¿ Por qué no todos somos 132?

No es mi intención tildar de ilusos, intolerantes o ignorantes a los integrantes del movimiento #YoSoy132 ni a sus simpatizantes, pero no me opongo si alguien se quiere cubrir voluntariamente con ese sombrero, están en libertad de hacerlo; quien tenga la piel delgada deje de leer ahora mismo y si aún pese a la advertencia alguien sale raspado vaya y busque el ungüento en otro sitio.

El movimiento Yo Soy 132 dista mucho de ser la primavera árabe; es sólo el verano mexicano, simplemente a los estudiantes les sobra demasiado tiempo en vacaciones. Está bien que se manifiesten, es su derecho y nos sale muy caro que puedan ejercer ese derecho. Cada marcha puede causar pérdidas de 300 a 500 millones dependiendo de la duración, el día o lugar y hasta mil millones de pesos por cada día de manifestación o plantón. Pese a esto defiendo su derecho a manifestarse libremente.

Lo que no puede permitirse es que nadie, ni gobierno ni sociedad impongan a un empresario la forma de manejar su propio negocio; cuando nos volvamos bolivarianos quizá sea posible, no mientras tanto. Ni aun siendo empresas públicas pues algunas cotizan en la bolsa y por tanto tienen muchos "dueños", no pueden los accionistas intervenir en las decisiones del Consejo Directivo, a menos que tengan acciones "Serie A" que les otorguen poder de decisión, todos los demás que no les parezca pueden vender sus acciones porque en este país puedes decidir qué hacer con tu capital con la misma libertad con la que puedes elegir qué ver en tú televisión. ¿Y qué si la señal pertenece a la nación? la infraestructura para hacer uso de la señal le pertenece a los empresarios y el capital humano que hace que funcione trabaja para ellos; es más, si quieren apagan la señal. La televisión no está obligada a educar ni presentar contenido de calidad ni de interés general; su obligación como cualquier empresa es vender, se deben a sus clientes y no te sientas tan importante que el cliente no eres tú sino los anunciantes, los que pagan, los que hacen posible que el negocio sea negocio. ¿Te dice algo el término 'show business'? ¿Y qué si a los empresarios no les importa otra cosa que ganar mucho dinero? El empresario que no tenga "ganar" como prioridad fracasó como empresario. Los medios de comunicación tampoco tienen la obligación de transmitir lo que tú quieres, cuando tengas tu propio periódico, radiodifusora o televisora y tengas sobre tus hombros la responsabilidad de cientos o miles de empleos directos y otros tantos indirectos, transmitirás lo que a ti te plazca; mientras tanto, si no te place lo que ves, tienes el poder en tu mano, presiona el botón y busca el medio que publique lo que tú quieres que sea publicado.

Si el movimiento Yo Soy 132 fuera congruente con su propio discurso de “democratizar los medios de comunicación” estaría atacando también al periódico La Jornada  y a MVS Comunicaciones (Aristegui incluida) por su abierto sesgo de izquierda; sin embargo no lo hacen así. Distante al discurso, en el hecho pareciera que pretenden lo que condenan: censurar.

Por su propia naturaleza, un movimiento que se declara en contra del candidato de un partido político no puede ser apartidista ni apolítico. De igual manera, si el movimiento fuera congruente con su propio discurso de democratizar los medios de comunicación estarían promoviendo que los medios puedan “salir del closet” y puedan adoptar abiertamente el sesgo que más le convenga. En las principales democracias cada medio tiene su propia tendencia, ¿No me crees? Ahí tienes a Fox y su abierta tendencia republicana y al demócrata New York Times; El País al PP y El Mundo al PSOE; Le Figaro al PS y PCF y Le Monde al UMP.  Amplía tu panorama y date cuenta por ti mismo.

Me hacen pensar mal, y no solo a mí sino a muchos otros. ¿Están preparando el terreno de la desacreditación ante la posibilidad de que cierto candidato no gane la elección? ¿Es este el escenario previo a un señalamiento de fraude? ¿El 2 de julio se integrarán al movimiento grupos radicales como el SME o la CNTE?  En lo personal, invitaría al movimiento Yo Soy 132 a despejar las dudas, los llamaría a unificar el criterio de todos los grupos y sectores que lo conforman y que sea su causa sólo aquella que los representa a todos en común, los invitaría a dejar de lado los intereses de algunos sectores del movimiento y eviten la segmentación ahora que se ha integrado a la comunidad estudiantil sin distinción social o económica. Sean un movimiento social, plural y no político.

Quien escribe esto no es ningún acarreado, activista ni miembro o afiliado a ningún partido político, porque los verdaderos apolíticos y apartidistas no marchamos ni  nos alineamos. Soy un ciudadano que planea anular su voto porque no encuentra representación en ningún candidato. Soy alguien que dice #YoNOsoy132 porque tampoco me siento representado por el movimiento. Yo soy 112,336,538 porque México no es un candidato, ni dos televisoras ni 132 estudiantes. México somos todos.

 

 

Luis Enrique Salazar

@le_salaz

0
comentarios
Ver comentarios