En concreto… La política no es, se va construyendo

Arturo Núñez y AMLO
Arturo Núñez y AMLOInternet

Después de algunas semanas de ausencia, repaso los temas que por ocuparme de otras tareas dejé pasar, me ubico en el momento político actual, tomo mi pluma y empiezo a garabatear estas líneas para usted mi apreciado lector. Hoy la columna “En concreto…” sale nuevamente a la luz pública. Lo haré como siempre con dedicación, con responsabilidad y con un profundo amor por mi querido México, país que desde cualquier trinchera cada mexicano debe poner su esmero y pasión para no heredar a nuestros hijos una patria en pedazos. Agradezco al director del prestigiado portal SDPnoticias por cobijar mi columna en sus páginas.

Los temas vigentes del pasado reciente, harían desorbitar los ojos a más de un docena de analistas de décadas pasadas. Los temas son por demás interesantes, aunque infame unos y ridículos otros; la caída estrepitosa de la “popularidad” de Enrique Peña Nieto, las manifestaciones de la CNTE y el garrote esgrimido sobre los maestros en Oaxaca y Chiapas, la desafortunada y grosera visita de Donald Trump, candidato republicano a la presidencia del vecino del norte, recibido como jefe de estado por un disminuido presidente de la república; la renuncia de Videgaray a la Secretaría de Hacienda, los casos escandalosos de corrupción y sin castigo de los exgobernadores de Sonora, Veracruz y Quintana Roo, solo por citar algunos temas del plano nacional.

En la entidad, la furia desatada contra la actual administración de quienes en el pasado hundieron a Tabasco en la miseria, el abandono y la corrupción.  Los saqueadores, irresponsables e indiferentes hoy reclaman solución a los problemas que ellos mismos crearon. Roberto Madrazo en voz de su vástago hoy diputado y dirigente del PVEM.  Manuel Andrade, diputado plurinominal quien no quiso sentarse después de bailar y le tocó la más fea, digo fracción parlamentaria, pues se le está deshaciendo en las manos.   Hoy se oferta como salvador de Tabasco, pero no ha podido ni siquiera mantener la unidad en su grupo parlamentario y es que la verdad no se puede dar lo que no se tiene, eficacia y autoridad moral (y vaya que sí hay quienes tienen en su fracción mejores cualidades, Jorge Lazo, Adrián Hernández, César Rojas y Gloria Herrera). Estos y otros temas impactarán muy fuerte en las sucesiones federal y estatal, les daremos puntual seguimiento.

El desplome del PRI es inminente, viene en caída libre, más con la desintegración del gabinete y del grupo de EPN;  del PAN nadie olvida el daño causado al país, quienes solo necesitaron doce años para equipararse en corrupción a los 82 años de hegemonía priísta; el PVEM sostenido por un grupo empresarial afín a una televisora que hoy tiene representantes en el congreso de la unión,  de ese tamaño es el poder de Televisa y el mercadeo del verde, tendrá que seguir aliado al PRI o cualquier otra fuerza política que le garantice sobrevivencia después del 2018. Morena con AMLO a la cabeza sigue ganando adeptos, sin embargo el enemigo a vencer es el mismo López Obrador y otros símiles en los estados, pero no está mal, hablando de pronósticos rumbo al 2018, tiene remedio aún.

A nivel nacional se advierte una gran alianza de las izquierdas no radicales, éstas se están uniendo en torno al interés nacional, enarbolando una estrategia política moderada que logre penetrar en el electorado dándole confianza tanto a la clase obrera como al empresariado. En ese tema estarán trabajando unidos el PRD, PT y Movimiento Ciudadano, unidos de inicio, ya representan un 22 por ciento de la votación nacional. A esto súmele a muchos políticos bien formados y ciudadanos de renombre nacional de influencia bien marcada en los diferentes estratos sociales.

Juntos buscarán el avance del  país dejando atrás la corrupción e ineficacia de los gobiernos priístas y la incompetencia y doble moral de los panistas. Fortalecerán una izquierda que se asuma tolerante, sin ánimos revanchistas ni totalitarios, más bien con una política que concilie, que sume, que reconozca que no todo está perdido y que haga retornar al país a la ruta del crecimiento abandonada desde hace casi 30 años.

CONCRETÍSIMO

La izquierda seguirá conduciendo los destinos en Tabasco, siempre que siga unida en torno a los intereses supremos del estado y no a los caprichos de grupos políticos. Se deberá copiar el modelo de alianza a nivel nacional. Se debe dar continuidad a la reconstrucción del estado iniciada por el gobernador Arturo Núñez Jiménez quien ha sabido conducir el barco a pesar de atravesar la crisis financiera heredada por su antecesor, los recortes a las participaciones federales y los despidos del sector petrolero.

Hoy ya no se vale improvisar gobernantes, ni privilegiar amistades, lo que viene no puede ser confiado a políticos de ocasión. Tabasco no merece ser gobernado por quienes le han fallado en el pasado o por quienes creen tener el derecho, pero no la preparación; el discurso, pero no la vocación; el dinero, pero no la convicción. En las próximas entregas iremos analizando escenarios y perfiles. La política en Tabasco no es, tendrá que irse construyendo. Quienes añoren el pasado, se quedarán como espectadores. En fin, veremos. [email protected]

 

0
comentarios
Ver comentarios