Emboscada

Espero que el Gobierno de los Estados Unidos de América reaccione, ya que nos estamos convirtiendo en un país gobernado por delincuentes, que no ayudan a la población general sino a un grupo especifico de ellos. 

Emboscar significa vigilar, seguir, ubicar y finalmente atacar, no es un hecho fortuito o que pertenece al rango de la sincronicidad de los eventos, es un acto premeditado. En el México actual situaciones así se dan todos los días donde grupos delictivos se emboscan entre sí, a fuerzas policiales o militares, ya no son noticia. Todas estas son parte de la espiral de violencia que vive el país.

Sin embargo, el día de ayer se suscitó un hecho sin precedentes en la política diplomática del país cuando un grupo de agentes de la Policía Federal le disparó a un vehículo, mismo que transportaba a 2 empleados del Gobierno de los Estados Unidos de América (EUA). Fue tal el nivel de asalto que el miembro de la Marina que conducía tuvo que maniobrar para evitar ser asesinado, por suerte había cerca instalaciones del Ejército, activos que actuaron para repeler el ataque.

Esto es una situación grave para el país, ya que no es posible que instituciones del Estado utilicen su fuerza para realizar actividades no muy claras, si a esto le agregamos que los oficiales de la Policía Federal hayan actuado con uniformes y armas de cargo. Lo más embarazoso para el Gobierno Federal fue que hasta 5 horas después de que se dieron a conocer el asalto (15 horas) que se emitió un comunicado oficial.

El análisis no debe parar aquí, apenas el 25 de julio del presente año, hubo un intercambio de disparos de arma de fuego dentro del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) con saldo de dos muertos y tres agentes de la Policía Federal fugados. Es una corporación que se ha visto inmiscuida en muchas situaciones oscuras más cercanas a la delincuencia organizada que a la legalidad y estado de derecho.

En esta situación Luis Cárdenas Palomino, director de la División de Seguridad Regional de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), en primera instancia declaró que agentes de esa corporación habían desviado cámaras de seguridad colocadas en la entrada al estacionamiento, pero dicha cámara es fija y no tiene movimiento alguno. Evidentemente fue una declaración para desviar la atención de la investigación, para dar tiempo a que los verdaderos culpables hayan escapado.

Espero que el Gobierno de los Estados Unidos de América reaccione, ya que nos estamos convirtiendo en un país gobernado por delincuentes, que no ayudan a la población general sino a un grupo especifico de ellos. Ya el lavado de dinero en el país los esta afectando, están de ejemplo los casos HSBC y Wal Mart donde su sistema de justicia tuvo que intervenir, deben exigir enérgicamente justicia expedita. De hecho es a través del lavado de dinero que el posible próximo Presidente de la República fue el organizador de utilizar recursos de procedencia ilícita.

Ahora este ataque fue directo contra sus ciudadanos, ellos (Gobierno de EUA) fueron quienes calificaron el acto de ayer de la Policía Federal como emboscada, el Ejército entregó a la Procuraduría General de la República a los agentes que intervinieron. Esto es un hecho gravísimo que en circunstancias normales sería contestado enérgicamente por los EUA pero también hay que reconocer que no esta muy clara la razón de la misión diplomática de los “empleados” del gobierno norteamericano, que inmediatamente dijeron que “no pertenecían ni a la CIA o a la DEA”.

Entonces es necesario esclarecer todo este acto, no solo del porque la emboscada institucional del gobierno mexicano contra dos diplomáticos estadounidenses, pero también se debe aclarar su presencia en el país y las actividades que desarrollaban con su presencia. Pero sabemos que la administración de Felipe Calderón se ha caracterizado por ejecutar acciones oscuras, no claras y lejanas del estado de derecho, como en este caso que no será esclarecido como tantos otros durante su gobierno.

Exijamos al TEPJF como pueblo una calificación imparcial de las elecciones

Digamos no a la imposición.

0
comentarios
Ver comentarios