Columnas

Clara ya está en el juego por MORENA en NL, igual que Tatiana, pero los trabucos no son menores

Tatiana y Clara LuzEspecial

¿Quién ganaría ahora en un sondeo entre Clara y Tatiana, la candidatura?

¿Clara Luz Flores Tatiana - o Tatiana Clouthier- como candidata de MORENA a gobernadora de Nuevo León?

Hace unos meses, en la visita previa de Alfonso Ramírez Cuéllar, el líder nacional de MORENA a Nuevo León, tenía buenas probabilidades Tatiana…a los ojos de la dirigencia nacional, al margen de los electores quienes percibían - desde entonces- más robusta a la alcaldesa de Escobedo y esposa de Abel Guerra, Clara Luz.

Ahora, tras la visita de esta semana de Ramírez Cuéllar, el presidente nacional del partido en el gobierno ya despejó el camino de Clara hacia una posible candidatura, por supuesto sin descartar a Tatiana.

Y es que Ramírez Cuéllar, enfrenta una decisión importante: la definición de quien enarbolará la candidatura a la gubernatura en Nuevo León, en la organización política que llevó al AMLO al poder.

En la que será la madre de todas las batallas –las elecciones del 2021 serán las más grandes en la historia del país con 15 gubernaturas en disputa- la pelea por la silla que calienta “El Bronco” en Nuevo León será la joya de la corona; de ahí la enorme relevancia de como juegue MORENA sus cartas.

Y el presidente.

Porque hay que decirlo con todas las letras: AMLO será el factor clave en esta decisión.

 

DOS MUJERES, UN CAMINO, EN MORENA

Ramírez Cuellar vino a NL y sacudió el avispero político de quienes dan la pelea por la gubernatura, y, por supuesto, de la militancia de MORENA, con la que se reunió en petit comité y les hablo del tema.

Les explicó con mayor apertura, pero también de forma prudente, como debe ser en un político de peso completo -poco común por cierto en MORENA-, la estrategia para la candidatura en Nuevo León.

El mensaje fue claro.

El mismo, por cierto, que - compartiendo el pan y la sal- le dijo a Clara y Abel, en su casa del Uro.

En el ajedrez de este juego por la nominación de MORENA, Ramírez Cuéllar, colocó las piezas.

¿Cuál mensaje?

1.- Será mujer. Dejó entrever que puede ser cualquiera de las dos. Como en aquella novela de Televisa, para MORENA, en la ruta de la gubernatura, hay “Dos mujeres un camino”. O Clara o Tatiana. O Tatiana o Clara. Habló de las dos con la cautela que amerita el momento. Como Tatiana ya estaba en la mente de Ramírez Cuéllar desde su visita previo, el mensaje -relevante ahora- es que también puede ser la alcaldesa de Escobedo.

Le abrió el camino a Clara. Es la lectura principal de la visita.

Para nadie es un secreto que las huestes de Abel tendieron un puente con Yeidckol Polevnsky, hoy en desgracia, al grado de que la ex dirigente nacional de MORENA, coqueteó abiertamente con Clara. Su expresión “Clara será bienvenida a MORENA”, retumbó en los corrillos políticos de Nuevo León.

De modo que estaba pendiente en la agenda de la nueva dirigencia encabezada por Ramírez Cuéllar cómo abordar el tema Clara, quien se convirtió en una aspirante natural a la candidatura de MORENA, tras abandonar el PRI.

2.- La decisión de quien será la candidata de MORENA será por encuesta también dijo Ramírez Cuéllar tanto en población abierta como en la militancia de MORENA -poco robusta, por cierto-.

¿QUIÉN DE LAS DOS?

¿Quién ganaría ahora en un sondeo entre Clara y Tatiana, la candidatura?

Probablemente Clara. Lo dicen la mayoría de las encuestas. Se respira en el ambiente político.

Pero, en la escaramuza que ya se dio (a) al interior de los grupos de MORENA a nivel nacional (b) entre los militantes de MORENA en Nuevo León -y de rebote en el mundillo político en pleno- el estar arriba en los sondeos, en el caldo de cultivo complejo de la decisión, no significa -ahora- necesariamente que vaya a ser la candidata.

Ahí está el primer trabuco.

