Sorprendente

Olvida cartera con más de 150 mil pesos en verdulería; vendedor se lo devuelve

Sentarse sobre la cartera a la larga genera problemas de salud.Pixabay

“Hace un mes atrás encontré una cartera en mi local. Yo no sabía de quién era y nunca la abrí", contó el ejemplar vendedor.

Los pequeños negocios conforman uno de los sectores más afectados por la pandemia de coronavirus, al grado que muchos ya han cerrado sus puertas. Esta complicada situación económica haría pensar que muchos comerciantes estarían dispuestos a hacer cualquier cosa para salvar su fuente de trabajo…o tener una nueva.

Ese no fue el caso de Ronald, un vendedor de verduras que tras encontrarse una cartera con más de 150 mil pesos, olvidado por una de sus clientas, no dudó en regresarlo.

Este ejemplar caso sucedió en la ciudad de La Plata, en Argentina, donde el joven comerciante atiende una verdulería llamada 'Los Hermanos', a la que hace varias semanas acudió una mujer de la tercera edad con un bolso que, tras concluir sus compras, dejó olvidado en el local.

En entrevista con medios locales, Ronald contó que al encontrar la cartera decidió guardarla sin siquiera echar una mirada a lo que había en su interior, y esperar a que su dueña la reclamara.

Así pasaron días y luego semanas sin que alguien se presentara a preguntar por la bolsa. Pese a ello, el joven afirma que siempre pensó que “alguien iba a venir a buscarla”.

Sus palabras se cumplieron luego de un mes, cuando la mujer, que era una clienta ocasional del negocio, volvió preguntando por su cartera.

“Hace un mes atrás encontré una cartera en mi local. Yo no sabía de quién era y nunca la abrí. Pensé que alguien en algún momento iba a venir a buscarla, pero pasaron días, semanas, hasta que se cumplió el mes”Ronald, comerciante 

Después de que la mujer describiera las características del bolso, el joven se lo entregó, provocando que la mujer rompiera en llanto de la felicidad, pues le confesó que usaría el dinero para algo que le salvaría la vida.

La mujer le pidió al joven aceptar una recompensa por su ejemplar acto, pero el lo rechazó en diversas ocasiones, hasta que finalmente aceptó, dando inició a una bella amistad entre los dos.

“Mi viejo me decía: lo que no es tuyo, no lo tomes... Yo confiaba que la dueña de la cartera aparecería”Ronald, comerciante