September 15, 2019 08:09


AMLO y reforma política: las contradicciones y los sinsabores

AMLO
El reto de la educaciónInternet

Es hora de decidir si hacer política de la reforma educativa o políticas para una transformación educativa.

AMLO es la Chimoltrufia: como dice una cosa, dice otra. Su discurso en materia educativa está plagado de contradicciones y sinsabores. De hecho, no hay ámbito del acontecer nacional donde más se evidencian la incoherencias de su partido, Morena, que el de la transformación educativa. Malo, muy malo.

Veamos: una cosa es que Andrés Manuel deje a la opinión pública y a la consulta popular la decisión de viajar —a partir de ahora— en aeronaves comerciales y no en el avión presidencial. O usar, para protección, a unos “gorilas” adiestrados técnicamente, en lugar del Estado Mayor Presidencial.

Otra, muy distinta, es devolverle la rectoría educativa a los viejos cacicazgos, retoños de lo peor del PRI; así como —en el proceso de hacer eso— analizar a partir de consulta ciudadana, abierta  a la nación, el camino que debe seguir la transformación de la educación.

Para esto último no debiera considerarse otro criterio más prioritario —sin dubitaciones—, que la niñez. Las futuras generaciones de mexicanos son primero y ese —y silo ese— debiera ser el objetivo a partir del que Esteban Moctezuma, la SEP y todos los actores del sector educativo deben regirse. ¿La transformación, el proceso, el financiamiento, la política, el Plan Nacional de Desarrollo 2019-2024 fortalecen el aprendizaje de la niñez mexicana? Responder con un sí o un no; lo demás es secundario.

Llevar a cabo una enésima consulta al respecto de la situación educativa y qué hacer en materia de su transformación, solo alimentará el altero de diagnósticos (unos muy acertados, elaborados por expertos) que ya existen. Es, en cambio, la oportunidad perfecta para que se cuelen de vuelta los viejos esquemas corporativistas del PRI. Los demonios que parió el Revolucionario Institucional y amamantó Acción Nacional.

En serio, en aras de resarcir injusticias —algunas más graves que otras; unas más reales que el resto—, “cometidas” en contra de algunas secciones del magisterio nacional, ¿López Obrador sacrificará la cobertura educativa —ya no se diga la calidad— y devolverá  la rectoría de la educación a manos de su(s) sindicato(s) laboral(es)?

Estas contradicciones y sinsabores —por no decir, de plano, malos sabores— son sintomáticas de un AMLO preso de los compromisos políticos adquiridos con sus aliados Elba Esther Gordillo y CNTE a costa de la transformación educativa. Y es que unos de sus allegados  ya empiezan a presionar con cobrar muy caro su apoyo. Estos actores amagan al gobierno en ciernes con el fin de asegurar que Andrés Manuel les “pague”.

AMLO y su secretario de Educación deberán tener muy claras las siguientes premisas:

1. En cuanto a la rectoría del Estado en la educación (o la llamada reforma laboral educativa) no debe haber marcha atrás.

2. En cuanto a la bien —o mal— llamada reforma educativa, son necesarios diversos ajustes a la normatividad (a la LGSPD, entre otras cosas), pero nunca a punta de pistola.

3. El criterio para saber qué ajustes proceden y cuáles no, lo dicta el artículo tercero constitucional: el derecho de todos los mexicanos a una educación de calidad, equitativa, justa y pertinente.

4. Como consecuencia de los tres puntos anteriores, las aparentes intenciones neoliberales de privatizar la educación son solo eso. De hecho, nada más contrario a las objetivos buscados.

5. La cuarta transformación nacional no tiene futuro si la compañera de luchas es la izquierda radical y de ultranza que tanto le apoyó ahora durante el proceso electoral, pero sobretodo antes durante ya casi dos décadas.

AMLO está atrapado en las contradicciones y sinsabores que él mismo ha ingerido. Hoy es rehén de esos demonios que, si bien no creó ni crió, en sus manos está consecuentar o no.

Está en él decidir si la educación está al servicio del interés de lo político o la política al servicio del mérito educativo.

0
comments
view comments