN, ex tantas otras cosas y ya ex integrante del poder judicial.

La otra bronca, también muy seria, de Medina Mora, fue haber prohibido al Congreso de Nuevo León sancionar a El Bronco Rodríguez. Se puede comprender como parte de la lealtad personal a la que cualquiera está obligado, que el ahora ex ministro defendiera a sus amigos Quintero y Collado, pero ¿al gobernador nuevoleonés?

Candidatos y candidatas

En fin, uno menos. Alguien ocupará su lugar. Esperemos que el reemplazo sea un jurista con altura de miras, prudente y sensato.

Candidatos con ese perfil sobran. Puedo mencionar a dos mujeres que ya aspiraron a la Corte, Loretta Ortiz y Celia Maya García, y a un hombre brillante como pocos, Javier Quijano. El abogado Quijano por sus conocimientos y sentido de la lógica brillaría en la SCJN.

Por lo demás, es una pena que Julio Scherer Ibarra trabaje en el gobierno en un cargo de primer nivel, algo que quizá le impida ser ministro en el corto plazo; Julio realizaría con excelencia su trabajo por dos razones: conoce de leyes y, además, se formó en la casa del más importante periodista, que lo fue por su capacidad para investigar y analizar, pero también —y sobre todo— porque hizo de su oficio un bello himno a la libertad y a la ética. 

0
comentarios
Ver comentarios