Opinión

    Fuerte crisis de insolencia amenaza a la 4T

    ¿Bonilla insultó al secretario de Hacienda? Majaderías de diputados de Morena contra AMLO. Periodistas que abusan de una libertad que no conocían
    Nunca habíamos tenido tanta libertad frente al poder político, ¿por qué la usamos tan inadecuadamente?
    Compartir en
    noviembre 09, 2019 a las 13:41 CST

    Un Estado donde queden impunes la insolencia y la libertad de hacerlo todo, termina por hundirse en el abismo<br>

    Sófocles

    La razón y la paciencia, al fin vencen la insolencia<br>

    Refrán

    Insolencia mediática

    √ En las conferencias de prensa mañaneras de Andrés Manuel han sobrado preguntas insolentes e inclusive insultantes de reporteros que no han entendido la libertad, nunca antes vista en nuestro país, para preguntar —a diario, si quieren— lo que se les antoje. Lo que han sido incapaces de comprender tales periodistas es que la libertad siempre debe ir acompañada de responsabilidad al ejercerla, y ellos han sido francamente irresponsables.

    √ No hay día en que, en sus páginas —o espacios de radio y TV o de internet—, los medios de comunicación mexicanos sean insolentes. Hoy lo es Reforma, en su columna Templo Mayor, al burlarse de algo que debería enorgullecernos, la absoluta libertad con la que la gente se comunica con el presidente López Obrador en lugares públicos. Los editores de ese periódico lo hicieron a propósito de que AMLO “fue recibido en el avión con la petición del piloto de retomar la construcción del aeropuerto en Texcoco, y fue despedido con el reclamo de una pasajera por el nulo crecimiento de la economía”. El piloto y la mujer lo hicieron con toda libertad, sin que nadie los molestara. ¿No debería ser ese diálogo abierto entre el pueblo y el gobernante lo normal en una democracia? Para Reforma, ello es una muestra de que el “ejercicio del poder desgasta y que no es lo mismo andar ‘volado’ por los aplausos y las porras... que tener que salir ‘volando' en medio de reclamos y preguntas incómodas”. Pronto veremos en las encuestas si, realmente, el primer año de gobierno de Andrés Manuel lo ha desgastado. Pienso que no, a pesar de tantos ataques.

    √ Abandoné la mesa de debate de programa de Adela Micha en El Heraldo Radio por la insolencia de mis compañeros —a quienes, sin duda, aprecio y respeto—, Juan Ignacio Zavala, cuñado de Felipe Calderón, y Javier Lozano, colaborador del esposo de Margarita. Insolentes al cuestionar con groserías a López Obrador y a sus colaboradores, sobre todo a Alfonso Durazo en las últimas semanas, me obligaban a responderles con insolencias. Por esa razón, decidí retirarme. Un medio tan serio como el de Ángel Mieres, dirigido por Franco Carreño, no merecía el espectáculo que dábamos. En alguna comida, en santa paz, Lozano, Zavala y yo nos reiremos de lo que pasó. No son malas personas; de hecho son tipos muy educados, pero como no pueden cuestionar con argumentos serios a Andrés Manuel, lo insultan. No es ni siquiera un acto de particular valentía: en la 4T no se castiga a nadie por opinar. El hecho es que si los refutaba me insultaban a mí. Y es entonces me obligan a tratarlos del mismo modo. Mejor cortar por lo sano.

    Noroña, el “compañero presidente” y los diputados insolentes

    En su videocolumna del pasado viernes de SDP Noticias, el diputado federal de izquierda Gerardo Fernández Noroña contó detalles de la reunión, celebrada un día antes, de legisladores de Morena y sus aliados con el “compañero presidente” —así lo llama Noroña— Andrés Manuel López Obrador. Dijo:

    √ “Era inevitable —la molestia de algunos diputados—, la próxima semana se discutirá el presupuesto…”.

