Está claro que las elecciones venideras del 2024 serán de infarto, por un lado tenemos a una maquinaria pesada como es el instrumento gubernamental que muy probablemente operará para el beneficio del partido oficial, la contraparte tenemos a una oposición que está colgando de un hilo, sí los partidos PAN, PRI Y PRD si no llegan a un buen acuerdo, será cancha libre para Morena.

El reto para el 2024 no es menor a las elecciones intermedias pasadas, sino todo lo contrario, es aquí donde la posición debe mostrar el músculo y la capacidad para recuperar la confianza de los millones de mexicanos que esperan un cambio mejor al que Andrés Manuel López Obrador sigue prometiendo, pero que no ha cumplido.

Los tres partidos deben generar estrategias y un plan de gobierno con propuestas que ayuden al país a recuperarse no solo del factor López, sino también de la pandemia que dejó graves consecuencias y que hasta el momento no se ha podido salir de este bache.

No es tan difícil pero tampoco tan fácil, depende como se vea, el partido actual en el poder ha demostrado ser incapaz de resolver los problemas presentes de México, más bien solo se han enfocado en hacer campañas, tales como: Campaña sucia contra los expresidentes, campaña contra las y los mexicanos que no profesan con su partido y campañas para posicionar ciertas imágenes para el 2024.

La campaña se inició desde el Palacio Nacional, el presidente sigue posicionando su imagen día a día y que le ha funcionado en su popularidad, pero cabe mencionar que no a todos obtienen el mismo resultado, puesto que AMLO ha construido su imagen desde hace años, por tal motivo sus seguidores han sido fieles, pero quienes buscan sucederlo en la Silla Presidencial, tendrán que buscar nuevas estrategias de convencimiento.

¿Ahora que debe hacer la oposición?

Primero: Ganar nuevamente la confianza de las y los mexicanos con acciones y no palabras.

Segundo: Debe actuar como una oposición verdadera y demostrar que está dispuesto a cambiar el rumbo del país.

Tercero: Deben seguir unidos y fortalecidos, así también atraer a nuevos aliados para impulsar una barrera real contra Morena.

Cuarto: Deben demostrar que pueden ser dignos de confianza, por su puesto para ello deben atender las necesidades de la población y no las personales.

El mensaje que envió el presidente del PRI, Alejandro Moreno ha sido claro y preciso.

Cito el mensaje que escribió en su cuenta de Twitter:

“De manera firme, categórica, contundente y definida señalo que el PRI no aprobará, norespaldará, ni apoyará ninguna reforma que signifique un retroceso a lo que por años la ciudadanía de nuestro país ha construido”.

Alejandro Moreno

Aunque hay mucho camino que construir para los partidos de oposición, estoy seguro que pueden ganar en los próximos comicios electorales, con en saber que podría ser con muy poca ventaja.

Pero no hay que esperar sorpresas, Morena hasta el momento es el partido de mayor fuerza en el país, que ni juntando los partidos rojo, azul y amarillo obtienen el peso que el partido guinda tiene, por lo mismo hay que buscar nuevos aliados si de ganar se trata.

Hay estrategias y argumentos suficientes como para derrotar al partido de AMLO, un ejemplo sería la ya famosa marcha del 27 de noviembre para contrarrestar la marcha ciudadana en defensa del INE, la diferencia entre una y otra, es que una fue de carácter ciudadano y la otra será movilizado por el aparato gubernamental, puesto que en unos videos aparecen personal del gobierno de Claudia Sheinbaum pegando carteles sobre el evento programado para el 27N.

Los tiempos oficiales faltan, pero el camino hacia el 2024 comenzó desde hace meses atrás. Ciertos personajes abiertamente para la contienda no pierden el tiempo y le dan con todo a las campañas anticipadas.

Twitter: @pipemx