AMLO y los enemigos imaginarios

AMLO 4 de noviembre 2019
El presidente López Obrador en conferencia de prensaCortesía

Si alguien le está manejando las redes sociales a AMLO, ese alguien lo está haciendo pésimo, de la patada.

A lo largo del sexenio de Peña Nieto, escribí un día sí y otro también sobre los excesos y corrupciones de un régimen que ya no daba de sí. Tanto, que utilizaron pasquines chayoteros para responderme.

Pese a sus deficiencias personales, creí que la elección de AMLO sería una limpia saludable de tanto deterioro institucional. Venían tiempos mejores, políticos más honestos, administradores más allá de los típicos burócratas venales.

Esto, sin menoscabar mi función como analista, cuestionando lo que (pensaba yo) eran desaciertos y ponderando lo que (según yo), eran aciertos. A mi no me paga nadie ni por hablar bien ni por hablar mal, ni por escribir a favor, ni por escribir en contra. Mi único parámetro ha sido mi conciencia y nada más.

Sin embargo, en mis últimas críticas a las acciones sobre seguridad pública de AMLO, que lo dejan a todas luces como incompetente y rebasado, he recibido una andanada de amenazas sobre todo en mi página personal de Facebook que siento totalmente abusivas y bien orquestadas como campañas difamatorias.

Si se trata de eliminar los análisis equilibrados, para polarizar y dividir el pensamiento crítico entre amigos/enemigos, y facilitar así las campañas de bots en contra de opositores reales o imaginarios, lo están consiguiendo. Si alguien le está manejando las redes sociales a AMLO, ese alguien lo está haciendo pésimo, de la patada.

La imparcialidad en el análisis político es ahora humillantemente vapuleado en México y eso no avisora nada bueno para nuestro país. No necesita uno ninguna bola de cristal para predecir qué aún viene lo peor. 

0
comentarios
Ver comentarios