Muere estrangulada por una de las 140 serpientes que cuidaba

Laura Hurst muerte serpiente piton
Laura HurstFacebook

Una pitón de 2.5 metros se enroscó en el cuello de  Laura Hurst hasta matarla. 

En el mundo hay cientos de miles de personas que le temen a las serpientes y este temor no está del todo infundado, pues algunas de ellas son verdaderamente peligrosas para los seres humanos. Sin embargo, Laura Hurst, residente de Indiana, no compartía esta fobia.

De hecho, la mujer de 36 años, amaba tanto a las serpientes que cotidianamente acudía a una casa en la que estaban albergados 140 reptiles, de los cuales, 20 eran suyos y el resto de Don Munson, el shérif de la localidad en donde Hurst vivía.

Desafortunadamente, esta historia de amor entre humanos y animales terminó en tragedia, pues el pasado 30 de octubre, Munson acudió a la propiedad y encontró a la mujer sin vida, con una pitón de aproximadamente 2.5 metros de largo, enroscada en su cuello.

Aunque en un principio se desconocían las causas del fallecimiento puesto que el animal podría haber adoptado esa posición una vez que Laura estuviera muerta, la autopsia revelada este viernes, primero de noviembre, confirmó que la víctima murió por estrangulamiento.

Aún se desconoce por qué el animal estaba fuera de su jaula, pues la casa está totalmente acondicionada para albergar la colección viva sin que nadie corra ningún peligro estando ahí.

Durante la investigación por el deceso, los abogados de Hurst revelaron que las serpientes eran tan importantes para ella que incluso formaron parte de los bienes a discutir y dividir durante su reciente demanda de divorcio.

La parte más irónica en está tragedia absurda es que Laura disfrutaba tanto de estar con serpientes que regularmente se fotografiaba con alguna de ellas en sus manos o sobre sus hombros, como si se llevara puesta una estola; igual que probablemente estaba haciendo en el momento de su muerte.

Con información de Insider.

0
comentarios
Ver comentarios