Columnas

El ambiente electoral se torna cada día más denso; guerra sucia, exceso de candidatos y partidos. Un votante asfixiado.

Un votante asfixiado

Algo esta pasando en México que el ambiente de cara a las elecciones del 6 de junio, se siente demasiado denso y por momentos sofocante. Mucha información va y viene, acusaciones de uno y otro lado, demasiados candidatos, demasiados partidos, demasiados problemas. El votante esta asfixiado y lejos de incentivarlo, parece ser que se le esta alejando de la urna.

Y entre todo este río revuelto, empieza a emerger un pescador que se perfila para llevarse la pesca del día en este desaseado clima político que se vive en el país.

Un posible triunfo de Movimiento Ciudadano en NL y Campeche

Movimiento Ciudadano esta dando la sorpresa. De acuerdo a los últimos sondeos, el partido naranja que lidera el ex gobernador priista, Dante Delgado; aparece sorpresivamente con posibilidades reales de triunfo en Nuevo León y Campeche, y en segundo lugar en por lo menos otras dos o tres entidades más.

El partido de Dante ha sido factor para que Morena tenga una posición en la que a pesar de los problemas del país y de sus pleitos internos, pueda aspirar aún a mantener la mayoría en el congreso, y de paso ganar varias gubernaturas en estados que hoy siguen en manos de la oposición.

La decisión de los naranjas puede ser muy cuestionable, y podríamos entender que sirve a intereses distintos a los que todos los días pregona; sin embargo, no podemos negar que han sido muy astutos en sus cálculos, y que su estrategia hasta el día de hoy, les esta dando muy buenos resultados.

El PRI, ha logrado crecer un poco en intención de voto

Y es que por un lado, tenemos una alianza PRI-PAN-PRD, que ha batallado enormemente para unificar criterios, mensajes y propuestas. El PRI, ha logrado crecer un poco en intención de voto y ha lanzado una campaña que ha dado de que hablar; pero no hay uniformidad con lo que propone o hace el PAN o el PRD a nivel nacional. Los partidos aliancistas no han podido designar a un solo equipo responsable de la campaña paraguas a nivel nacional, y pareciera que en la boleta van juntos, pero que en todo lo demás están totalmente separados.

A eso hay que sumarle el ruido que desde las altas esferas del gobierno le han hecho a estos partidos. Con las acusaciones, detenciones y señalamientos en contra de liderazgos locales, principalmente del PAN, que llegan a afectar directamente las preferencias de los votantes. Así como el hecho de que todavía estos partidos no han logrado obtener el perdón de la gente, quienes se sienten abandonados y conflictuados con la idea de votar por ellos, a pesar de saber que el país necesita un cambio.

Para rematar, es sumamente complicado convencer a las militancias de votar por un candidato de otro partido, que durante años, fue su peor enemigo político. Más aún, cuando en la acera de enfrente presentan perfiles que antes militaban en alguno de los partidos de la alianza, y con los que sus militancias pudieran tener una mayor afinidad y entendimiento.

Divide y vencerás

El reto es durísimo, y no han podido todavía en la mayoría de los casos, establecer el argumento y una línea discursiva uniforme, que justifique sus acciones y convenza a la ciudadanía de confiarles su voto.

Por el lado de Morena la premisa seguirá siendo la misma, divide y vencerás. Saben que la crisis actual y los resultados de gobierno no le son del todo favorables; tampoco lo son las designaciones de sus candidatos, muchos de ellos, de origen priista o panista; pero tienen la fuerza del gobierno y de su presupuesto, y mientras puedan procurar terciar la elección, ellos seguirán teniendo cálculos favorables.

Muy revuelto está el río, lleno de acusaciones, saturado de candidatos, repleto de cifras, encuestas, propuestas y hasta partidos. Por ello, no sorprende que entre toda esta palizada, emerja un partido que se ha enfocado en designar candidatos que en su mayoría, no tienen forma ni fondo, sin preparación ni experiencia, sin propuesta ni contenidos; pero que rompen el molde y le dan un respiro a la gente, para que por lo menos los entretengan durante este proceso. Los naranjas ya están empezando a ver sus ganancias reflejadas en las preferencias.