 

EL FACTOR AMLO

Depende, también, de lo que diga AMLO finalmente.

¿Qué no interviene, como se atreven a decirlo algunos?

Mentira total.

En el estilo personal de gobernar de López Obrador, como diría Don Daniel Cossío Villegas hoy, está claro que no se mueve una hoja en el país, en todas las esferas, no sólo la política, sin el visto bueno del presidente.

¿Qué quiere AMLO para MORENA en Nuevo León, donde, seguro, sopesa esta decisión a la luz su principal meta que es mantener la mayoría en el Congreso?

Probablemente él ya lo sabe. También probablemente, aún no. Su colmillo es retorcido.

¿Valida, promueve, auspicia, tolera, que en la disputa por la joya de la corona que se dará en Nuevo León, se le dan alas a Clara - junto a Tatiana- como posibles candidatas, como dejó claro Ramírez Cuéllar?

¿Mantendrá, acaso, el supuesto compromiso con Tatiana para ser candidata en Nuevo León?

Tampoco se sabe.

Hoy más que nada es cierto el viejo apotegma de la grilla: en política nada existe hasta que pasa.

En política no hay compromisos seguros. Hay, sí, los vectores, la correlación de fuerza entre los actores políticos que disputan las candidaturas, y sobre-todo-lo-que diga-la gente: las encuestas, donde lleva ventaja Clara.

Pero antes, veamos, el segundo trabuco.

 

¿GANARÍA TATIANA LA GUBERNATURA?

Si Tatiana acabara asumiendo la estafeta de MORENA, ¿ganaría la elección?

Hay quien dice que sí. Suena atrevido a mi juicio afirmarlo.

Se tropieza en el andar. Su empatía no es la mejor con la gente. Tiene activos. Sí. Importantes. El principal, el apellido de su padre. Es un secreto a voces que no las trae todas consigo en las simpatías en la militancia de MORENA. Ella misma ha dicho antes que no es de MORENA. Y hasta Alberto Anaya, aliado de AMLO, y dirigente nacional del PT, dijo hace dos semanas, que si va Tatiana por MORENA ellos no la acompañarán en la alianza en Nuevo León.

Si Tatiana mantuviera el apoyo de AMLO, eso cuenta sin duda, porque -con mucho- es el hombre más poderoso de México-.

Pero, ¿ganaría la elección en el 2021?

Miente quien afirme que sí. Puede ser. Pero la ruta estaría muy empinada.

¿Qué pasará con la imagen de AMLO, y de MORENA, colateral completamente, en un año, en Nuevo León?

¿Seguirá relativamente robusta?

¿Qué tanto se desgastará la marca?

Y, la pregunta de los 64 mil. ¿Cómo verán las clases medias de Nuevo León, asediadas por la crisis, azotadas por la debacle económica a la vista, harto preocupadas por la inseguridad, a AMLO, su partido, y su candidata si es Tatiana? ¿Habría voto de castigo, y de qué magnitud?

Nadie puede saberlo.

Así que la atmósfera en la que se mueve una eventual candidatura de Tatiana no es la más sólida posible.

 

PRESIÓN PARA AFILIARSE A MORENA

Si Tatiana se desdibuja por una u otra razón y deja la puerta abierta a Clara, esta posibilidad, lleva a un tercer trabuco.

El juego de ajedrez en este escenario - donde las piezas no están aún todas en su lugar- tiene varios enigmas.

El más importante: representa un desafío para Clara, y Abel, su marido, el estratega en la ruta de la alcaldesa de Escobedo en pos de la gubernatura.

Clara tendría que dejar de ser libre, dejar de semblantear las diferentes opciones, y definirse por MORENA, porque está a la vista, que hay la posibilidad de irse por el PAN.

Esta decisión tendría que tomarla tarde que temprano.

El tiempo se está agotando, parece ser el mensaje -personal- de Ramírez Cuéllar a Clara.

Es posible que el dirigente nacional de MORENA haya presionado a Clara a afiliarse, ya, a MORENA.

Es posible –también- que haya habido otras exigencias de parte del líder nacional de MORENA, para Clara y para Abel.

Alfonso Ramírez Cuéllar, juega su juego. A sus ojos Clara, tiene que calentar la silla. Ser de MORENA. Para participar en las encuestas, que definirán la candidatura.

