Tras las votaciones del 6 de junio de 2021, Samuel García resultó ganador de las elecciones a gobernador del Estado de Nuevo León.

Su nombre ha sido mencionado muchas veces, miles tal vez, al igual que el de su esposa Mariana Rodríguez, pero no por haber cumplido con alguna de las muchas propuestas que hizo García cuando tomó posesión, sino por las ocurrencias que él y ella publican en Instagram. Sus “locuras”, “gracias” “ingenio” y “simpatía” generan miles de “likes”; ¿resultados como gobernador? Ninguno.

Después de aparecer vestida de Cenicienta, Mariana desata burlas e indignación, pero también muchos usuarios salieron en su defensa. Sin duda tienen imaginación Samuel y su esposa, o Mariana y Samuel, porque se divierten mucho. Comparten en videos  lo que comen, muestran qué tan pesado se llevan, de cómo él la menosprecia e insulta en público, mientras ella todo le festeja.

Hace unos días, la influencer Mariana Rodríguez anunció a sus seguidores que se raparía para apoyar a un niño que padece leucemia del “Centro DIF Capullos”, criatura que le había robado el corazón. Al final, Mariana sólo se cortó el cabello a la italiana, prometiendo eso sí, donar su descolorido cabello a una asociación de niños con cáncer.

Como respuesta a esta magna obra de caridad, gracias al impacto que tuvo en redes sociales, recibieron la invitación del Vaticano para visitar al Papa Francisco. García dijo en rueda de prensa que: “Fue tan impactante el asunto que hasta allá le llegó y hoy por la mañana, hace unas horas, nos confirmaron el poder ir y saludar al Papa y hablar de los temas de México”. Dijo también que la próxima semana van a viajar a Escocia, para representar a México en la Semana del Medio Ambiente, en Glasgow. “Aprovechando que vamos a ir de domingo a martes donde vamos a participar en el foro de cambio climático, de ahí nos vamos a ir a Roma”, expresó.

¿Y las propuestas, Samuel? Todas ellas pasan a segundo término, primero son las historias de Instagram, ya que los “likes” alimentan su ego y popularidad. Ambos al parecer, viven en un mundo de fantasía, un mundo virtual en donde se mezcla el machismo, la simpatía, el sometimiento, el amor, y la popularidad, la diversión; mientras se olvidan de la seriedad que representa su cargo y dejan, o deja Samuel García, al Estado en segundo término.

Su apuesta más fuerte fue renegociar el pacto fiscal federal. El nuevo convenio fiscal de Samuel García implica que del dinero que Nuevo León aporta a la Federación, el Estado se quede con la mayoría y pueda resolver sus problemas… impulsar apoyos para la constitución, desarrollo y consolidación de las micro, pequeñas y medianas empresas. Un nuevo estadio para Tigres, plan hídrico para los municipios del sur, revisar el convenio de agua de Nuevo León y Tamaulipas.

En lo referente a la violencia contra las mujeres, buscará que se establezcan nuevas causales para actualizar la comisión del delito del feminicidio, y más refugios estatales para mujeres violentadas y medidas de prevención para cesar la violencia contra de niñas y mujeres.

Concretar el proyecto del tren suburbano García-Apodaca, rehabilitar la construcción de la carretera interserrana y la carretera La Gloria-Colombia, además de construir un paso a desnivel en Escobedo.

Referente al combate a la corrupción y seguridad aseguró tomaría medidas como la transparencia de los recursos, entre otras…

Tal vez regresando del viaje a Escocia, después de visitar al Papa Francisco, Samuel se dedique a gobernar y a cumplir tantas propuestas; sobre todo en lo referente al combate a la corrupción, promesa muy difícil de cumplir ya que hubo una indagatoria que lo señalaba a él por depósitos de 26 millones de pesos provenientes de una empresa fantasma, otros 170 millones triangulados, además de consumos por más de 18 millones de pesos en tarjetas de crédito y diversos retiros en efectivo.

A Samuel le gusta estar bajo los reflectores, delante de las cámaras; imita al presidente López Obrador en lo de las conferencias; sólo que para García sería demasiado trabajo levantarse todos los días a las 4:30 de la mañana, para estar reunido a las seis con su gabinete para después dar una larga conferencia, responder a muchos cuestionamientos bien y mal intencionados, para seguir trabajando arduamente durante el resto del día. No, García, ha demostrado no estar hecho o listo para eso; sólo dará conferencias tres veces a la semana y a las diez de la mañana. Ojalá que pronto empiece a dar y anunciar algunos resultados… ya que dejó muy maltrecho el Estado de Nuevo León su “simpático” y “ocurrente” e inexperto antecesor “El Bronco”…