Sorprendente

Acude al médico por un ardor de piernas; le diagnostican enfermedad de la Edad Media

PiernasPixabay

La joven padece Ergotismo, una enfermedad considerada extraña desde hace siglos

Una mujer que acudió al médico por un ardor en las piernas, fue diagnosticada con Ergotismo, una enfermedad de la Edad Media que desde ese entonces es considerada sumamente extraña.

Tras varios chequeos médicos, los especialistas determinaron que las arterias de la paciente se habían estrechado y le administraron un coagulante que consiguió que sus piernas recuperaran gradualmente la temperatura. Sin embargo, no lograron salvarle uno de los dedos del pie, que se vieron forzados a amputar.

Todo comenzó cuando la joven de 24 años sintió una quemazón que se extendía desde los pies hasta mitad de los muslos de las piernas, y que además le provocaba un dolor insoportable por el que le era imposible caminar. Ya en el hospital, tenía los pies descoloridos y la piel fría al tacto.

Los médicos se dieron cuenta entonces de que era difícil sentir el pulso de la arteria dorsal del pie y de la arteria poplítea, encargada del riego sanguíneo de la parte inferior de las piernas, así que le realizaron una tomografía computerizada debido a que sus síntomas apuntaban a que se trataba de Ergotismo.

Ergotismonejm.org

Y así fue, sólo que en este caso, según informes de The New England Journal of Medicine, el desarrollo de la enfermedad fue se aceleró porque la mujer tomaba un medicamento llamado ergotamina para tratar migrañas, así como varios antirretrovirales contra el VIH como el Ritonavir, que puede provocar isquemia vasoespástica en las extremidades.

Todos los medicamentos juntos incrementaron los niveles de ergotamina en su cuerpo, que suele derivarse de consumir el elemento venenoso ergot o cornezuelo contaminante del centeno y otros cereales. El Ergotismo causó misteriosos brotes en la Europa medieval y también es conocida como fuego de San Antonio.