Reforma y Nahle: que la empresa no era del compadre, sino del compadre del compadre

Reforma y Nahle
A veces son intelectualmente deshonestos en Reforma

A veces realizan un gran periodismo, pero cada día con mayor frecuencia los editores de Reforma caen en la mentira y la frivolidad.

¡Extra, extra! Hubo cambios en la alta administración del diario Reforma.

Para dejar de tener un directorio casi totalmente machista —solo dos mujeres entre 19 integrantes—, el presidente del consejo, don Alejandro Junco de la Vega, decidió crear una nueva Dirección Editorial General Adjunta encabezada por una prestigiada filósofa, con el único y sano propósito de apoyar al señor Juan Pardinas, quien estresado por la pandemia ya no podía solo con esa tarea.

Al lado de Pardinas en el organigrama ya debe aparecer —o es cosa de días para que tal ocurra— la nueva directora editorial, María Expropiación Petronila Lascuráin y Torquemada de Botija, alias La Chimoltrufia.

La investigación periodística de la esposa del Botija

Y es que solo la mujer del Botija —también, amiga del Chompiras y vecina de doña Nachita— pudo diseñar las notas de ayer y hoy en tales diarios relacionadas con un compadre de la secretaria de Energía, Rocío Nahle, a quien ella, acusó Reforma, presuntamente había entregado un contrato de casi 5 mil millones de pesos para participar en las obras de la refinería de Dos Bocas.

Ayer domingo, en primerísima plana, Reforma dijo: “Da súper negocio Nahle a compadre”. Aunque tardó en hacerlo, la secretaria de Energía desmintió al diario de la familia Junco: era absolutamente falso que el mencionado compadre, Arturo Quintanilla Hayek, fuera socio de la empresa que colabora en Dos Bocas. Exigió a tal medio de comunicación aclararlo.

¿Qué hizo Reforma? Dejó en manos de la nueva directora editorial general adjunta la tarea de hacerlo, y La Chimoltrufia desde luego recurrió a su conocida y trascendente filosofía: “No nos hágamos tarugos, pos ya sabes que yo como digo una cosa digo otra, pues si es que es como todo, hay cosas que ni qué, ¿tengo o no tengo razón?”

Y es que hoy lunes, Reforma simple y sencillamente afirma que el socio de la empresa que ha ganado un contrato en las obras de la refinería es un ¡compadre del compadre!, Juan Carlos Fong Cortés. ¿Cómo lo demuestra? Recordando que este hombre y el compadre de Nahle concursaron en 2018 en el torneo de pesca Bisbee's en Los Cabos, lo que hicieron en un equipo llamado ‘Compadres #100’. Impresionante información.

¿Y la aclaración exigida por Nahle? 

Cumplió la dirección editorial de Reforma con ese trámite en solo cinco líneas: “La secretaria de Energía, Rocío Nahle, deslindó a su compadre Arturo Quintanilla Hayek, de la realización de trabajos en la construcción de la Refinería de Dos Bocas. ‘No tiene participación ni es integrante o accionista en dicho consorcio’, afirmó”.

A veces realizan un gran periodismo, pero cada día con mayor frecuencia los editores de Reforma caen en la mentira y la frivolidad. Incapaces de disculparse, solo cabe decir que ellos han perdido la vergüenza. 

0
comentarios
Ver comentarios