Opinión

El Panismo Empresarial en Querétaro

En esta elección local contaron significativamente l@s candidat@s y el comportamiento de sus dirigentes.
Mauricio Kuri
Compartir en
junio 10, 2021 a las 04:40 CDT

El estado de Querétaro se ha caracterizado por la alternancia política durante su historia reciente. Desde que Fernando Ortiz Arana (PRI) sufrió, en su aspiración de ser gobernador, la primera derrota política e histórica del tricolor, en 1997, frente al Ing. Ignacio Loyola (PAN, empresario), se han sucedido intercambios de sólo dos colores en la titularidad del poder ejecutivo y en las diferentes posiciones del congreso local.

En esa coyuntura del cambio político referida (1997), previa dominación del PRI durante más de 60 años en la entidad, el magisterio queretano jugó un papel importante (junto con el gremio de la burocracia local), pues en las urnas impuso el voto de castigo contra el priismo. La noticia, en ese entonces, no había sido que ganara el PAN, sino que perdiera el PRI.

Como sabemos, la sección 24 del SNTE, única que hay en Querétaro , es generalmente “institucional”, sin embargo, en esa ocasión (1997) las maestras y los maestros (escuela pública) de la entidad se manifestaron a favor de reivindicaciones económicas y de organización escolar, que no fueron escuchadas por el poder local priista. Aparte, se sabe que dentro del priismo queretano hubo una división tan grande que se hizo inminente su derrota en las urnas ese año.

En 2003, la ciudadanía en Querétaro votó por la continuidad del proyecto panista.

Como consecuencia de ello, entró a la gubernatura Paco Garrido, abogado y primer político no queretano que asumió el poder público en esta plaza. Cabe recordar que el secretario particular del gobernador Garrido, durante el sexenio (2003-2009) fue Ricardo Anaya. La ruta empresarial del panismo seguía así su marcha.

Años más tarde, la ciudadanía queretana, en su mayoría, no encontró una identificación ni un nexo orgánico, duradero, con el gobierno panista de Garrido Patrón, por lo que optó por el retorno del priismo, que en esa coyuntura estaba abanderado por Pepe Calzada (2009-2015), un gobernador tricolor cercano a Enrique Peña Nieto e hijo de un ex gobernador en la misma entidad.

La alternancia no solamente se concretó, durante los últimos 24 años, en el ejercicio del poder ejecutivo estatal, sino también en los municipios más importantes de Querétaro, por su valor político, demográfico y económico: la ciudad de Querétaro, capital, así como en las zonas urbanas de San Juan del Río y las zonas conurbanas de la capital del estado: Corregidora y El Marqués.

Como apunte, cabe mencionar que el actual gobernador electo (2021), Mauricio Kuri, fue presidente municipal de Corregidora. Por cierto, entre los cargos que sobresalen en su biografía política y empresarial, aparece el paso que tuvo como presidente de la COPARMEX en la entidad.

La presencia de una oposición diferente al PRI y al PAN, se dio por primera vez en las elecciones de 2009, y luego en 2015, con Celia Maya como candidata (abogada y ministra), primero con apoyo de algunas fuerzas políticas locales y luego por Morena, que ofrecía un tinte de ruptura al bipartidismo prevaleciente, sin embargo, al final, en las urnas se impuso nuevamente el proyecto panista, con Pancho Domínguez al frente (2015-2021), un médico veterinario, empresario y ex líder ganadero en el estado de Querétaro, quien logró encabezar las preferencias electorales en 2015. Le ganó a Roberto Loyola (PRI), en ese entonces presidente municipal de la capital, y hermano del ex gobernador Ignacio Loyola (PAN).

En este estado ¿gobiernan partidos políticos o familias? Será interesante hacer un estudio de sociología política acerca de los nombramientos (a través de las biografías de los y las políticos), en la historia de los gobiernos, gabinetes y posiciones de funcionarios públicos en los tres poderes de la entidad durante los últimos 40 años. Campo que podría ser investigado por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UAQ.

La historia institucional del panismo en Querétaro, ha estado marcada por liderazgos emergentes, de corte empresarial, en coexistencia con liderazgos históricos. Podría decirse que el “neopanismo” empresarial se ha impuesto al panismo cívico-humanista, sin embargo, ambos rostros muestran, en su actuación política, un matiz conservador de centro-derecha.

En Querétaro, por ejemplo, la jerarquía eclesiástica local (católica) aún mantiene una fuerte influencia en las decisiones políticas de los gobiernos locales. Por lo regular, las tradiciones sociales, económicas y políticas en esta entidad (como sucede en una parte importante del centro del país), van de la mano con las tradiciones confesionales y religiosas. Así mismo, hay evidencias que confirman la participación de miembros de la agrupación “Legionarios de Cristo” (y del “Yunque”, de extrema derecha), en los gobiernos panistas de la entidad.

