Columnas

Lo peor que podría pasarnos en la relación con Estados Unidos. 

Si el gobierno de México no tomara la iniciativa de acercarse al nuevo gobierno de los Estados Unidos, para replantear las prioridades y mecanismos de cooperación bilaterales, podríamos correr el riesgo de la irrelevancia, por un buen tiempo, a menos de que se genere una crisis. El presidente Biden y su equipo estarán muy ocupados en el inicio de su gobierno, a partir de mañana miércoles 20 de enero, atendiendo muchos conflictos potenciales.

Como veremos más adelante (en la contingencia número 19), los expertos en política exterior de Estados Unidos sólo estarían preocupados por la intensificación de la violencia relacionada con el crimen organizado en México, lo que provocaría un aumento en el número de muertos y víctimas civiles. Y, ante ese tema, el gobierno de México ha suspendido, inexplicablemente, la cooperación bilateral.

A ningún presidente de Estados Unidos le gusta tener que reaccionar, sin información, ante un evento en el exterior. Por eso sus equipos se preparan y piensan lo impensable. Desde el fin de la Guerra Fría, se estima que cada presidente de Estados Unidos ha tenido que administrar, en promedio, 15 crisis internacionales en cada periodo de cuatro años. Son tiempos de tensión e intensa deliberación de los funcionarios de alto nivel. En ocasiones significa la necesidad del envío de fuerzas armadas.

Paul B. Stares, Director del Centro para la Acción Preventiva (CPA) del Consejo de Relaciones Exteriores, de Nueva York, publicó, recientemente, los resultados de la encuesta de expertos en política exterior para evaluar las fuentes de inestabilidad y conflicto que podrían preocupar a Estados Unidos en 2021 https://bit.ly/2NhQuuF . Utilizó la siguiente metodología:

En octubre de 2020, con la ayuda de los expertos del Consejo de Relaciones Exteriores, de Nueva York, el CPA definió una lista de treinta posibles conflictos, considerados plausibles, durante los próximos doce meses y potencialmente dañinos para los intereses estadounidenses.

En noviembre de 2020, la encuesta se envió a más de 6,000 funcionarios del gobierno de Estados Unidos, expertos en política exterior y académicos, de los cuales respondieron alrededor de 550. A cada uno se le pidió que estimara el impacto en los intereses de Estados Unidos y la probabilidad de cada contingencia. Los eventos se clasificaron posteriormente en tres niveles de prioridad preventiva, de acuerdo con su ubicación en una matriz de evaluación de riesgos:

Impacto en los intereses de Estados Unidos:

• Alto: la contingencia amenaza directamente al territorio de EUA, al de un aliado de un tratado de defensa o un interés estratégico vital y, por lo tanto, es probable que desencadene una importante respuesta militar estadounidense.

• Moderado: la contingencia amenaza indirectamente al territorio de EUA y/o afecta a un país de importancia estratégica para los Estados Unidos que no es un aliado de un tratado de defensa.

• Bajo: la contingencia afecta a un país de importancia estratégica limitada para los Estados Unidos, pero podría tener consecuencias humanitarias graves o generalizadas.

Probabilidad:

• Alta: es probable que ocurra una contingencia en 2021.

• Moderada: la contingencia tiene un 50% de probabilidad de ocurrir en 2021.

• Baja: la contingencia va de improbable a muy improbable que ocurra en 2021.

Con base en la encuesta y el análisis, las conclusiones más destacadas son las siguientes:

Nivel 1

Probabilidad: alta. Impacto: alto

1. El mayor desarrollo, por parte de Corea del Norte, de armas nucleares o pruebas de misiles balísticos, lo que precipitaría un aumento de las tensiones militares en la península de Corea.

Probabilidad: alta. Impacto: moderado

2. Aumento de la violencia y la inestabilidad política en Afganistán, lo que provocaría el colapso del proceso de paz.

3. Continuación de la reimposición violenta del control gubernamental en Siria, que provocaría más víctimas civiles y un aumento de las tensiones entre las partes externas del conflicto.

4. Aceleración del colapso económico y la inestabilidad política en Venezuela, lo que generaría más disturbios violentos y una mayor salida de refugiados.

Probabilidad: moderada. Impacto: alto

5. Intensificación de la presión política y económica de China contra Taiwán, lo que provocaría una grave crisis con Estados Unidos.

6. Un enfrentamiento armado entre Irán y Estados Unidos, o uno de sus aliados, por la participación de Irán en conflictos regionales y el apoyo a grupos militantes de poder.

7. Un ciberataque altamente disruptivo en la infraestructura crítica de Estados Unidos.

8. Interferencia o intimidación rusa contra un miembro de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), lo que ha provocaría un aumento de las tensiones militares.