    √ “Hay algún grupo de compañeros diputados, diputadas, que por las presiones no están viendo las dificultades que se están enfrentando”.

    √ Algunos diputados manifestaron su inconformidad porque supuestamente no hay más recursos para el campo.

    √ “Muy enérgicamente”, en palabras de Fernández Noroña, el presidente López Obrador les dijo: “Olvídense, el campo tiene más presupuesto que nunca”.

    √ “Le tocaron el nervio” a Andrés Manuel, narró el diputado que colabora desde hace años en SDP Noticias, quien “fue muy firme” al decir a los diputados que exigían más dinero: “Los estoy viendo muy conservadores”.

    √ Para Noroña, “sí hay compañeros y compañeras en la cámara que andan desesperados”.

    √ En fin, “fuerte reunión”.

    Nunca los diputados tuvieron tanta libertad para cuestionar al presidente de México, ¿por qué la desperdician así?

    García Soto y el “¿será que aquí hay corruptos?” con el que López Obrador respondió a los diputados insolentes

    En El Universal, comprensiblemente en un tono más duro, el columnista Salvador García Soto comentó lo mismo que Noroña:

    √ Hay un “cambio notorio e inocultable en el ánimo presidencial que se siente crispado”.

    √ “Ríspida reunión el jueves pasado con los diputados de la bancada oficialista en San Lázaro —a los que López Obrador llamó ‘corruptos' en una reunión en la que el presidente salió en medio de rechiflas de legisladores del PES—cuando los diputados de la mayoría de Morena y sus aliados le reprocharon la eliminación de rubros del presupuesto 2020, que dejan a los legisladores federales sin recursos para ‘bajar a sus distritos’, mientras que a su pupilo y operador Gabriel García le da ‘manga ancha’ para mover los recursos federales en todo el país”.

    √ “Choque con diputados oficialistas”.

    √ AMLO recibió a los diputados de Morena y aliados “para escuchar sus posiciones sobre la discusión del Presupuesto de Egresos federal de 2020”.

    √ López Obrador, dijo García Soto, abandonó el salón “sin despedirse, enojado, mientras un grupo de legisladores del PT y del PES, dos bancadas aliadas, le lanzaban chiflidos”.

    √ "Lo que más irritó al presidente fue cuando un par de legisladores del PES lo interrumpieron en su mensaje para reclamarle a voz en cuello que lo que imperaba en el presupuesto federal del próximo año eran criterios de ‘clientelismo’ a través de los programas sociales, le reprochó uno, mientras el otro diputado de plano aseguró que los apoyos para el campo nacional eran una ‘mentira’…”.

    √ “Fue entonces cuando López Obrador perdió la calma y lanzó la primer pregunta a los diputados del oficialismo: ‘¿Será que aquí hay corruptos?’…”.

    √ “Hay algunos que se están volviendo conservadores”, les dijo también el presidente de México a los legisladores de su movimiento.

    Mario Delgado, coordinador de los diputados de Morena, no lograba acallar a los inconformes.

    Bonilla insolente, a mentadas de madre, contra el secretario de Hacienda, Herrera

    En Impacto, el experimentado columnista Juan Bustillos dio a conocer un supuesto enfrentamiento verbal muy violento entre el gobernador de Baja California, Jaime Bonilla —antes de que este asumiera el cargo—, y el secretario de Hacienda, Arturo Herrera:

    √ “Bonilla aún no alcanza a entender por qué el presidente (López Obrador) pidió al secretario de Hacienda, Arturo Herrera, solamente que lo atendiera y no le ordenó resolver los graves problemas económicos de recibir una entidad con las finanzas quebradas”.

    √ “Para alguien con sus méritos en campaña, el trato debe ser diferente, razona”.

    √ “El entonces gobernador electo de Baja California se plantó en la oficina de Herrera, pero salió echando espuma por la boca. Su rabia era inocultable”.