En este estado clave del bajío mexicano, no están permitidos, por ejemplo, los matrimonios entre personas del mismo género, (es una decisión que ha tomado el Congreso local, dominado durante los últimos 24 años por el panismo-priismo), a pesar de que existe una iniciativa (congelada) en el legislativo sobre esa materia. También, por si fuera poco, se mantienen en condición de “criminalización” o “penalización” las interrupciones del embarazo que no caen en los supuestos establecidos en la ley.

En “…septiembre (2020) por el “Día por la despenalización del aborto”, colectivos feministas argumentaron también que en la entidad solo está permitido el aborto por dos causales, entre los que están por violación o por interrupción accidental, por lo que consideraron que es una de las legislaciones más restrictivas, ya que no está considerada la causal sobre si está en riesgo la vida de la mujer.” … “Subrayaron que entre 2005 y 2016 en la entidad solo se practicó un aborto por la causal de violación, aunque hubo 600 denuncias por violación; y de acuerdo a estadísticas por cada cuatro mujeres que fueron violadas, una resultó embarazada.” (1)

Como lo he referido en otras columnas, la disputa por la gubernatura en Querétaro, este año 2021, estuvo protagonizada por dos polos principales: un ex líder de la COPARMEX en la entidad (el empresario Kuri por el PAN); y una ex ministra de justicia (Maya por Morena), quienes fueron los punteros durante la campaña política, según las encuestas más recientes (con datos de marzo y abril).

Sin embargo, en esta elección local contaron significativamente l@s candidat@s, el comportamiento de sus partidos (dirigentes), su trayectoria y sus propuestas.

Tal como lo ratifican los resultados del pasado domingo, las dos fuerzas políticas más importantes en la entidad ahora son el PAN y Morena, mientras que el PRI aparece en el tercer lugar de las preferencias electorales. Surge una nueva fotografía política queretana, que se imprime sobre la base de un antecedente: En Querétaro (2018), AMLO obtuvo 41.45% de la votación; Ricardo Anaya 34.01% y José Antonio Meade 14.36% Así, el balance optimista para el partido Morena, pese al descalabro en Querétaro, es que se posicionó como segunda fuerza política en la entidad.

Políticas públicas: Efectos del panismo

En materia laboral, específicamente en el renglón de jubilaciones de la burocracia estatal, la legislación dominada por el panismo empresarial ha tratado con el puntapié a sus trabajadoras y trabajadores. El marco legal, creado recientemente, establece condiciones adversas para los empleados de gobierno del estado.

El Mtro. Joaquín Córdova Rivas, así lo describe: “Imaginen a un trabajador de base, de esos que tienen muchos años llegando a tiempo a su trabajo, cumpliendo con lo que le toca y hasta más, que no está sindicalizado o que sus líderes no lo asesoran por estar “vendidos” con el patrón, que no tiene acceso o los recursos para pagar un abogado que le elabore un amparo que lo proteja de alguna arbitrariedad cometida por la oficialía mayor de su dependencia al momento de determinar su antigüedad, o su percepción como pensionado por vejez o jubilado, que queda indefenso ante un poder para el que trabajó pero que no lo respeta.” (2)

En el ámbito educativo, por su parte y tal como lo mostré en un texto reciente, el panismo empresarial se ha mantenido en una línea de políticas públicas mediante las cuales se desatienden las necesidades educativas y se aplican ciertos principios o tendencias neoliberales: Sugiero revisar temas como la “calidad” de la educación, la infraestructura, cobertura, desafiliación de estudiantes, indefiniciones sobre el derecho a la educación y privatización, entre otros aspectos. (3)

¿La agenda política de la COPARMEX será retomada por Mauricio Kuri, ganador de la contienda electoral del pasado domingo? Habría que dar seguimiento a las políticas públicas privatizadoras, en otro ejemplo, que han prevalecido en materia de servicios de agua potable, impulsadas tanto por gobiernos priistas como panistas.

Por otra parte, Mauricio Kuri, propuso, durante la campaña, un “seguro del desempleo” en el estado ¿Con qué fundamentos jurídicos lo logrará? ¿Con qué recursos financieros, del gobierno del estado, se concretará esa política pública? ¿Qué cantidad en apoyo financiero mensual se dará a desemplead@s?

Esto escribí el 13 de mayo pasado, en redes sociales digitales: Al poder económico de nuestro país no le interesa la democracia, lo que quiere es cogobernar para asegurar acumulación, rentabilidad y dominio. ¿La ciudadanía del país lo permitirá en las próximas elecciones de junio 2021? En Querétaro, la población que votó dijo que sí.

Fuente consultada:

(1) Nota de Cecilia Conde, “Impulsan ley de aborto, marcharán por la despenalización”. Diario de Querétaro, 26 de septiembre, 2020.

(2) Joaquín Córdova Rivas. Hombres y mujeres grises. Magazine de Querétaro, 17 de febrero, 2021.

(3) Ver mi texto: El panismo y los problemas educativos de Querétaro. SDPNoticias, 10 de abril, 2021.

jcmqro3@yahoo.com

@jcma23