Columnas

Debate Presidencial Trump vs Biden: ¿Qué pasó anoche?

El debate.  Tomada de video

No sé si sea el encierro, la presión social o la misma pandemia que hizo que la discusión fuera más pasional que racional

Como la película americana ¿Qué pasó anoche? (en inglés The Hangover) hoy muchos americanos amanecieron preguntándose si los dos candidatos que tuvieron ayer el primer debate son los que van a dirigir a la nación más poderosa del mundo.

Si usted tuvo la oportunidad de ver el debate en vivo debe de estar igual de sorprendido que yo. A mí me pareció más un concurso de insultos que un debate donde se exponen ideas y se argumenta porque sí o porque no van a funcionar. Lo mejor es que la misma situación de la pandemia no permitió que hubiera público en las instalaciones donde se llevó a cabo este debate que más bien parecía pelea de vecindad.

No sé si sea el encierro, la presión social o la misma pandemia que hizo que la discusión fuera más pasional que racional. Pero si hubiera estado Carmelita Salinas en lugar de Chris Wallace no hubiera habido mucha diferencia.

Joe Biden llegó al debate con la ventaja estadística de las encuestas a su favor, Trump sabiendo que va abajo en las encuestas llegó, como se había presupuestado, a atacar a Biden y hacerlo de manera fuerte. En un momento del debate, Trump se metió con la familia de Biden, cosa que yo no me esperaba.

Biden tenía que meterse al ring con el Rey del Debate, Trump sabía que tenía que ir “all in” como cuando los apostadores en Las Vegas apuestan todo su capital y creo que lo hizo bastante bien, si lo vemos desde su perspectiva. Todos sabían que Trump iba a interrumpir y que se iba a meter en cada intervención de Biden cuando este intenta descalificar y así fue. Biden no pudo soportar y el plan de desestabilizar a Biden funcionó. Biden le dijo a Trump que se callara, que dejara de “ladrar” (eso significa yapping), que era un payaso, todo esto en el debate para la presidencia de Estados Unidos.

La situación se puso candente cuando Wallace le pregunta a Trump si estaba dispuesto a pedir a las milicias y a los grupos nacionalistas blancos que pararan y no incrementaran la violencia, a lo que contestó que sería “echarle gasolina al fuego”. Y terminó con una frase que los del grupo de ultraderecha Proud Boys puso en su logo “Stand back-Stand by” que podría ser traducido como “Esperen y estén preparados”.

Otro tema fuerte fue el de las votaciones por correo donde Trump está adelantando que habrá fraude. Dio varios ejemplos de cómo este tipo de votación haría que los resultados no fueran verdaderos a lo que Biden respondió que era la mejor manera de votar y que no hay nada que compruebe que este tipo de votación sea fraudulenta. En este tema, se puede esperar una fuerte reacción de Trump si no es el ganador de la elección. Se podría decir que está “tendiendo la cama” sabiendo que tiene los números en contra. La elección en los Estados Unidos ya empezó y muchos votos ya han sido enviados por correo aunque falte el grueso de los votantes.

Encuestas de varios medios americanos dieron como ganador del debate a Joe Biden, pero eso no significa nada si al momento de votar no lo hacen por él. Otra cosa, hay que recordar que en Estados Unidos no gana el que más votos tuvo sino el que gana más colegios electorales, la elección pasada los números de voto por voto dieron como ganadora a Hillary Clinton, pero el ganador según las reglas del juego fue Trump. Biden, si quiere ganar, tiene que concentrarse en que no suceda lo mismo.

Mientras tanto quedan temas que seguramente saldrán en los siguientes debates, los impuestos de Trump y la situación de uno de los hijos de Biden. Estos temas son con los que se lanzarían los primeros ataques al abrir los debates.

A nosotros como vecinos de los Estados Unidos, ¿quién nos conviene que gane? Muchos dicen que más vale malo por conocido que bueno por conocer. Al parecer AMLO ya la lleva bien con Trump. Otros dicen que Biden tendría menos odio contra los paisanos, pero no se sabe exactamente qué pasaría con el comercio entre países. Los gobernantes con ideas de izquierda buscan que los países sean autosuficientes por lo que se podrían ver afectadas las importaciones o los empleos que tenemos en el país en plantas manufactureras estadounidenses que pueden pensar en regresar a su país al haber mejores condiciones.

Les pregunté a dos amigos que viven en Estados Unidos sobre la situación y por quién votarían. Curiosamente, uno de ellos votaría por Biden y el otro por Trump. Uno vive en el este donde la mayoría es pro-Biden, el otro en Texas donde la mayoría es pro-Trump, sin duda el medio ambiente los envuelve.

La idea de muchos editorialistas estadounidenses es que el debate fue un desastre, como diríamos en Monterrey, un mugrero. Se quedan con la idea que Biden intentó que el debate fuera acerca de Estados Unidos y sus habitantes y que Trump rechaza la idea que los votantes puedan oír las ideas de ambos candidatos.

Será interesante oír el siguiente debate el 15 de octubre en Miami, pero antes está el debate entre Vicepresidentes que sería la siguiente semana el día 7 de octubre a las 8 pm. El debate será en la Universidad de Utah donde el Vicepresidente Mike Pence y la Senadora Kamala D. Harris discutirán sobre los temas propuestos por Susan Page del USA Today. Será interesante ver el debate , los temas a tratar y las reacciones en redes. Mientras eso sucede, al parecer el debate le ayudó a cada lado a solidificar a su base de votantes y según lo que se ha publicado , ha movido a los indecisos al lado de Biden, esperemos.