Se avientan el muerto

Camión de pasajeros
Camión de pasajerosInternet

El caso de 15 personas que supuestamente fueron bajadas de un camión de pasajeros en un paraje carretero entre Tamaulipas y Nuevo León, involucra a personal de la Secretaría de Marina Armada de México y funcionarios de la Secretaría de Seguridad Pública de Nuevo León y de Coahuila, quienes pudieron haber actuado de manera irresponsable e incluso en contubernio con los presuntos secuestradores.

En Tamaulipas lamentablemente se escriben historias de terror y muerte en las que a nadie le gustaría ser actor, existen testimonios de adinerados que sobrevivieron al secuestro, indocumentados que se salvaron de morir en pedazos y hasta de futbolistas encumbrados que fraguaron su escape.

¿Pero cuál es la verdad de la última gran historia del crimen organizado presuntamente escrita en Tamaulipas? ¿Cuántos fueron los pasajeros que bajaron del camión? ¿Eran centroamericanos o mexicanos?

El pasado 14 de septiembre personal del Grupo de Coordinación Operativa (GCO) de Coahuila, emitió un comunicado donde aseguraron que en Nuevo Laredo, Tamaulipas 15 personas extranjeras, habían sido obligadas a descender del camión de la marca "Transportes Frontera" y el chofer de la unidad, fue amenazado de muerte por los criminales para asegurarse que no proporcionara información sobre lo acontecido, supuestamente en Tamaulipas.

A partir de ese momento se comenzó a cobrar de manera injusta otra sangrienta factura a Tamaulipas.

Luego de que se publicó la triste historia de las 15 personas raptadas, se procedió la investigación y la entidad tamaulipeca de nueva cuenta en el ojo del huracán, mientras Coahuila, vestía de héroe a su gobierno y Nuevo León, cobardemente silenciaba ante lo acontecido. Tamaulipas, otra vez la tierra traga-humanos.

Entonces según el GCO, los 15 ciudadanos fueron raptados entre Nuevo Laredo y Monterrey, indicando que el camión de pasajeros fue alcanzado por los secuestradores, cuando salía de la central de autobuses de la cuidad tamaulipeca y que ellos se percataron cuando la unidad arribó a un filtro de seguridad ubicado en el municipio de Hidalgo sobre la carretera federal número 2, en territorio coahuilense, dejando muy claro que en Nuevo León como en Tamaulipas la seguridad es lo más endeble que tienen ambos gobiernos, ya que los del GCO,  fueron los que se percataron de los vidrios rotos que presentaba la unidad, obligándolos a someter a un interrogatorio mayor al personal de Transportes Frontera, quienes en primera instancia dijeron los traficantes de personas se habían llevado con rumbo desconocido a 15 pasajeros del total de los viajeros.

La grave situación comenzó a activar oficinas federales y del estado de Tamaulipas para esclarecer lo acontecido, por lo que los trabajadores del volante fueron rastreados e interceptados, hasta llevarlos a declarar en la Procuraduría General de Justicia del Estado en la cuidad de Tampico al sur de Tamaulipas, allí ya no supieron precisar si fueron atacados en territorio tamaulipeco o en el estado del vecino Bronco, es más no pudieron afirmar si fueron sometidos en Coahuila; eso sí ratificaron que no fueron 15 los plagiados y confesaron que se trataba de 5 personas las que se habían llevado los criminales ya que cuando salieron de la central de autobuses en Nuevo Laredo, partieron con destino a Coahuila tan solo con 9 pasajeros. Desde la primera emisión de la noticia, se estaba contando una verdad a medias ya que ni 10 personas llevaban a su destino final en Coahuila.

Según las declaraciones del chofer, luego del plagio siguieron su ruta y en el entronque con el puente internacional de Colombia, Nuevo León, fueron inspeccionados por personal de la Marina, pero no revelaron lo sucedido hasta que fueron interceptados a su llegada a Villa Hidalgo, Coahuila, por fuerzas estatales de seguridad y reportaron el secuestro de los pasajeros. Hasta aquí, la Fuerza Civil de Nuevo León y personal de la SEMAR no tuvieron la capacidad de detectar una clara y evidente situación de riesgo que se había registrado en Tamaulipas y en donde se había dañado físicamente un camión de pasajeros y todo a plena luz del día.

Se trataba del autobús número económico 3679 que salió de Río Verde, San Luis Potosí, el domingo 11 de septiembre, a las 18:00 horas, con destino final a Cd. Acuña, Coahuila. Llevaba 20 pasajeros y haría escalas técnicas en municipios de San Luis Potosí, Nuevo León, Tamaulipas y Coahuila. Fue entonces que Herminio Garza Palacios, Secretario General de Gobierno en Tamaulipas,  precisó que no se trataba de 15 personas raptadas y los hechos no fueron consumados en la entidad tamaulipeca, por lo que a unas horas de que se cumpliera una semana de los sospechosos actos delincuenciales, las cinco personas presuntamente plagiadas ya estaban en sus lugares de origen y no sean extranjeros, por lo que afortunadamente solo se trató de un robo, ya que no fueron rescatados por ninguna autoridad estatal, sino abandonados por los ladrones carreteros.

No es la primera ocasión en la que estados vecinos de Tamaulipas, literal "le avientan el muerto" al gobernador Egidio Torre Cantú. Algo  similar sucedió con la familia del cineasta Alejandro Gómez Monteverde, cuando en septiembre de 2015 su padre y hermano fueron asesinados en el norte de Veracruz y las autoridades veracruzanas afirmaban que los violentos hechos se habían registrado en Tamaulipas, situación que fue mentira, como la que intentó crear el gobierno de Coahuila en complicidad con Nuevo León.

[email protected]

0
comentarios
Ver comentarios