La Unión Ciclista Internacional (UCI) ha dispuesto para el 2025 separar las categorías femeninas sub23 y élite. En Wollongong, Australia, ya está premiando por separado a las ciclistas menores, en la contrarreloj individual no mucho ningún problema, pero en la prueba en línea empalma una carrera sobre otra.

En varones desde hace muchos años la UCI hace dos competencias separadas en élite y sub23, eso es muy conveniente pues así cada quien define su estrategia y compite por el campeonato sin tener que aprovecharse de las ventajas o en su caso desventajas de competir contra rivales de mayor nivel.

Pero en las damas, aunque se premien por separado, todas corren en el mismo pelotón. Los diferentes países no traen equipos completos en ambas categorías, porque la guía técnica limita los cupos y la estrategia de carrera es muy diferente.

Además de que la mayoría de los países prefieren traer competidoras mayores con más experiencia y aspiraciones a un buen resultado.

Podría darse el caso que la campeona de sub 23 no cruce primero la meta o que ni siquiera llegue en el grupo delantero o viceversa, creando confusión ante los aficionados y restando mérito al esfuerzo realizado por todas las contrincantes que disputan el título en la sub23.

Para todas las delegaciones participantes será siempre mejor obtener el título élite por la exposición e importancia que los medios le brindan a la difusión de los resultados y quienes salen afectadas son las ciclistas más jóvenes; por lo tanto quien obtiene el triunfo no siempre será la mejor.

No creo que cueste mucho más en lo económico si se agrega una competencia más, como ya se hace en los varones y cada categoría se disputa la competencia entre iguales, tal como lo estipula el reglamento de la UCI para los varones.

Esa falta de decisión por parte de la UCI afecta a las damas al no darles el mismo trato que a los varones, la UCI debería tomarse un analgésico para que acelere su accionar sin que le duelan las articulaciones y realmente ofrecer un trato igual a las damas. No tenerlas como ciclistas de segunda que se conformen con lo que hay. Hacen el mismo esfuerzo y el resultado es muy cuestionable al no competir entre iguales.

Gran iniciativa de hacer los equipos mixtos contrarreloj, pero en las pruebas existentes se les entumió la mano para tomar la determinación de hacerlo de inmediato, que ya son muchos años de retraso y de deuda con las damas que también ofrecen gran espectáculo en las competencias ciclistas.

Decían en el rancho Escondido, cercano a Montemorelos, Nuevo León, cuando alguna dama quería andar en bici o practicar algún deporte eso solo era para hombres. Por el momento y hasta el 2025 la sub23 en una competencia entre pares es solo para hombres.