Borracho sale a "pasear" en un tanque de la Segunda Guerra Mundial

T-55
T-55United States Government, Secretary of the Army

Nuestro personaje decidió que era buena idea dar una vuelta con un vehículo militar.

Cuando estamos bajo el influjo del alcohol todos hemos hechos alguna tontería, desde realizar alguna "proeza" física, hasta hablar con alguna ex-novia o novio; sin embargo, nuestro amigo de la siguiente historia se lleva las palmas, pues no sólo se atrevió a conducir en estado inconveniente, sino que sacó a las calles un vehículo militar de alto poder destructivo.

Puedes leer: Captan a "Jesús" borracho durante representación de La Pasión en Tlaxcala

Esto sucedió en Polonia, donde un hombre de 49 años sin identificar, dio un par de rondas por su vecindario a bordo de un T-55, un tanque de la Segunda Guerra Mundial; aunque ya eran las 10 de la noche, los vecinos se dieron cuenta al escuchar el alboroto que causaba la máquina de 40 toneladas al transitar por el asfalto. 

De inmediato la policía acudió al lugar para ver qué era lo que pasaba; afortunadamente, cuando arribaron el tanque ya no estaba en funcionamiento. Nuestro intrépido personaje estacionó y apagó el vehículo momentos antes, bajándose del mismo. Las autoridades lo encontraron sentado junto a la máquina acompañado de una persona que presumiblemente también estaba dentro del T-55.

¿De dónde sacó un tanque?

Lo que todo el mundo se preguntará es, de dónde sacó un tanque esta persona; bueno, según las investigaciones, el sujeto era responsable de subir y bajar el arma de su remolque; todo indica que pertenecía a una exhibición de artillería pesada de mediados del Siglo XX. De ahí que tuviera acceso a este tipo de vehículo; claro que los responsables nunca se imaginaron que en su borrachera, aprovecharía la descompostura del remolque para dar una vuelta.

Recomendamos: Desactivan bomba de la Segunda Guerra Mundial en Alemania

Borracho saca a "pasear" un tanque de la Segunda Guerra Mundial

Ahora este anacrónico soldado deberá de enfrentar una posible pena de 10 años de cárcel; 2 por haber conducido en estado de ebriedad y 8 por "peligro de catástrofe de tráfico en tierra, mar o aire"; además se revisará si no daño alguna sección de calle por donde transitó. Por su parte, el vehículo armado robado regresó a su remolque, no sin antes pasar varias horas estacionado hasta que un ex-soldado lo moviera de su lugar.

Con información de Newsweek.

0
comentarios
Ver comentarios