Hipótesis: Un general que colaboró con Vicente Fox detrás del intento de desestabilizar desde el Ejército

Macedo de la Concha y Fox
El general Macedo de la Concha cuando era procurador del presidente Fox

Santiago Nieto lo tiene nervioso... pero si ha vivido en regla con su salario, nada denería preocuparle

No he hablado con Andrés Manuel en mucho tiempo. La última vez que conversé con él no tocamos ningún tema relacionado con posibles golpes de Estado, estrategias de desestabilización o traiciones en el aparto gubernamental. De hecho, en muchos años no he reflexionado con AMLO acerca de ningún tema político. Las pocas veces que lo he visto desde que dejé en 2011 su movimiento, después de los saludos —amables siempre—hemos charlado de temas familiares, casi en exclusiva sobre el crecimiento y la educación de mis nietos.

Si me encontrara a Andrés en alguno de los lugares públicos que frecuenta, como el aeropuerto de la Ciudad de México, no me atrevería a pedirle información periodística. Anticipo su respuesta: “Ve a la mañanera y ahí pregunta”. Desde luego, no estoy dispuesto a madrugar para poder llegar a Palacio Nacional antes de las siete AM. Además, no es necesario. SDP Noticias está ahí muy bien representado por Alberto Rodríguez, quien acude prácticamente a diario, y por Eduardo Esquivel, economista que procura asistir cuando sabe que habrá noticias financieras.

Con integrantes del equipo del presidente López Obrador he tenido mayor comunicación, pero en todos los casos sobre asuntos personales. Con dos o tres de ellos hay viejas relaciones de amistad, que resulta necesario mantener. Por lo mismo, para no perjudicar el afecto, jamás les pregunto nada sobre sus responsabilidades actuales. Estoy consciente de que si cayera en la imprudencia de preguntarles, no me contestarían nada y ello me enojaría. Así que no vale la pena.

La fuente de lo que voy a decir es otra. Me lo ha dicho alguien ligado al sector empresarial que tuvo una cargo de relevancia, hace años, en el PAN.

Sí hay, desde luego que sí, un general del Ejército, más o menos en el retiro, que ha estado intrigando al interior de las fuerzas armadas para tratar de poner a los militares contra el proyecto de gobierno del presidente López Obrador. Y no, no es el general del famoso discurso publicado en La Jornada, el que colaboró con Felipe Calderón.

El general que pretende alebrestar a la tropa trabajó con Vicente Fox. Fue titular de la ya desaparecida PGR y, en ese cargo, persiguió con saña a Andrés Manuel López Obrador en los tiempos del desafuero. Su nombre es Rafael Macedo de la Concha. Lo vi varias veces, una sola estando únicamente él y yo, desayunando en un restaurante del Hotel Presidente, en la colonia Polanco de la Ciudad de México. El proceso de desafuero estaba en marcha. Discutimos porque yo pensaba que era una enorme injusticia e inclusive una ilegalidad en la que participaba el general Macedo. Él se molestó por mis comentarios y aquello terminó muy mal. Si es un hombre de honor, el general Macedo de la Concha no me dejará mentir. En ese tiempo yo dirigía Milenio y comenté el incidente con algunos de los periodistas y directivos del periódico.

Lo que me dicen, desde la derecha empresarial, es que el general Macedo de la Concha tiene miedo. Piensa que lo investiga Santiago Nieto, el responsable de la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda. Si algo teme significa que sus cuentas bancarias o sus gastos no están en orden. Si pudiera justificar su patrimonio o su nivel de vida, se reiría de la posibilidad de que la autoridad se metiera en sus finanzas. El espanto de Rafael Macedo de la Concha debe haber crecido después de que ha visto cómo les ha ido a otros protagonistas del desafuero que no pueden explicar satisfactoriamente el origen de sus recursos. Sí, hablo del abogado de Carlos Salinas, el señor Juan Collado; del ex ministro de la SCJN, Eduardo Medina Mora, y hasta de la ex secretaria del gabinete de EPN, Rosario Robles.

Experto en tirar la piedra y esconder la mano, el general Macedo de la Concha ha manipulado a militares retirados que, desde luego, tienen todo el derecho que les otorgan las leyes mexicanas para estar en desacuerdo con la 4T. Hoy, por cierto, da su opinión crítica otro general, en la revista Proceso. Tales integrantes de las fuerzas armadas cayeron en una trampa, ignoran que se les está usando como infantería sacrificable en una primera carga, todavía tímida, contra la 4T.

Ya es claro, después de los tuits de Andrés Manuel, que los servicios de inteligencia mexicanos han encontrado a las cabecillas del proyecto de desestabilización. Si se portan bien, esto es, si ya se olvidan de esa locura, no pasará nada y todos podremos seguir trabajando en paz. Ojalá lo hagan. En cuanto al general Macedo, no debe sentir miedo. Si ha vivido en regla con sus salarios, por mal que le caiga al presidente de México cualquier investigación le hará lo que el aire a Juárez.

0
comentarios
Ver comentarios