En Morena, el honor y la deshonra

Yeidckol Polevnsky
Yeidckol Polevnsky. Elección interna en Morena.Cuartoscuro

La mayoría de los políticos de Morena no han entendido su papel en este proyecto.

Traigo entre pecho y espalda una cosa parecida a la ira, al encabronamiento. En las filas de Morena hay honor, inteligencia y honestidad, pero en sus vísceras, también están presentes la corrupción, el oportunismo y la mugre política. Muchos lidercillos han sido formados en la escuela del arribismo y las corruptelas. Duele ver la insensibilidad y la pequeñez con las que juegan estos malandrines. Todas las prácticas del PRI las manejan con eficacia. En algunas asambleas del domingo controlaron la asistencia, acarrearon a sus huestes, las metieron temprano a los auditorios, aseguraron los votos para sus cuates y a muchos nos dejaron afuera aduciendo que ya no había cupo y que el quórum estaba asegurado. Cientos llegamos a las 9 de la mañana y después de hacer cola cerca de dos horas no se nos permitió la entrada. Los zopilotes se habían apropiado del nido.

La burocracia del partido convirtió a estos operadores en sus instrumentos de control. Los especializó en el arte del engaño y de la manipulación. Su fuerte era ofrecer prebendas, cercanía con el poder y solución a sus problemas personales. Los incautos que cayeron en sus redes otra vez van a ser defraudados, esas políticas ya no están en los entresijos de la 4aT. Al no cumplir con tales promesas, en los agraviados va a renacer el repudio contra los ofertantes, pero también contra el partido. Sin embargo, las relaciones con el poder y el dinero público volvieron a manchar el rostro de un partido secuestrado por una burocracia harto cuestionada por los militantes.

¿Por qué pasa este tipo de cosas en las filas de Morena, cuando el presidente de la República hace todo lo posible por acabar con estas viejas prácticas de la política? No es sólo que una buena parte de los dirigentes representan intereses ajenos a los intereses del pueblo. Muchos provienen de la cultura del agandalle y de la corrupción, la ignorancia y el oportunismo. Su ADN expresa una concepción de clase, un comportamiento en el que predomina el individualismo y una decisión encubierta de estorbar los cambios que votaron 30 millones de mexicanos. La mayoría de los políticos de Morena no han entendido su papel en este proyecto.

¿Cómo responder a esta situación y a la complejidad de los tiempos actuales? Creo que ha llegado el momento de dar nombres y apellidos de todos los que están sirviendo al viejo poder. Hay que cerrarles la puerta a esos zopilotes para que no sigan carcomiendo el avance de un proyecto en el que están los intereses de la gente. Porque si hay que llevar a buen puerto la 4aT, necesitamos deshacernos de los estorbos, para generar las condiciones que hagan del partido el instrumento que el pueblo necesita para colocarlo políticamente en la vida nacional porque la oposición fascista, está promoviendo la violencia contra las políticas del gobierno.

Los muertos por el huachicol, la agresión al ejército en Guerrero, los muertos en aguililla, la violencia de los cabezas tapadas el 2 de octubre, el desafortunado episodio entre el narco y el ejército en Culiacán y ahora los intentos de tirar la Puerta Mariana por parte de un grupo de presidentes municipales; son apenas la cabeza del iceberg para generar un ambiente de ingobernabilidad. La violencia social y las masacres contra la población son lo que deja mayores dividendos políticos a la oposición. Quieren acabar con el alma, las demandas y los sentimientos del pueblo que por largos años no habían sido atendidos.

¿Y el partido? Está durmiendo la mona. Sus ´líderes” propiciando la división, los fraudes, promoviendo a los cuates para dirigirlo. Sólo el Foro de la Militancia Nacional Morenista puede ser el punto de encuentro de todos los que ganaron en estas asambleas y de aquellos que pensamos continuar el trabajo para recuperar la unidad y la fuerza del partido. Juntos lucharemos por reconquistar el honor porque desde el inicio, creímos en la organización y en el trabajo. A los arribistas y a los corruptos, a los que otra vez burlaron las reglas de la democracia les decimos que sus prácticas ya están en franca pudrición. Una nueva cultura política viene en camino. No pasará mucho tiempo para que los que hoy le quitaron una rayita más a la democracia, la gente les quite su voto y los vea como los portadores de la deshonra y de la vergüenza. ¡Si no, al tiempo!

0
comentarios
Ver comentarios