Opinión

Golpe de estado a la dirigencia de los partidos

Los partidos políticos se han debilitado al olvidarse de su función en la sociedad para ponerse a la orden del presidente.
AMLO y "Alito" Alejandro Moreno, dirigente nacional del PRI, en Palacio Nacional.
Compartir en
junio 10, 2021 a las 05:04 CDT

La gran lección que dejó la pasada elección a los partidos políticos, fue que sus dirigentes se encuentran totalmente alejados de las necesidades y expectativas de la sociedad y que no entienden lo que se espera de un gobierno ni de sus representantes populares.

Morena, sin voz, pero con voto

Morena, el partido en el gobierno, con campañas tal cual como las del PRI en los años setenta y su dirigente nacional, Mario Delgado, obedeciendo las órdenes del compañero presidente.

Desde sus candidatos a diputados federales, congresos locales, gobernadores, alcaldes y hasta las planillas de cabildo, en todos los casos se eligieron candidatos que responderán como autómatas a los designios del presidente.

No es difícil imaginar cómo votarán en temas de seguridad, políticas clientelares, económicas y energéticas, obedecerán lo que les dicten desde Palacio Nacional, no moverán ni una coma a las iniciativas, su trabajó será votar y aplastar a la oposición, se encuentran dominados por el mayor autoritarismo, México se convertirá en la Venezuela bis.

No entienden que no entienden

Del PRI, con “Alito” Alejandro Moreno, ya AMLO entre risas y burlas, se encargó de asegurar lo fácil que será comprar al PRI para alcanzar la mayoría absoluta.

En su mañanera explicó de forma gráfica, casi con peras y manzanas, que para reformar la Constitución se podría llegar a un acuerdo con una parte de los legisladores del PRI o de cualquier otro partido, porque “no se necesitarían muchos votos” adicionales a los que obtuvieron Morena y sus aliados.

¿El hijo de “Alito” en la secta NXIVM?

“Alito”, es un personaje muy pintoresco, un campechano que hacía el trabajo sucio de la familia Echeverría Lanz, así, con el apoyo de esta familia caciquil de Campeche, alcanzó la gubernatura. Por cierto, tiene un hijo que al igual que Clara Luz Flores y el líder de Morena, Mario Delgado, fue invitado por Emiliano Salinas de Gortari a formar parte de la secta NXIVM de Keith Raniere.

“Alito” dejó la gubernatura de Campeche para ocupar la dirigencia nacional del PRI bajo la guía y asesoría de José Murat, uno de los aliados más conspicuos del priismo que tiene AMLO. No es un secreto que Murat opera para el camarada ni que traicionó a su partido y asesoró a “Alito” para favorecer al inquilino de Palacio.

Ahí están los resultados, el PRI fue el único partido que no obtuvo ninguna gubernatura, pasó de 11 a cuatro, no ganó un solo congreso local y una buena parte de los candidatos federales que ganaron, responden más a los intereses de Morena que del PRI.

Por lo que toca al PAN, resultó lamentable la actuación de Marko Cortés, quien respondió mucho más a las órdenes del exdirigente y excandidato a la presidencia de la República en 2018, Ricardo Anaya, que a dirigir a su partido.

Las traiciones del ex candidato presidencial: Ricardo Anaya

Ricardo Anaya desde mucho antes ya se había vendido a AMLO, traicionó a su mentor Gustavo Madero y luego a todo el PAN, logró que su partido no se posicionara ante el declive del PRI e incluso atacó a los líderes tradicionales del PAN, empezando por Felipe Calderón y particularmente contra su esposa, Margarita Zavala, a la que no permitió contender en 2015 por una diputación federal, ni participar en la contienda por la presidencia del partido ni en la contienda interna por la candidatura a la presidencia de la República de 2018 y llegó al grado de ahuyentar o impedir la participación del panismo tradicional.

Anaya impuso a los dirigentes Damián Zepeda y luego a Marko Cortés, que de los dos no se hace uno ni representan los principios y propuestas del PAN. En la elección del 2018, su misión fue debilitar al priista José Antonio Meade, quien además nunca tuvo el apoyo de la nomenclatura de su partido, es decir, de salinistas ni de los radicales, que se aliaron a AMLO como Murat, Monreal y algunos más de esa calaña.

Desde que los “chuchos” obtuvieron la dirigencia del PRD, perdieron al partido

Permitieron que AMLO los vilipendiara y pocos que tuvieron dignidad y no se fueron a Morena, como Fernando Belauzarán, que fueron maltratados por la dirigencia. Los resultados quedaron a la vista en esta elección.

Qué decir de Movimiento Ciudadano o del Partido Verde Ecologista, ambos creados y apoyados por el salinismo y por el obradorismo, hoy son los partidos bisagra, tendrán en sus manos el otorgar la mayoría en la Cámara Baja cuando AMLO así lo requiera.

El PT, el partido del compadre de Carlos y Raúl Salinas, ese sí actuó como remora con Morena, logró una presencia suficiente para mantener su registro y seguirá radicalizando la política al maoísmo de Corea del Norte país que lo subvenciona.

Al final, la sociedad mexicana quedó relegada al clientelismo de AMLO. Si el compañero presidente se queja y acusa -sin probarlo- de que las reformas estructurales de Peña Nieto se hicieron con dinero, qué se podrá decir de lo que hizo para comprar a las dirigencias de los partidos, seguramente resultó más caro y negativo para el país.

Los partidos políticos se han debilitado al olvidarse de su función en la sociedad para ponerse a la orden del presidente. Han perdido legitimidad y se alejan de los principios que dicen enarbolar. Están en crisis, urge un cambio generacional, fortalecer su vida interna y que se permita la llegada de verdaderos representantes sociales, porque tal como están ahora no benefician a la democracia.