6 de diciembre de 2021 | 13:56
Opinión de Esdena Bañuelos

    Bono se quedó sin voz en pleno concierto

    El cantante Bono pierde la voz
    Compartir en

    La nota de hoy en el mundo musical es que durante el concierto en Berlín, el cantante de 58 años de la banda U2, Bono tuvo una “completa falta de voz” según el comunicado emitido por la misma Banda. Dicen además, que Bono estaba en perfectas condiciones para dar el show, sin embargo ni ellos mismos se explican lo que sucedió y dicen que acudirán a un médico para descubrir lo sucedido.  Los fans a pesar de ya no poder disfrutar la presentación, aplaudieron y comprendieron la situación. 

    Cada vez es más común escuchar que los cantantes sufren ronqueras, perdidas de voz y hasta casos extremos como escupir sangre. 

    En la industria musical que está llena de desvelos, viajes larguísimos, cansancio, cambios de climas y hasta acceso, en algunos casos, a exceso de drogas, alcohol y cigarro; se convierte en una necesidad primordial que los  músicos se profesionalicen e inviertan en su herramienta de trabajo. 

    En el caso de los cantantes, su instrumento es la voz, por tanto tendrían que conocer de anatomía, sus resonadores, la respiración, técnicas de canto y  cuidados de la voz. 

    Mi pregunta es ¿Cuándo los músicos entenderán que tienen que invertir en sus herramientas de trabajo? 

    En México hay un círculo vicioso de la industria; no se les quiere pagar a los músicos y a veces no se le da el valor a su  profesión, por tanto ellos empiezan a cobrar más barato o nada, eso hace que solo saquen lo necesario para vivir y la inversión en estudio, más práctica, profesionalización y prevención de afectaciones propias del músico, queda en el olvido. 

    México, país de las maravillas musicales, donde todo viene y pega porque consumimos lo que nos dan digerido y en la boca; ojalá algún día veamos que somos semillero de talentos creativos, que si estuviéramos dispuestos a invertir más en capacitación, iríamos a otros países a enseñarles cómo se sale del hoyo con éxito a pesar de venir del país incongruente del que venimos.