Columnas

El discurso y la estrategia de Samuel García está enfocada en prácticas populistas y no en verdaderas propuestas o soluciones

Vaya tiempos que estamos viviendo, no sólo por la crisis sanitaria y la crisis económica derivada de la misma, sino también tenemos una severa crisis de cuadros políticos, lo que nos ha llevado a ser testigos de cómo personajes que parecieran ser sacados de un tenorio cómico o de una producción barata de Blim, se apoderan de las candidaturas para los distintos cargos de elección popular.

Uno de los bufones consentidos de México es el regiomontano Samuel García, el mismo que considera que un sueldo de 50 mil pesitos es poco; o el que narra orgulloso los retos que ha enfrentado en su vida, como ir a jugar golf con su papá los sábados por la mañana.

La estrella en ascenso de Movimiento Ciudadano, lo mismo te presume sus viajes a Qatar, que su machismo al pretender controlar públicamente a su esposa.

El mismo Samuel, acusado por militantes de su mismo partido por haber malversado recursos para las campañas, ahora ha vuelto a dar la nota por su declaración reciclada en contra de los habitantes del sur del país.

“La frase que ya me consta que es real. Que en México, en el norte trabajamos, en el centro administran y en el sur descansan”. Fue textualmente lo que dijo el senador en 2015.

Para empezar, que simpático que diga “trabajamos”, cuando lo único que sabe hacer es el ridículo. Ser un junior de la política no lo hace ser una persona trabajadora, ni mucho menos productiva. En segundo lugar, se va a quedar boquiabierto cuando sepa que los estados de mayor producción de petróleo, principal recurso de México por muchas décadas, se encuentran en el sur. También se va a sorprender, cuando sepa que el líder y fundador de su partido, es veracruzano, y que además, fue gobernador de su entidad, bajo las siglas del PRI, por cierto; o quizá por el ejemplo que le da Dante, es que afirma que “ya le consta, que los del sur descansan”.

Nada de lo que haga Samuel García puede sorprendernos

Nada de lo que haga Samuel puede ya sorprendernos, es un personaje para tiktoks y para reírnos un rato en Twitter. Su discurso y estrategia está enfocado en prácticas populistas y no en verdaderas propuestas o soluciones.

Lo que sorprende, es que en su partido, los que se dicen ser diferentes, los que creen ser la nueva alternativa para México, como Movimiento Ciudadano; le hagan fiesta y le sigan dando oportunidades.

¿Qué dirá un Jorge Álvarez Máynez o el mismo Dante Delgado al escuchar a su probable candidato a gobernador de Nuevo León? ¿Cómo se atreven a señalar a otros de populistas, teniendo personajes como Samuel en su partido? ¿Coincidirán los candidatos del movimiento naranja en el sur del país, con las declaraciones y actuar de su senador? ¿Por qué para esto, no levantan la voz?

Mientras tanto, en lugar de ir corrigiendo o mejorando, se hace todo lo contrario. A candidatos como Samuel García, se le van sumando otros payasos sin trayectoria ni capacidad política; como ahora Carlos Villagrán “Kiko” o el Chelis Sánchez en Puebla.

Pobre México, tan lejos de un Reyes Heroles o Manuel Clouthier, y tan cerca de bufones como Samuel García.

Elecciones 2021

Vaya reto que tienen los partidos de cara a los comicios de este año, en un país azotado por la pandemia, será necesario ajustar sus prácticas y estrategias electorales. Genera incertidumbre al interior de los institutos políticos, la respuesta de la gente el día de la elección, que mucho dependerá del estado de la crisis sanitaria.

Además, la oposición considera un escenario en donde el gobierno aumente las medidas de control, limitando los eventos y reuniones, para bloquear el acercamiento de sus adversarios con la población; aunque al hacerlo, podrían darse un tiro en el pie, por los estragos que esto puede ocasionar, a una ya golpeada economía.