La cuestión es que pareciera que tendría que hacerlo pronto. Muy pronto.

¿Lo hará Clara?

También tiene la opción de estirar la liga, tensar la cuerda, no subirse al carro del partido con tanta prisa, y esperar a ver las cosas un poco más claras. Pero no es seguro que tenga el tiempo.

Es nos lleva al cuarto Trabuco.

¿GANARÍA CLARA POR MORENA?

¿Ganaría Clara, por MORENA, si fuera candidata?

Unos agravantes son similares al escenario de Tatiana como candidata: la incertidumbre de qué tanto se lastimará la marca AMLO y MORENA, en un año. La posible desazón, desanimo, de los electores de clase media, un voto switch, crucial, expectante, volátil, necesario para ganar la elección, como lo demostraron las últimas dos elecciones, del Bronco, y antes, de Medina; donde estos segmentos fueron factor clave para el triunfo.

¿Se mantendrá Clara como la candidata robusta que lo es hoy, si jugara por MORENA?

Difícil saberlo. Pero, se respira en la atmósfera, que - al menos hoy- tendría más probabilidades que Tatiana. Su FODA es más robusto.

Ahí está la madeja – enredada- para los estrategas de Clara.

 

LA TENTACIÓN DEL PAN

Si el cálculo político les dice que es mejor irse por el PAN.

Eso remite al quinto trabuco:

¿De no afiliarse a MORENA, se irá el PAN?

Claro, tendría que convencer a la dirigencia albiazul.

Para nadie es un secreto que ha habido pláticas. Después de todo, es libre de hacerlo. No tiene partido. En los corrillos políticos se comenta -parece ser verdad- que no la verían mal como candidata de este partido en Nuevo León.

En las huestes del grupo que preside Zeferino Salgado, como facción dominante en el PAN en el estado, tampoco para nadie es un secreto: no ven bien a Víctor Fuentes como abanderado panista, aunque esté arriba en las encuestas. Hay tensión entre Fuentes y la dirigencia.

La semana pasada Poncho Guajardo se montó al debate enviando el mensaje de que buscaría también irse al PAN.

¿Por qué no? Sus posibilidades de tener una candidatura, tras el desenlace de la dirigencia estatal del PRI, donde perdió su grupo, son muy bajas por su partido.

Si Clara decidiera irse por el PAN, y Poncho también, las encuestas –al menos ahora- no arrojan ninguna duda: La Alcaldesa de Escobedo tiene más fibra en este momento ante los electores, que el ex Secretario de Economía.

Irse por el PAN no es una decisión simple. Clara mantiene buena imagen, y nexos como alcaldesa, con grupos importantes de MORENA. Desde el año pasado, por decisión de Alfonso Durazo, fue nombrada presidenta de la Conferencia Nacional de Seguridad Pública Municipal, en reconocimiento a su trabajo -que le aprecia dentro del gobierno nacional morenista- en este tema. Si va por el PAN, nos sería del total agrado de AMLO, quien mantiene disputas con este partido.

 

HARTOS TRABUCOS

Como se ve, los trabucos no son simples, y las incertidumbres mucho menos, en el tema de la definición de la candidatura de MORENA.

Tatiana y su mentor – Poncho Romo- tienen una ruta empinada.

Clara, y su estratega, su marido, tendrán que deshojar la margarita. Y decidir si la alcaldesa de Escobedo se afilia por MORENA, o, de plano, busca irse por el PAN.

La temperatura se pone de color subido, no sólo en MORENA, sino en los otros partidos, en la pelea por la joya de la corona que será la gubernatura de Nuevo León.

Al margen de que sea Clara o Tatiana la candidata de MORENA, el PAN tiene fortalezas importantes. Samuel, está débil, sí. La soberbia y frivolidad han cobrado su cuota. Luce en cierto modo como damnificado político de la pandemia, tampoco está fuera de la jugada. Aún el PRI, con Adrián como posible candidato, se apertrecha. Ya trabaja. Va adelantado.

Vendrán sorpresas. No hay dudas. Lo veremos.

En NL se dará la madre de todas las batallas en la disputa por las 15 gubernaturas. Y la forma como MORENA mueva sus cartas, será sin duda un factor. Veremos.