19 de septiembre de 2021 | 18:14
Opinión

    Como el coronavirus, Ricardo Salinas Pliego desea tu muerte

    ¿A quién le hacemos caso? ¿Al voraz Ricardo Salinas Pliego o al pertinente Hugo López-Gatell?
    Ricardo Salinas Pliego.
    Compartir en

    “Para recibir dinero, todo tiempo es bueno.” <br>

    Refrán mexicano

    El potentado Ricardo Salinas Pliego, cabeza del Grupo Salinas, ha enseñado no sólo el cobre, sino de qué está hecho: la codicia es su esencia. Entre otras empresas, la familia Salinas Pliego cuenta con Grupo Elektra, Banco Azteca, Italika, TV Azteca y Totalplay que, originalmente, no fueron hechas con el esfuerzo, dedicación y competencia, como la fortuna de los Garza Sada en Monterrey, sino por dádivas y concesiones que surgieron, mayoritariamente, en el sexenio de Carlos Salinas de Gortari.

    En México, Ricardo se ha convertido en el mayor y mejor cómplice del coronavirus y, por tanto, contra el vocero en el combate a la pandemia, Hugo López-Gatell, y, por extensión, en contra del presidente Andrés Manuel López Obrador. Tiene sentido su embestida: le interesa más su economía y finanzas que la vida de los mexicanos.

    Cito, in extenso, a Proceso:

    1.- “TV Azteca, la televisora de Grupo Salinas –propiedad del multimillonario Ricardo Salinas Pliego–, lanzó anoche una embestida contra el subsecretario Hugo López-Gatell, quien encabeza la estrategia de combate al covid-19 en México: calificó de ‘irrelevantes’ las cifras y conferencias del servidor público y urgió a la gente a ya no hacerle caso.”

    2.- “Basado en una acusación de Javier Bonilla, el gobernador de Baja California por Morena, el conductor Javier Alatorre afirmó que hay una ‘pérdida de confianza total’ hacia el funcionario; incluso afirmó que éste ‘aceptó sus falsedades’ en una entrevista que publicó el Wall Street Journal, lo cual no es cierto.”

    3.- “En el marco de la política de distanciamiento social, López Gatell promueve el cese de actividades económicas no esenciales y, tras varios días de mandar mensajes entre líneas a los industriales inconformes con las medidas –entre otros la industria cervecera–, anunció el pasado jueves la implementación de sanciones contra las empresas que incumplan con la suspensión de labores.”

    4.- “Bajo el pretexto de que sus empresas llevan a cabo actividades esenciales, Salinas Pliego obligó a sus trabajadores a acudir a sus puestos laborales; en foros públicos, el multimillonario se opuso con vehemencia a las medidas de distanciamiento social y de suspensión de actividades.”

    5.- “Si bien la embestida contra López-Gatell empezó en voz de Javier Alatorre en su noticiario nocturno, la cuenta oficial de Azteca Noticias en Twitter retomó las palabras del conductor, y a las 11 de la noche publicó en esa red social: ‘Como todas las noches, el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell encabezó la conferencia sobre el covid-19 en México. Pero sus cifras y sus conferencias ya se volvieron irrelevantes. Es más, se lo decimos con todas sus palabras, ya no le haga caso a Hugo López-Gatell’.”

    1.- Irrelevante tiene como sinónimo “intrascendente”. Si las cifras de López-Gatell son intrascendentes, ¿para qué Salinas Pliego se ocupa de ellas? Precisamente son relevantes, tan relevantes que ha perdido millones de dólares en la crisis del coronavirus. Si no hay que hacerle caso a los científicos, ¿a quién hay que hacerle caso? ¿A Ricardo Salinas Pliego? ¿Ese empresario que defiende al Wall Street Journal? ¿Ese empresario que demandó a la revista Proceso por daño moral? ¿Al empresario que hace semanas preguntó?: “La neta, ¿quién tiene miedo de morir por el virus?”, ¿al empresario que siempre quiere chingar a sus clientes? ¿Lo recuerdan?: “Estimado cliente lo invitamos a adelantar 1 o 2 semanas a su crédito por algún posible cierre de operaciones por la contingencia, de esta forma conserva el beneficio de su pago puntual. Agradecemos su comprensión y su preferencia”.

    ¿A quién le hacemos caso? ¿Al voraz Ricardo Salinas Pliego o al pertinente Hugo López-Gatell?

    2.- ¿A quién le tienen más confianza los mexicanos? ¿A Salinas Pliego, el ventrílocuo de Javier Alatorre, o a los funcionarios del sector salud?

    3 y 4.- En realidad, Ricardo cree que Hugo lo va a sancionar porque sus empresas no son esenciales y, lo peor, ha condenado a sus trabajadores a asistir al trabajo, exponiéndolos al coronavirus. ¿Cuántos trabajadores de tus empresas, Ricardo, se han contaminado por la pandemia?

    5.- “Es más, se lo decimos con todas sus palabras, ya no le haga caso a Hugo López-Gatell”, es la postura de Ricardo Salinas Pliego que, lector, te pone en riesgo de muerte. ¿No hay que hacer caso a la sana distancia? ¿No hay que hacer caso a quedarse en la casa? ¿No hay que usar guantes y tapabocas? Si uno sale al super, ¿hay que entrar con los zapatos al hogar y no hay que lavar la ropa usada, limpiar el celular y los lentes, tampoco hay que lavarse las manos ni bañarse?

    Por cierto, el mayor cómplice del coronavirus en México, Ricardo Salinas Pliego, ¿le ha hecho o no le ha hecho caso a López-Gatell? ¿Ricardo no usa guantes ni caretas cuando sale a trabajar como cajero al Banco Azteca o cuando preside sus reuniones empresariales? Si no hay que hacerle caso a López-Gatell, ¿tampoco hay que hacerle caso a los secretarios de salud de los estados y a los gobernadores?

    Ricardo Salinas Pliego le hace caso todos los días a Hugo López-Gatell; Ricardo, te encuentras cómodamente resguardado en tu irreinoculabilidad, pero quieres que los mexicanos se expongan al coronavirus sólo porque has dejado de ganar dinero. Siempre enseñas el cobre, ¡qué pinche!

    * Refrán típico de la mentalidad materialista que considera al dinero como el supremo bien. Por tanto, en cualquier tiempo es bueno para recibirlo. Hay una rima asonante entre el primero y el segundo de los hemistiquios. Tiene la forma de una receta (Refranero mexicano. Herón Pérez Martínez. FCE, 2005, p. 183).