Marihuana medicinal: California, ideal para vivir con enfermedades crónicas degenerativas

Marihuana medicina
Aquí algunos de los productos que compré en San Diego después de recibir la autorización para consumir cannabis medicinalInternet

Me encuentro en San Diego California pasando unos días de la semana de pascua junto a mi familia y estando acá, como es costumbre en mis viajes, entré en crisis por la enfermedad de Crohn y también por la espondilitis anquilosante. No podía caminar, estar de pie era una tortura y no se diga acostarme a dormir; la verdad rezaba para que no llegara la hora de ir a la cama porque me da pena estar levantando a mi familia para que me ayuden a hace algo tan elemental como ir al baño. 

Estando aquí me sugiere un amigo muy querido que aplique para una tarjeta médica para comprar marihuana, ya que en California es legal comprar marihuana con fines médicos y en el 2018 será legal con fines recreativos. 

Me dediqué a la tarea de buscar el tan famoso cannabis medicinal y vi que uno de los requisitos era pagar 45 dólares para obtener la “recomendación”, ya que es ilegal que le digan “receta”; con la “recomendación” puedes comprar en el dispensario de tu elección. 

Lo más fácil era obtenerla en línea y pues con los nervios de no saber qué decir fui registrándome y siguiendo paso por paso las instrucciones de la página de internet que terminaban con bajar una aplicación del App Store o Google play.

Momentos después de tener la app en mi teléfono me aparece una especie de sala de espera virtual en la cual yo era la que seguía, en eso una doctora muy buena onda me contesta por video llamada y me pregunta que cuáles son mis síntomas, le dije que tenía Crohn y ya no me dejó terminar, al parecer no solo porque tienen prisa por atender otros pacientes, sino porque el Crohn es un malestar cuyas consecuencias de dolor son bien conocidas. Así, me comentó que mi solicitud estaba aprobada y de su empresa me mandaron mi tarjeta con mi foto por correo al hotel y una provisional al email.

Ya estoy oficialmente autorizada a consumir marihuana medicinal en California, pero…

Ahora venía la parte difícil, encontrar un dispensario que me vendiera la marihuana en sus diferentes presentaciones medicinales sin tener identificación oficial de California. No fue fácil, pero después de 3 llamadas conseguí uno en el que me dijeron que ellos aceptaban cualquier identificación de California o del extranjero.

Fui a un barrio no muy bonito, pero pues ahí se encontraba el dispensario y al llegar lo primero que noté fue un policía del estado de California armado viendo quién entraba.  Me preguntó a qué iba, le enseñé mi recomendación médica y me dejó pasar. Adentro era como una dulcería, literalmente una dulcería porque vendían muchos dulces de marihuana y todas las plantas o "flores", como les llaman ellos, que quisieras.

Yo iba por los aceites que puedes vaporizar como si usaras un cigarro electrónico y hasta me veían rara, ya que en lo que estuve ahí llego toda clase de gente pero solamente una persona aparte de mí se veía que iba a comprar porque estaba enfermo.  Supongo que la mayoría buscaba el producto para fines recreativos o para enfermedades menores.

Salí del dispensario con mi dotación de marihuana medicinal y pues al llegar al hotel me percaté de que la chica que me atendió en el dispensario me marcó todo claramente como "día y noche". Como era de noche, lo primero que usé fueron las gotas sublinguales para en la noche, y no es mentira, pero casi de inmediato mi dolor bajó.

Después abrí una de las 2 plumas medicinales que había comprado. Las plumas están estéticamente hechas de un material muy fino y son como cigarros electrónicos desechables, con la diferencia de que vibran cuando la dosis medicinal de 2.5mg ha sido vaporizada y ahí dejas de inhalar.

Cómo quisiera que tuviéramos en mi país estos productos al alcance de pacientes que como yo, necesitamos marihuana medicinal para controlar nuestros dolores para así dejar de usar los opioides que son legales en México, pero muchísimo más peligrosos y adictivos que la cannabis.

Después de unos cuantos días aquí, me he dado cuenta que mis dolores han ido reduciéndose y se debe en una parte al clima seco que tiene la ciudad, pero en otra gran medida al uso de la marihuana medicinal, que puedes estar fumando, comiendo, vaporizando o untando en público y nadie te ve mal, nadie te juzga, la gente simplemente sabe que la estás usando porque la necesitas o para consumo propio, que eso sí, tienen perfectamente controlado porque anotan tus consumos en un sistema computacional que está ligado a todos los dispensarios legales en los cuales solamente te permiten comprar una cantidad específica al mes.

Yo no estaba a a favor de que legalizaran la marihuana en México pero ahora estoy completamente a favor, ya que sí es una droga, pero a diferencia del alcohol y el cigarro que también son drogas, la marihuana ayuda con dolores crónicos y hay evidencia de que muchas personas con enfermedades crónicas como las mías han podido llegar a una remisión más rápido y con el uso de menos medicamentos que sin la ayuda del cannabis.

Espero que muy pronto tengamos estas leyes que nos permiten adquirir marihuana en México en todas sus presentaciones, ya que muchos nos beneficiaríamos de esto y podríamos tener una mejor calidad de vida.

Aún hay tiempo para que el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto haga algo al respecto. Pero si no se puede ahora por complicaciones las presiones de grupos conservadores y aún por gestiones de la industria farmacéutica, que seguramente no quiere competidores, tendrá que ser en el 2018 un tema de campaña para Andrés Manuel López Obrador, de Morena; Margarita Zavala, Ricardo Anaya y Rafael Moreno Valle, del PAN; Miguel Ángel Mancera, del PRD; José Narro, Miguel Ángel Osorio Chong y Aurelio Nuño, del PRI, y para los independientes Pedro Ferriz de Con, Gerardo Fernández Noroña y Jaime El Bronco Rodríguez.

0
comentarios
Ver comentarios