9. Un ataque terrorista con gran número de víctimas en los Estados Unidos o en un país aliado, dirigido o inspirado por una organización terrorista extranjera.

Nivel 2

Probabilidad: alta. Impacto: bajo

10. Intensificación de la violencia entre comunidades y los conflictos etno-nacionalistas en Etiopía, provocando una importante crisis humanitaria e inestabilidad regional.

11. El deterioro de la crisis humanitaria en Yemen, agravada por los continuos combates y la intervención extranjera.

Probabilidad: moderada. Impacto: moderado

12. Aumento de los combates en el este de Ucrania o un importante enfrentamiento militar en las zonas en disputa, lo que reavivaría las tensiones entre Rusia y Ucrania.

13. Aumento de las tensiones entre israelíes y palestinos, lo que provocaría protestas generalizadas y enfrentamientos violentos.

14. Escalada de violencia entre Turquía y varios grupos armados kurdos dentro de Turquía o en Siria.

15. Una ruptura de los acuerdos de separación entre China e India sobre territorios fronterizos en disputa, lo que llevaría a una confrontación militar.

16. Un gran ataque terrorista o mayor malestar en la región de Cachemira administrada por la India, lo que provocaría una grave crisis y confrontación militar entre India y Pakistán.

17. La profundización de la crisis económica y política en el Líbano daría como resultado una renovada guerra civil.

18. Reclamaciones controvertidas sobre aguas ricas en recursos naturales en el Este del Mar Mediterráneo, lo que llevaría a una escalada militar entre Grecia y Turquía.

19. Intensificación de la violencia relacionada con el crimen organizado en México, lo que provocaría un aumento en el número de muertos y víctimas civiles.

20. Deterioro de las condiciones económicas y de seguridad en el Triángulo Norte (El Salvador, Guatemala y Honduras), lo que resultaría en un aumento de los flujos de migrantes.

21. Aumento de la interferencia rusa en Bielorrusia, provocando disturbios civiles generalizados y violentos.

Probabilidad: baja. Impacto: alto

22. Un enfrentamiento armado en el Mar de China Meridional que involucra a China y Estados Unidos por la libertad de navegación y reclamos territoriales en disputa.

Nivel 3

Probabilidad: moderada. Impacto: bajo

23. Un rompimiento de la transición política democrática en Sudán provocaría violencia generalizada contra la población civil.

24. Un colapso de las negociaciones entre Egipto, Etiopía y Sudán en relación con la Gran Presa del Renacimiento de Etiopía, lo que provocaría una escalada de las tensiones y una posible confrontación militar.

25. Incremento en los ataques de al-Shaba y ganancias territoriales en Somalia.

26. Aumento de la violencia, la inestabilidad política y el desplazamiento de civiles en Nigeria, como consecuencia de los conflictos en la región del Delta, así como en Boko Haram en el noreste.

27. El colapso del alto al fuego y de las conversaciones de paz en Libia, que conduciría a una escalada de violencia entre gobiernos rivales y una mayor intervención extranjera.

28. Una ruptura del acuerdo de alto al fuego entre Armenia y Azerbaiyán sobre el territorio en disputa de Nagorno-Karabaj, lo que llevaría a una escalada del conflicto militar que desestabilizaría la región en general.

29. Mayor violencia e inestabilidad política en el Sahel, incluso en Burkina Faso, Malí y Níger.

30. Continuación de la violencia contra los musulmanes rohingyas en Myanmar por parte de las fuerzas de seguridad del gobierno y el aumento de las tensiones en torno a la repatriación de refugiados de Bangladesh.

Otras preocupaciones que podrían surgir:

Aunque la encuesta se limitó a treinta contingencias, los funcionarios del gobierno y los expertos en política exterior tuvieron la oportunidad de sugerir otras crisis potenciales. Aquí están algunas de ellas:

• Crecientes protestas públicas en Hong Kong por la represión política que conduiría a una violenta represión por parte de las fuerzas militares chinas.

• Riesgo creciente de confrontación en el Ártico entre Estados Unidos y alguna otra potencia importante, como Rusia, por territorio, rutas marítimas o acceso a recursos naturales.

• Un enfrentamiento armado en el Mar de China Oriental entre China y Japón, derivado de las tensiones sobre la soberanía de las islas Senkaku / Diaoyu.

• Inestabilidad política en la Unión Europea debido, entre otras cosas, a los continuos sentimientos populistas y antiinmigrantes, así como a una salida disruptiva del Reino Unido.

• Inestabilidad política y disturbios civiles en Brasil, lo que podría conducir a una toma militar.

• Inestabilidad interna en Arabia Saudita, potencialmente en torno a una sucesión real impugnada.

• Creciente violencia e inestabilidad política en Mozambique.