7 de diciembre de 2021 | 07:06
Opinión de Don Fede

    El Banco de México asume el compromiso de apoyar abiertamente el crecimiento

    Compartir en

    Estimados lectores, ayer fue un día verdaderamente importante para la política monetaria y para México. El Dr. Agustín Carstens, gobernador del Banco de México, respetando la autonomía del banco central ha entendido la gran importancia que la política monetaria tiene y debe tener en el respaldo y promoción de la inversión y el crecimiento económico de México.  Nada más, pero nada menos.

    El Dr. Agustín Carstens y los subgobernadores –Roberto del Cueto Legaspi, Javier Eduardo Guzmán Calafell, Manuel Ramos Francia y Manuel Sánchez González– han entendido la gran responsabilidad que tienen dándole oportuna respuesta a la necesidad que tiene nuestra economía de crecer más.

    Están asumiendo el reto que deben enfrentar, al romper con falsos postulados y asumiendo con ello la promoción de nuevos paradigmas en el diseño e instrumentación de la política monetaria, al tomar la decisión de promover una nueva política monetaria procíclica.

    Están tratando de alinear la política monetaria a la innovadora política fiscal procíclica que en su momento  diseñó, defendió y  puso en marcha el Dr. Luis Videgaray  Caso, secretario de Hacienda  y Crédito Público, desde el inicio de la administración del presidente Enrique Peña Nieto.

    El Banco de México, como responsable de la política monetaria, se suma y  alinea, abierta e institucionalmente (respetando su autonomía), a respaldar y promover el crecimiento de la economía, al tomar la decisión de bajar la tasa objetivo en cincuenta puntos base, de 3.5  a  3 por cierto.

    Esto, estimados lectores, es absolutamente consistente y oportuno, responde a las bajas estimaciones  de crecimiento de la economía mexicana para el 2014, al posibilitar y construir mejores expectativas a la inversión y al crecimiento.

    De esta manera en forma sorpresiva hoy 6 de junio de 2014 y a pocos días de que la Secretaria de Hacienda, INEGI, economistas  consultores, organismos internacionales, académicos, analistas, así como  bancos y empresas que operan en México disminuyeron sus pronósticos de crecimiento, nuestro Banco Central, el Banco México, recortó la tasa de interés de referencia en medio punto porcentual, dejándola en 3%, en respuesta al débil desempeño de la economía en el primer trimestre del año.

    El Banco de México reconoce en su comunicado de política Monetaria  que:

    “El bajo ritmo de crecimiento que la actividad económica en México registró en el último trimestre de 2013 persistió durante los primeros tres meses de 2014, con lo cual se observó un dinamismo menor al que se previó en el más reciente Informe Trimestral de Inflación".

    Todo esto, en contra de la opinión de muchos analistas que suponían que la  tasa de referencia se mantendría en 3.5% hasta 2015.

    Esto, estimados lectores, sinceramente me reconforta ya que en días pasados precisamente yo sugerí que el Banco de México debería instrumentar de manera más abierta una política procíclica más alineada a la propuesta fiscal del Dr. Videgaray.

    Inclusive propuse y sigo defendiendo que debe promoverse una reforma monetaria en donde abiertamente la política monetaria se preocupe y promueva el crecimiento de la economía.

    Sobre todo cuando sabemos, como lo asenté en mi artículo anterior, que este tipo de medidas no son nuevas.

    Recordemos que esta es la cuarta ocasión en la que el Banco de México baja su tasa de interés para intentar impulsar a la débil economía mexicana:

    Los últimos movimientos de política monetaria del Banco de México llevaron la tasa de interés objetivo a:

    4.50% el 17/07/2009

    4.00% el 08/03/2013

    3.75% el 06/09/2013

    3.50% el 25/10/2013

    3.00% el 06/06/2014

    Esto refleja refleja, sin duda, la gran preocupación del  Banco de México por la debilidad económica.

    La gran pregunta es ¿porque el Banco de México no tomo esta decisión antes (en noviembre o diciembre de 2013), sobre todo si el banco central fue el primero en darnos a conocer la baja expectativa de crecimiento económico que tenía la economía mexicana para 2014. Recordemos que el Banco Central informo esto antes que la Secretaria de Hacienda.

