Columnas

La cena (todavía) secreta de la visita oficial AMLO/Trump

Donald Trump y AMLOInternet

Leí un artículo muy crítico en The Economist acerca de la próxima visita de Andrés Manuel a Washington. Los numerosos cuestionamientos ahí plasmados pueden sintetizarse en una sola frase: lo único que ganará el presidente de México con ese viaje son millas. Es decir, según la revista británica no hay manera de que López Obrador saque nada positivo, en estos momentos, de un encuentro con Donald Trump. Prácticamente todos los analistas mexicanos y de Estados Unidos repiten esa tesis: Trump usará a AMLO para fortalecer su campaña entre los electores de ese país de origen mexicano y eso será perjudicial para nuestro gobernante.

Pues bien, creo que los críticos podrían estar equivocados. Y es que no solo participará Andrés Manuel en dos reuniones de trabajo con el presidente norteamericano, sino que se ha pactado ya una cena —hasta el momento se maneja de manera confidencial—, a la que asistirán algunos de los hombres de negocios más importantes de Estados Unidos y, por lo tanto, del mundo.

De ello me enteré casualmente por una llamada que hice a España para preguntar un dato relacionado con el rebrote de coronavirus en la provincia catalana de Lérida. Un amigo tenía al lado a cierto personaje con importantes relaciones en Washington y, como no queriendo la cosa, eso me dijo: “A López Obrador le va a salir muy bien su encuentro con Trump, ya que este lo juntará con capitalistas globales de la talla de Warren Buffet”.

Desconozco si Buffett estará en la cena, a la que asistirán menos de 30 personas: la lista de invitados la elabora el propio Trump. Tampoco sé si habrá empresarios mexicanos, ya que ninguno está incluido en la comitiva anunciada por AMLO, de cuatro personas —Marcelo Ebrard, Alfonso Romo, Gabriela Márquez y seguramente, por su función, el vocero Jesús Ramírez; además, obviamente, de la embajadora Martha Bárcena, quien estará en todas las reuniones. Desde luego, no se descarta que la Casa Blanca convoque hombres de negocios de México.

Lo cierto es que asistirán, por el lado estadounidense, muy relevantes empresarios que ya invierten o podrían invertir en nuestro país, sobre todo de cara al proceso de traer a América las cadenas de producción que Estados Unidos mantiene en China y que por razones estratégicas tiene que mover a otras regiones. De la capacidad que Andrés Manuel exhiba para convencer a los gigantes del capitalismo con quienes cenará —lo hará en español, lo que en mi opinión representa una ventaja— dependerá que tales inversiones lleguen a territorio mexicano.

En resumidas cuentas, Trump le está poniendo el balón facilito para que López Obrador remate de chilena a gol. Debería usar una figura del beisbol, deporte que a ambos presidentes les fascina, pero que a mí no me interesa ni lo entiendo.