Sorprendente

"De la casa a la plaza": Leen cuentos para niños confinados de Tlatelolco

Tlatelolco@narraciones.tlatelolco / Facebook

El proyecto busca acompañar a los niños residentes de Tlatelolco que están en cuarentena debido a la Emergencia Sanitaria 

Percibald García es uno de los jóvenes que cuentan cuentos a los niños que pasan su cuarentena en Tlatelolco. Su proyecto "De la casa a la plaza: Narraciones para Tlatelolco", reúne a compañeros que con ayuda de marionetas, micrófonos y bocinas, interactúan con los menores de edad desde sus ventanas.

Varios videos en Facebook muestran al grupo dirigirse hacia los 102 edificios que conforman al conjunto habitacional, y a los niños asomar sus cabezas, además de algunos vecinos que bajan cuidando la Sana Distancia para divertirse con los cuentos.

Tlatelolco@narraciones.tlatelolco / Facebook

La principal idea es que los pequeños sepan que hay alguien que los escucha y que quiere compartir experiencias con ellos durante el confinamiento. Por ello, la peregrinación comienza a las 15:00 horas: Percibald, quien es arquitecto, camina entre los pasillos acompañado de su madre y otros jóvenes que ponen alguna canción de Gabilondo Soler y comienzan a contar cuentos.

Los narradores peregrinos terminan hasta las 17:00 horas pero han manejado este concepto desde el pasado 13 de mayo, cuando, un día García estaba con su mamá en el edificio Hidalgo y escucho a un niño gritar desde su ventana que estaba aburrido.

Marionetas@narraciones.tlatelolco / Facebook

Entonces, pensó que los niños están que excluidos, que incluso cuando tuvo la oportunidad de apoyar a la comunidad de San Simón el Alto, en el Estado de México (afectada por el sismo del 2017), varios grupos de personas se sentaron a discutir sobre la reconstrucción de la escuela. Todos, menos un grupos: los niños que estudian en ese lugar.

Así que supo que en Tlatelolco existen todas las condiciones para gestar un proyecto dirigido a ello y se emocionó pues debido a la pandemia le ha sido imposible regresar a San Simón el Alto, pero así podría ayudar a romper el encierro que viven los menores de edad en esta zona de la ciudad.