Utopía. Acusaciones sin sustento

Primero acusa y luego averiguas. Tal pareciera ser el hilo conductor de la escalada de declaraciones e inserciones pagadas de los dueños de México que, sin mediar datos y hechos puntuales, pretenden sembrar la conclusión de que los estallidos de bombas molotov en tres sucursales de las tiendas Soriana son resultado de la decisión de los dirigentes del Movimiento Progresista y, por separado, de 300 organizaciones sociales a ejercer puntualmente derechos consagrados en la ley de leyes.

 

El corporativismo patronal desde el que se agrupa por ramas y el cupular Consejo Coordinador Empresarial, pasando por los distinguidísimos especuladores internacionales de la Asociación de Bancos de México, hasta el muy exclusivo Consejo Mexicano de Hombres de Negocios, atizan sin medir consecuencias la beligerante espiral declarativa.

 

En el caso de los asaltantes de los usuarios de los servicios financieros, naturalmente que a la luz del día y con la anuencia de los gobernantes, expresan confianza en que las autoridades “inicien las investigaciones correspondientes para que estos actos de violencia no se repitan más y no queden impunes”.

 

Sin mediar investigación alguna, los señores que incrementaron sus utilidades en 24.2 por ciento en el primer semestre de 2012 respecto al mismo periodo de 2011, contribuyen a lo contrario de lo que proclaman como defensa del “estado de derecho, la paz social y la libertad de las personas”.

 

Con el poder de su firma trasnacional y una llamada telefónica a Los Pinos lograrían lo que declaran buscar, pero todo indica que los propósitos son cerrar filas con Enrique Peña, estimular el ascendente linchamiento a cargo del coro bajo la batuta del duopolio televisivo y el oligopolio radiofónico en contra de un vigoroso movimiento ciudadano que revira “no queremos lavado de dinero en el circuito financiero, ni que se incorpore dinero público o privado de manera ilegal a las campañas electorales”.

 

La escalada empresarial quedó evidenciada, de manera involuntaria, por Bruno Ferrari al pedirle a los dueños de Soriana “que los hechos sean denunciados ante las autoridades competentes y, de ser el caso, actuar contra los responsables”. El secretario de Economía remarcó, de manera torpe e interesada, que es “una irresponsabilidad que pase esto por cuestiones políticas”.

 

No es recomendable que “Los 70 mil millonarios que según Merrill Lynch existen en México, es decir, 0.06 por ciento de la población, que se han adueñado del Estado, y que lo quieren para siempre” (José Blanco, La Jornada, 17-VII-12), coloquen sus miserables intereses y sus compromisos políticos por encima de los derechos constitucionales de los millones de ciudadanos que exigen “limpiar la elección”, que hasta el mismo Revolucionario Institucional ya reconoce no fue “impecable”, al denunciar las presuntas irregularidades cometidas por Andrés Manuel López Obrador. Mas para efectos propagandísticos el PRI instruyó a sus senadores que sostengan que fue “la más limpia y vigilada de la historia” de México.

 

La cerrazón y el triunfalismo que sólo polarizan, permanecen a la orden del día. Y Manlio Fabio Beltrones hace su aporte asegurando que antes del 6 de septiembre México tendrá a Peña Nieto como presidente electo. Seguramente es para disipar el rumor sobre su presidencia interina.

 

Menos excluyentes o más reflexivos, los tres magistrados de la comisión especial del Tribunal Electoral prometen que el proceso y calificación de la elección presidencial serán “transparentes y abiertos a la sociedad”. Y dan como prueba “la transparencia y publicidad” con la que se conducen. Lo que sobra en este polarizado país es publicidad y falta mucha, pero mucha transparencia.

Acuse de recibo

 

Para Gustavo Cortés Campa “Si Taibo II salió en History Channel en un programa sobre historia de México, Monreal podría ser prospecto para una serie del tipo Alienígenas Ancestrales o Famosos y Fantasmas, una que podría titularse ‘Políticos videntes’ o ‘Monreal's time machine’, porque entre las pruebas de manejos financieros aparece un movimiento fechado el 26 de  noviembre de 2012 (...)”. Lo anterior, con motivo de Leyenda, cantaleta y absolutos (6-VIII-12)… Patricia Barba dice: “Excelente tu columna, Eduardo. ¡Felicidades!”… Finalmente, la opinión de Ramsés Ancira: “Yo no lo sé de cierto, pero creo firmemente que Luis Videgaray ‘olvidó’ cancelar su firma en la cuenta de Scotiabank cuando fue secretario de Finanzas del gobierno del estado de México y posteriormente presidente del PRI. Aunque una grabación obtenida con engaños no es prueba jurídica, supongo también que los remanentes que reconoce el gobierno del estado de México vienen del dinero pagado a la empresa española OHL para que construyera el Viaducto Bicentenario, que opera la iniciativa privada. La base de esto es que Aarón Dychter, quien cabildeó para el tren suburbano y el señor Lozoya, para el Viaducto Bicentenario, son los prospectos más importantes de Peña Nieto para ocupar la Secretaría de Comunicaciones y Transportes”.

 

[email protected]

www.forumenlinea.com

0
comentarios
Ver comentarios