    Ningún economista ni analista ni periodista lo tenía previsto, todos sólo describían, pero sin proponer medidas nuevas para apoyar el crecimiento. En  SDPnoticias no sólo lo previmos, lo sugerimos y seguimos promoviendo este tipo de importantes medidas: Ver mi artículo: http://reformas.sdpnoticias.com/impacto-de-las-reformas/2014/06/02/ante-el-bajo-crecimiento-que-debe-hacer-el-banco-de-mexico

    La política monetaria debe tener un perfil más procíclico, debe incidir en la baja de las tasas de interés. Debe comprometerse con el crecimiento de la economía, con una oferta crediticia y tasas de interés bajas y competitivas.

    La banca privada que opera en México, también debe entender esto, debe ser más competitiva, debe dar mejor servicio, más crédito, a tasas más bajas y asumir riesgos. No solo debe ser rentista de bajo riesgo y especulativa. Arrigunaga y los banqueros que representa tienen la palabra. Es hora de asumir compromisos con la sociedad y la economía del país.

    Estimados lectores, debemos de aprender de las cosas que se hacen bien, dentro y fuera del país, aunque sea otra realidad y otro contexto:

    Recientemente el Banco Central Europeo con Mario Draghi al frente, puso en marcha una agresiva política monetaria al bajar la tasa de interés:

    El Banco Central Europeo (BCE), lanzó el jueves una serie de medidas para promover e impulsar la economía de la zona euro a través de recortes en las  tasas e inclusive asumió que se podrían aplicar medidas adicionales si fuera necesario para reactivar la economía.

    Draghi delineó un plan de 400,000 millones de euros (544,860 millones de dólares) a cuatro años, dando un incentivo para otorgar préstamos a empresas en la zona euro a bancos que habían estado conteniendo sus créditos debido a inminentes pruebas de solvencia.

    "Ahora estamos en un mundo completamente distinto", declaró Draghi en una conferencia de prensa, citando la "baja inflación, una débil recuperación y débiles dinámicas de crédito".

    La gran pregunta es ¿por qué no hacer, instrumentar y profundizar en México este tipo de medidas de política monetaria hoy que tanto se necesitan para crecer?

    Recordemos que si el crecimiento del Producto Interno Bruto estimado para nuestro país en el 2014 es de sólo 2.7%. Por lo tanto lo que sigue, en consecuencia, sería profundizar y seguir  apoyando abiertamente al mercado interno, con una política monetaria más activa, con el fin de  bajar en la tasa de interés objetivo, que promueva la inversión y el crecimiento de la economía mexicana.

    Dr. Carstens…, es urgente aumentar el crédito a la economía real,   la inversión y la productividad.  ¡¡¡Urge una reforma monetaria!!!

    No es gratuito que tras el anuncio del Banxico, el secretario de Hacienda, Dr. Luis Videgaray, declare, desde Europa, que la reducción de la tasa de referencia es una “decisión acertada, oportuna y consistente. Es una decisión que alienta el crecimiento económico. El tener menores tasas de interés reduce el costo del dinero y facilita y que haya una mayor actividad económica, más liquidez en la economía y mayores inversiones”.

    Más aún, sí es  "en un momento en que la inflación está retrocediendo para beneficio de los consumidores mexicanos y en el cual las expectativas de inflación de mantienen sólidamente ancladas en torno al objetivo del propio banco central". Mencionó, adicionalmente, que “ante esta decisión responsable del banco central, hay incluso una reacción positiva en los mercados financieros”.

    El Dr. Videgaray Caso indicó que la medida es también consistente con lo que están haciendo otros bancos centrales en el mundo, como lo hizo el Banco Europeo al tomar decisiones de reducir sus tasas de interés y otras medidas no convencionales de estímulo a la economía.

    En consecuencia, Dr. Carstens, lo que sigue es reformar al Banco de México y darle más y mejores atribuciones a nuestra banca central, con el fin de profundizar y alinearse a las importantes reformas económicas en marcha, siempre con el fin de darle respaldo legal e institucional a lo que ya usted esta instrumentando: apoyar de manera activa el crecimiento económico.

    Dr. Carstens, usted tiene la palabra, el país espera con urgencia una nueva reforma monetaria para apoyar el crecimiento de la economía.

    Seguiré  atento a lo que sigue…