La burbuja de Calderón se ensancha

Debería de existir algún mecanismo legal que reclame a los presidentes de nuestro país, retornar a la realidad y enfrentarla cuando ya se han evadido de la misma.

Aún cuando el señor Felipe Calderón fue nombrado presidente de la República Mexicana por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) en la elección federal del 2006, confirmando el dicho calderonista de que llegó a ocupar la residencia de Los Pinos "haiga sido como haiga sido",  debe haber un responsable "con los pies en la Tierra" que enfrente las realidades presentes de nuestro México y que no las evada ni las adorne con acciones personales.

Desde que Felipe Calderón señaló que la emigración de mexicanos hacia los Estados Unidos se había reducido a tasa cero por las condiciones de bonanza procuradas durante su administración en relación al empleo, alguien muy cercano debió sacudirle hacia la realidad y no permitirle que su burbuja de "todo está bien", "soy hacedor de milagros"  y "no pasa nada" se ensanchara cada vez más.

La solicitud de explicación en el marco constitucional debió haber sido fuerte –muchos esperaríamos que desde la propia Secretaría de Gobernación (SEGOB)--,  cuando el pasado abril desde los Estados Unidos, Calderón señaló que fue La Providencia la que lo puso en el camino de la Presidencia de México para combatir al crimen organizado.  Pero no, ninguna instancia lo llamó a explicación y todo quedó en opiniones de distinta índole en los medios de comunicación y hasta en risotadas amargas, pero de ahí, nada más sucedió.

Estos últimos días en los que grupos criminales –sean quienes sean-  muestran su excesiva crueldad en las calles de distintas ciudades del  territorio nacional  y lo mismo aparecen cuerpos baleados, colgados o mutilados en decenas, Calderón debía responder al menos si es a él o a La Providencia a quien le debemos pedir un reporte de su guerra o lucha contra la delincuencia.

Al momento de teclear la presente entrega, desde la Presidencia o desde cualquier otro medio de comunicación incluso personal, de Calderón no se sabía nada con respecto a los 49 cuerpos encontrados el día domingo 13 de mayo en la carretera de Cadereyta, Nuevo León.

Jorge Domene, vocero de Seguridad de Nuevo León,  sólo atinaba a decir que era difícil identificar los cuerpos encontrados pues fueron decapitados y mutilados y que esperarían una denuncia para proceder con una pista.

Entre tanto Calderón continuaba como vocero de la actividad del volcán Popocatepetetl, de los resultados dominicales del futbol mexicano y de sus participaciones en foros económicos.

Por lo que uno, o de plano le pedimos reportes y cuentas de la presente administración federal a La Providencia o alguien pincha la burbuja de Felipe Calderón y lo vuelve a la realidad.  Porque una cosa es no entrometerse en el proceso electoral que ahora se vive en el país, y otra es sacudirse las responsabilidades que aún tiene como parte toral del Ejecutivo.

 

Acta Divina… Felipe Calderón envió desde su cuenta de twitter antes de las 15:00 hrs del lunes 14 de mayo, mensajes sobre "su" participación en la XVI Business Future of the Americas Conference de  la Asociación de Cámaras Americanas en América Latina.

 

[email protected]

0
comentarios
Ver comentarios