    Bonilla, dice Bustillos, llamó “enano” al secretario Herrera. Y este “se concretó a ser claridoso” con el bajacaliforniano, “a bajarlo de las nubes”.

    √ “No habrá ayuda, le explicó el secretario de Hacienda, porque no hay dinero, pero sobre todo porque López Obrador no lo ha ordenado”.

    √ “Es probable que Andrés Manuel no conozca los detalles del encuentro entre su secretario de Hacienda y el mandatario bajacaliforniano, pero hasta él estará de acuerdo en que por mucho que la Cuarta Transformación esté endeudada con Jaime Bonilla no hay razón para que, fuera de control, el gobernador recordara a Herrera su condición de mero empleado”, en tanto que él es superior porque fue electo, amén de que su argumento fundamental es que su deudor, el presidente, le debe todo lo que por él hizo en el norte del país”.

    √ “Herrera soportó, en principio, los improperios a gritos, incluso el calificativo insultante de ‘enano’, en referencia a su estatura, pero se sostuvo en su posición, que no es fruto de la molestia por la lluvia de adjetivos peyorativos que le enderezó su iracundo visitante, sino de su conocimiento cabal de la situación del erario federal”.

    √ “De la manera más cortés que pudo, el secretario de Hacienda envió a Bonilla a Palenque (esto es, al rancho de López Obrador”, La Chingada), reiterándole con su cortés vocabulario olvidar la ayuda que exigía a gritos, negando haber recibido instrucciones de sacar al buey de la barranca y explicando que sus órdenes sólo fueron recibirlo, pero que estando las cosas en el nivel colocadas por el gobernador con su insolencia le convenía tocar otras puertas”.

    √ “La situación de Bonilla es precaria. Si hemos de creerle, al tomar posesión como gobernador de Baja California se encontró con una deuda de 30 mil millones de pesos”. Pero ello no le autorizaba a tratar majaderamente al titular de la SHCP.

    √ “No hay dinero, no hay, fueron las respuestas repetitivas del secretario de Hacienda.”

    √ “El gobernador recurrió, entonces, a sus conocimientos sobre federalismo y le recordó que sólo es empleado del presidente y que debe concretarse a cumplir órdenes”.

    √ “Llegó al extremo de decirle que Andrés Manuel y él (Bonilla) son amigos”.

    √ Comparado con lo anterior, “tú no eres nada”, le recordó el gobernador Bonilla al secretario Herrera.

    √ “El soberbio bajacaliforniano se atrevió a insultarlo (al secretario de Hacienda) con las palabras que más duelen a un mexicano, es decir, con recordatorios familiares”.

    √ “Una vez que lanzó el insulto, Bonilla abandonó la silla y le espetó a Herrera que no volvería a hablar con él, pues se trata, dijo por enésima ocasión, de un empleado y que él sólo hablaba con los de su nivel, el presidente de la república. Y se marchó azotando puertas”.

    Doña Olga, una parte del trabajo; pero lo fundamental debe ser el autocontrol

    Está faltando operación política en el gobierno federal para que, mínimamente, no haya insolencias en los encuentros entre quienes llegaron al poder gracias al empuje de Morena y a la popularidad de López Obrador. En esa tarea, más que en ninguna otra otra, debería concentrarse la secretaria de Gobernación, doña Olga Sánchez Cordero.

    La ministra en retiro es inteligente, y podrá poner orden entre legisladores y gobernadores porque tiene autoridad legal, política y moral de sobra. Pero, ¿qué hacer con otros actores, de fuera de la 4T, que están abusando de las actitudes insolentes? El autocontrol, no hay de otra. Especialmente la prensa debe defender la libertad absoluta que ahora tiene, no conocida en otros gobiernos. En la defensa de su derecho a la libre expresión, el periodismo mexicano debe hacer lo mismo que López Obrador frente a tanto insolente que lo presiona: seguir apelando a la razón y a la paciencia como únicas vacunas eficaces para superar la epidemia de insolencia.