El Rincón del Chamán. G20, el que se fue a la Villa…

AMLO
¿De qué nos vamos a perder por quedarnos en la zona de confort del Palacio Nacional?Internet

 

Si algo podemos y tenemos que reclamarle al presidente de la República es su decisión de no asistir a eventos como el que se realizará en unos días en Osaka, Japón, la influyente Cumbre de líderes mundiales, el G20.

El argumento de que en esos encuentros se ven las cosas muy por encima no alcanza para justificar lo injustificable, auto marginarnos.

Algunos supusimos que con todo el alboroto que hizo para respaldar el beisbol en México como el deporte sexenal, el mensaje era que nuestro país estaría listo para participar en las grandes ligas de la política, incluida la internacional. Pero por lo visto equivocamos la apreciación.

¿De qué nos vamos a perder por quedarnos en la zona de confort del Palacio Nacional? Pues de mucho porque en el mundo ven con mucha curiosidad e interés a un político que arrasó en las urnas con 30 millones de votos. Lo que no entienden es por qué con ese carisma se queda encerrado en una burbuja, sobre todo cuando podría capitalizar el respaldo internacional frente a temas como los aranceles o el de la nube negra que nos seguirá en los próximos 17 meses, porque somos y seremos la piñata de la campaña de Trump en su afán de reelegirse. 

A lo mejor los estrategas de Palacio Nacional a los que Marcelo Ebrard se refirió como los think thanks (sic) –piensa, gracias, según la traducción libre de Notimex- temen un desaire o de plano desplantes de bullying del señor Trump a nuestro presidente.

Lo cierto es que Trump trató a nuestra bonita relación comercial como la chancla hasta obligarnos a hacerla de muro para contener la migración centroamericana hacia territorio de EU. Y nosotros flojitos y coopelando.

La amenaza arancelaria no ha desaparecido y el castigo o el perdón dependerá de si al gobierno de Trump le parece que México ha hecho la tarea o ha incumplido.

Por lo pronto la Guardia Nacional se estrenó en México en tareas que nunca se las imaginó, andar correteando y atrapando inmigrantes ilegales. Y aquel compromiso humanitario de darles empleo, visa y trabajo en octubre de 2018, ya se olvidó.

Pero eso sí, Trump no pierde el tiempo y aprovechará la reunión del G20 para reunirse con el presidente chino Xi Jinping y ya se verá de qué cuero salen más correas. Nuestro vecino anda en campaña.

Los representantes mexicanos serán los secretarios de Hacienda, Carlos Urzúa y el canciller, Marcelo Ebrard. De por sí anda muy inflado el carnal Marcelo, tanto que dicen los cercanos que ya se vio de candidato en el 2024, aunque eso rompa con los sueños de Claudia Scheinbaum. Esto es como el juego de la perinola, todos quieren.

Tanto sus fans como los escépticos ven al carnal Marcelo como el Vicepresidente que no tuvo ni Obama; como el consentido de la 4T, como el rey de los cacahuates y con toda la seriedad del caso hasta el Deforma lo ubicó como el empleado del mes.

En defensa de su colaborador estrella, el político tabasqueño atajó a los envidiosos y dijo que las criticas a Marcelo son porque le tienen celos. Vaya golpe bajo para doña Olga Sánchez que no lo pudo parar ni Héctor Gandini.

Pero como diría don Porfirio Muñoz Ledo, “no lo inflen tanto que lo pueden reventar”.

A manera de justificación de #YaSabenQuién para no tomar el vuelo de 14 horas a Osaka, destaca el reproche de que en esos foros no se tocan temas como la desigualdad, pero si no hay quién levante la mano para proponer el tema, pues como diría el góber veracruzano –usando la frase del controvertido Brozo-, ¡Lástima Margarito!

Los mal pensados podrían decir que el inquilino de Palacio Nacional no le tiene confianza a nadie como para encargarle la oficina. Pero para eso está doña Olga Sánchez y sus secretarios de la Defensa y Marina y el mismísimo Alfonso Durazo.

Pero parece que nadie puede convencerlo de que aproveche el lugar que tiene México entre los líderes del mundo para hacer valer nuestra voz. Y si nos ven o tratan como florero pues depende de quién tenga el cargo ¿o no?

Es más, en aras de la austeridad casi franciscana de esta época, los estrategas de la SRE –los think thanks (sic)- seguro propusieron que no estaría de  más pedirle aventón al amigable Trump para viajar juntos al país del Sol Naciente, con eso de que sigue en oferta el avión presidencial cuyos recursos dicen que se usarán en la operación contención de  migrantes indeseaables.

La mayoría de analistas coinciden en que López Obrador está dejando pasar una oportunidad dorada para darse su lugar en la historia del mundo. Claro, podrán decir que no todos opinan lo mismo. En ese contraste hay quien sostiene que hay ausencias que son más notorias y que ese es el arte del tabasqueño.

El problema es que en el concierto internacional, no estar, es la antesala del olvido.

En realidad hubo expectativas de que rectificara, pero parece que ya no hay marcha atrás. A ver qué le platican cuando regresen sus enviados.

Y ojo, que no le salgan con que le trajeron de recuerdito unos cacahuates japoneses, porque esa botana se inventó en el barrio de la Merced.

Con el tacto que los caracteriza, los anfitriones de la XIV Cumbre del G20, lamentaron la ausencia del presidente mexicano. Acá en el terruño decimos que el que se fue a la villa… perdió la silla”. ¿Qué no?

Lavaderus est 

1.- Frases lapidarias en la 4T.

“Mercados ven nubarrones donde la 4T un día soleado”. Esteban Rojas @estebamex analista económico en @ElFinanciero_Mx

“La imprevisible formulación de políticas en México está socavando la confianza de los inversionistas y las perspectivas económicas a mediano plazo”. Agencia Moody´s.

En el mes de mayo se crearon menos de 4 mil empleos, lo que representó una caída del 88 por ciento respecto a mayo del año pasado. Datos del IMSS.

“No hay otras cifras.” Enrique Quintana @E_Q_ , director de El Financiero.

“Es un asunto de criterio. No se está tomando en cuenta que hay 481 mil jóvenes inscritos en @Tu_IMSS que sí se suman cambian el resultado”. AMLO en la mañanera.

Acotación al margen del politólogo Aquiles Baeza. El IMSS se refiere a la creación de “empleos directos”, los becarios tienen un estatus distinto. Verlo de otra manera es como sumar peras con manzanas.

 

0
comentarios
Ver comentarios