Tecnología

Critica WhatsApp arresto en Brasil de alto ejecutivo de Facebook

Logo de WhatsAppWhatsApp

No es la primera vez que WhatsApp tiene roces con autoridades brasileñas.

Río de Janeiro, 1 Mar (Notimex).- El servicio de mensajería instantánea WhatsApp, criticó hoy el arresto en Sao Paulo del vicepresidente de Facebook, Diego Dzodan, por su supuesta falta de colaboración con las autoridades judiciales en una investigación por narcotráfico.

“Estamos decepcionados de que órganos de seguridad hayan tomado esa medida extrema. WhatsApp no puede dar información que no posee”, dijo la empresa en un comunicado, en referencia al pedido del juez que ordenó el arresto de Dzodan, uno de los mayores ejecutivos de Facebook en América Latina.

El magistrado Marcel Maia Montalvao, de la localidad de Sergipe, ordenó este martes la detención de Dzodan por incumplir supuestamente y de forma reiterada órdenes judiciales para entregar a las autoridades informaciones enviadas por criminales vía WhatsApp.

El juez había ordenado a WhatsApp –propiedad de Facebook desde 2014- entregar información a la justicia importante para el caso, e impuso una multa a la empresa por desobedecer a la petición, antes de que este martes se produjera el arresto mientras Dzodan se encontraba en su domicilio.

“Cooperamos al máximo en ese caso y, a pesar de respetar el trabajo importante de las autoridades, expresamos nuestra fuerte oposición a esa decisión”, agregó WhatsApp en su nota.

No es la primera vez que Facebook o WhatsApp, propiedad de Zuckerberg, tienen un conflicto con las autoridades judiciales brasileñas.

En diciembre pasado, WhatsApp fue bloqueado durante 12 horas en buena parte de Brasil por una decisión judicial vinculada también a la negativa de la empresa de proporcionar datos de usuarios, ya que asegura que no almacena los mensajes en sus servidores.

Un tribunal de São Bernardo do Campo dictaminó en diciembre pasado que la aplicación debía ser interrumpida durante 48 horas como represalia a su negativa de ceder conversaciones de criminales del Primer Comando de la Capital, un grupo de narcotraficantes que controla las prisiones y el tráfico de estupefacientes en Sao Pablo.

La medida, que tomó por sorpresa a millones de usuarios en Brasil, fue inmediatamente criticada por las propias compañías telefónicas –obligadas a acatar la orden judicial-, quienes apelaron y lograron que el bloqueo fuera levantado horas después.