Yo no soy 132

El día miércoles los estudiantes inconformes se manifestaron en la ya conocida Estela de Luz, todo estaba bien, en calma aparente y yo, por lo menos, conforme con su expresión valida, legítima,  sin embargo, en algún punto de esta marcha de estudiantes se empezaron a unir otros grupos que aprovecharon la situación y compartían algunos ideales. La multitud fue tal que empezaron a tomar Reforma, avanzaron hacia el Ángel De La Independencia y el resto de su camino ya lo conocemos.

 

Yo venía de mi trabajo donde normalmente el tiempo de recorrido es de 40 minutos, me hice 2 horas y empecé a cuestionar hasta dónde es válida su manifestación, hasta dónde es válido su derecho de expresión, hasta dónde deja de ser una lucha congruente si mucha más gente salió afectada por esta marcha. Me pregunto, ¿hasta dónde? La madre soltera que deja encargado a su hijo con la vecina, la tía,  la abuela, y que tenía que pasar a recoger pierde el derecho de su libre transito, de llegar a su casa. Las señoras que tienen que llegar del trabajo a hacer labores de la casa, ¿ellas no tienen derecho? La gente que solo quiere vera su familia, ¿tampoco? Mi novia dice que en las estaciones  había gente desesperada porque el ultimo transporte hacia sus destinos en el Estado de México salía a las 10:30 pm y no iban a llegar porque no pasaba el metrobus, ¿está gente no tiene derecho? ¿Cuándo se terminar su derecho de manifestación y empieza el derecho de los ciudadanos a su libre transito, a llegar a sus destinos y terminar su día?

 

Decía Benito Juarez, "El derecho al respeto ajeno es la paz" y mi cuestionamiento es: "¿Realmente son estas unas marchas pacificas?"

0
comentarios
Ver comentarios