Sorprendente

VIDEO: Captan a perro y delfín jugando a la orilla del mar

Foto viral@zvezdopad_vospominanij / Instagram

En el video aparece Patrick, un perro de talla mediana, que corre hacia la orilla del mar para jugar con un delfín.

La naturaleza sigue regalándonos momentos asombrosos durante estos tiempos de cuarentena en los que muchos animales que permanecen alejados de la humanidad han encontrado la oportunidad para salir de sus escondites a disfrutar de su entorno.

Así sucedió en una playa de Rusia, donde tuvo lugar una escena por demás hermosa, protagonizada por un perro y un delfín. Una mujer que pudo presenciar lo ocurrido captó el momento en fotos y videos que se volvieron virales en redes sociales.

Un inesperado amigo se acercó a la playa para jugar con su perro

En Crimea, una familia decidió salir a dar un paseo por la playa de Cabo de Opuk. Ante la belleza del paisaje, la mamá, Anastasia Vinnikova, decidió hacer una grabación que la dejó impactada y también a toda la web, cuando decidió compartirla a través de su perfil de Instagram.

En el video se puede ver cuando la mascota de Anastasia, un perro de talla mediana, corre hacia la orilla del mar para jugar con un delfín que se acercó hasta él para jugar.

El cetáceo aparece yendo y viniendo a la orilla, como retando al can para atraparlo y cuando se acerca lo suficiente, da la vuelta y le salpica agua con la cola, para volver mar adentro, mientras el vomito corre y salta de alegría.

El momento se volvió aun más sorprendente cuando se unieron al juego de atrapadas otros dos delfines.

Días después, los inesperados amigos se reencontraron

En su publicación en Instagram, Anastacia afirma que ‘Patrick’ incluso logró lamer a uno de los delfines, pero ningún animal resultó dañado… con excepción de los peces que los cetáceos estaban atrapando y que los hicieron acercarse tanto a la orilla del mar, según indicó la internauta.

La grabación se viralizó en la red, donde los usuarios felicitaron a la internauta por haber captado el impresionante momento.

Tres días después, la mujer volvió a la misma playa, donde nuevamente su mascota y los delfines, que buscaban comida, se reencontraron y volvieron a jugar un rato.