Columnas

El ojo del huracán del Covid-19: ¿Ya ha pasado lo peor?

VacunaDado Ruvic / Reuters

Los contagios y su curva mortal comenzaron en Asia, después Europa y por último América.

En Europa, en las naciones más avanzadas y en las menos avanzadas está llegando la segunda ola de COVID-19, cosa que preocupa y bastante a los españoles, alemanes, ingleses y demás países que habían pensado que ya habían controlado al virus.

Las actividades en estos países europeos ya habían vuelto más o menos a la normalidad, pero al parecer la nueva normalidad ha hecho que vuelvan al viejo encierro.

 

Ya estamos cerca del millón…

La Universidad John Hopkins dice que estamos muy cercanos al millón de decesos por coronavirus, si no hemos llegado para cuando usted lea esta columna, seguramente estaremos muy cerca de decenas de personas.

 

La segunda ola Europea

Albania, Bulgaria, República Checa, Montenegro y Macedonia tienen más casos de coronavirus que los que ha tenido durante el año. Francia, Reino Unido, Holanda y España están enfrentándose a la segunda ola y están empezando a tomar acciones para aplastar el pico de contagio.

En Madrid, más de 50,000 banderas han sido puestas en un parque como homenaje a las víctimas del COVD-19 mientras hay protestas por las nuevas medidas de confinamiento que se están aplicando en ciertas regiones.

En el Reino Unido, muchos se empiezan a incomodar con las medidas que se están tomando para controlar la inminente segunda ola. Muchas universidades están mandando a casa de nuevo a los estudiantes que estaban tomando clases presenciales. Las multas en esta región del mundo van hasta 10 mil libras (289 mil pesos) cuando no se cumple la orden de hacer cuarentena. Estas multas aplican a las personas que han dado positivo por coronavirus o a las que se les ha pedido hacer cuarentena porque han estado cerca de alguien que tiene el virus.

Italia, que fue la que más casos de COVID-19 tuvo al principio de la pandemia, ahora no está en la zona de peligro. Según el jefe de enfermedades infecciosas del Hospital Sacco en Milán, Massimo Galli, esto se debe a la intervención radical del gobierno y tener un confinamiento más largo y más estricto que otros países europeos.

En Italia muchas escuelas abrieron a mitad de septiembre y al menos 400 de estos planteles han reportado un caso de coronavirus. Esto se controla aislando al contagiado y no permitiendo que vuelva al colegio hasta que sus exámenes salgan negativos. Falta ver cómo les va a los italianos cuando las escuelas en la parte sur del país comiencen a abrir y con la readmisión de espectadores a los estadios de fútbol en todo el país, que tienen como máximo permitido 1,000 personas por juego.

 

Los Penosos Líderes

Los países que más contribuyen a este penoso índice son los Estados Unidos con 204 mil muertes, India con 90 mil muertes, Brasil con más de 141 mil muertes y en un penosísimo cuarto lugar con 76 mil 430 muertes. Súmele los números de hoy y seguramente estos países seguirán siendo los penosos líderes.

 

México y la primera ola

En el reporte diario sobre los contagios de coronavirus en México, el director nacional de epidemiología de la SSA, José Luis Alomía, destacó que las cifras de vigilancia epidemiológica confirman una tendencia con descenso las últimas 9 semanas. Aclaró que esto es una tendencia nacional y que probablemente algunas entidades puedan estar teniendo repuntes. Los estados que reportan mayor ocupación de camas para atención general son: Nuevo León con 49%; Nayarit con 46% y Ciudad de México con 40%.

En este momento en nuestro país no hay ningún estado en semáforo rojo. Hay 15 en semáforo naranja, 16 en semáforo amarillo y Campeche en semáforo verde.

¿De qué ola estaremos saliendo en el país? Si aún es la primera, la ola ha sido bastante grande.

 

El ojo del huracán

El centro u ojo del huracán es la parte del huracán donde hay calma. A simple vista parece que lo peor ha pasado, pero no es así. Después de que pase el ojo del huracán vendrán de nuevo los vientos, las lluvias y lo más fuerte del fenómeno meteorológico. Muchas personas llegan al ojo del huracán pensando que ya pasó todo, pero la verdad es que viene lo peor.

La sociedad en general se está empezando a relajar bastante en cuestiones de coronavirus en combinación con el cambio de colores de los semáforos creo que estamos teniendo apenas el efecto del ojo del huracán.

Si estamos viendo que sociedades con mucho más orden que nosotros como los alemanes están empezando a prepararse contra un eventual rebrote del COVID-19, ¿Qué nos falta para empezar a prepararnos desde ahora?

Los contagios y su curva mortal comenzaron en Asia, después Europa y por último América. Los asiáticos tuvieron su segunda ola de contagios por allá de junio, los europeos la están teniendo ahora, nosotros no hemos salido de la primera.

Las autoridades de salud deberían de tener, ahora con más seriedad y exactitud, un plan para enfrentar la siguiente ola que siguiendo el comportamiento que ha tenido en otros países debería llegar por ahí de diciembre o enero, si no es que llega antes.

Estamos cercanos al ojo del huracán donde muchas secretarías de salud estatales empezarán a colgar medallas por el manejo del COVID-19 en su estado siendo que esto es un comportamiento esperado según lo que se ha visto en otras regiones del mundo. Hay que tomarlo con calma. Todas las secretarías de salud estatales y la secretaría de salud federal deberían de empezar a realmente planear cómo se enfrentarían a una muy posible segunda ola.

Es complicado pensar en todos estos semáforos de COVID-19 cambiando cuando México es la cuarta nación con más muertes a nivel mundial.

Esperemos que la vacuna para el COVID-19 esté lista antes de que nos pegue la segunda ola o cuando salgamos del ojo del huracán, solo así se tendrán mejores números en cuanto a muertes se refiere. Insisto que creo que aun no hemos salido de la primera ola, pero creo que estamos muy a tiempo de protegernos contra una posible segunda ola.

¿Qué medidas se tomarían contra una probable segunda ola? Eso habría que preguntarles a las autoridades sanitarias. Esperemos, primero hay que salir de la primera.