Columnas

Entre charlatanes te veas

Hugo López GatellCortesía

Todo el mundo sufre los estragos del covid, tanto económicos como de salud (y ahora también sociales y psicológicos).

 

Un charlatán, en su acepción de embaucador, es aquel que con su discurso persigue la venta, muchas veces fraudulenta, de algún tipo de producto, remedio, elixir, ideología, etc.
​Puede llegar a usarse como sinónimo de estafador o embuidor que con la locuacidad o verbosidad de su discurso persigue el engaño, como en el caso de algunas personas que en siglos pasados se dedicaban a la venta ambulante, como los históricos sacamuelas.
​La etimología de esta palabra proviene del italiano «ciarlatano» (del verbo «ciarlare», charlar), que en Francia se aplicaría con el término «charlatan» –voz que con la misma grafía se encuentra en castellano, inglés y otras lenguas– al vendedor de medicinas que ocasionalmente anunciaba su presencia mediante música y un pequeño espectáculo en directo.
Diccionario de la Lengua Española,
​RAE y Asociación de Academias de la Lengua Española

 

81,877 muertos y 789,780 infectados (cifras oficiales) por covid; 2,789 fallecidos más que el día anterior.

¿El pretexto esta vez? La Secretaría de Salud anuncia que se dio un cambio en la metodología utilizada. Poco profesional; nada ético. ¡Y ni siquiera se tomaron la molestia de explicar en qué consiste esa modificación!

Ya sabemos que la transparencia y rendición de cuentas no es el fuerte de esta 4T que nos ¿gobierna?... Total, el subterfugio para decir que hubo tal incremento en el contagio es vergonzoso, por decir lo menos. ¿Pero qué se puede esperar de un servidor público, responsable de disminuir los impactos de la pandemia, que prefiere caer en la coba barata que cuidar de la ciudadanía?

Francamente ya no sé qué es más lamentable: que le digan al presidente mexicano que su fuerza “es moral, no es una fuerza de contagio” y creérselo, o la irresponsable decisión de Donald Trump de salir del hospital antes de tiempo.

Eso sí, a mí me parece tan indignante Trump con su comentario “no le teman al covid”, como el desparpajo de nuestro primer mandatario grabando un video dando su opinión sobre baseball de los Estados Unidos, mientras conduce un país con tantísimos problemas y con ¡las cifras dadas a conocer ayer!

Quien definitivamente supera a ambos por cuanto a insensato es Hugo López-Gatell que, al ser cuestionado por las medidas que sigue presidente de México, responde: “tiene una valla literalmente cuando habla con su equipo”. Y cumple “escrupulosamente las recomendaciones sanitarias sobre covid, sobre todo la distancia física”. No nos hagamos tarugos: el titular del ejecutivo federal, igual que su homólogo estadounidense, no cumple con la sana distancia y tampoco con la medida más recomendada por la OMS (sí, el uso de cubrebocas).

Del otro lado de la frontera hay más de 210,000 muertes y 7.5 millones de infectados. Ocupan la deshonrosa primera posición de mayor número de decesos en el mundo producto de covid. La estrategia dictada por Donald Trump, líder del “país de la libertad”, ha sido tan errada que Estados Unidos tiene el 4% de la población del mundo, pero representa el 20% de los muertos a nivel mundial.

Y ni para decir nada, pues México es el país con mayor número de muertos del sector salud también producto de la pandemia (tanto en número como en porcentaje por población).

Todo el mundo sufre los estragos del covid, tanto económicos como de salud (y ahora también sociales y psicológicos). Por ello se vuelve doblemente vergonzoso que cuando se cotejan los países, los dos vecinos se ven muy mal; las comparaciones a nivel mundial muestran que hay estrategias más o menos razonables que logran disminuir los impactos por la pandemia. No de este “lado” geográfico.

Y no es un cuestionamiento ideológico el que yo y muchos millones nos hacemos. Simplemente señalar que los datos muestran que los dos vecinos han manejado la pandemia de manera equivocada, además de populista; buscando alcanzar metas que poco tienen que ver con la salud de sus naciones. Que sus gobernantes han preferido lucrar políticamente con un tema sensible y mortal.

Lástima que en los Estados Unidos y en los Estados Unidos Mexicanos los líderes para enfrentar el covid, prefieren tratar al virus como un mal menor y no enfrentarlo de forma seria. Los resultados están a la vista. Terrible. Entre charlatanes te veas...