Sociedad

Focos rojos se han encendido entre las autoridades financieras, luego de las irregularidades en contra de trabajadores del gobierno de la Ciudad de México (CDMX), donde las pesquisas de las autoridades apuntan a Alan Adrián Alvarado Espinosa, Miguel Ángel Alvarado Espinosa e Imanol Cruz, socios de la firma Métricas.

El problema radica en que la empresa ha bloqueado tarjetas en las que están los saldos de prestaciones de trabajadores y recursos de esquemas sociales, como el programa del Fondo Ambiental de la Ciudad de México, que opera 600 millones de pesos anuales para nueve mil tarjetahabientes, lo que puede configurar un acto de peculado o malversación de fondos públicos.

Hasta el momento, la afectación suma cerca de 100 millones de pesos con impactos directos a 40 mil usuarios, por lo que las quejas no se han hecho esperar en entidades como el Centro de Integración Juvenil, Conalep Michoacán e incluso varias empresas privadas.

Lo interesante es que Métricas, una firma de emisión de tarjetas que cuenta con los permisos de transnacionales como Visa o Mastercard culpa a Banco Autofin -que encabeza Carlos Septién Michel- y a su procesador, la empresa Credencial -liderada en México por Luis Felipe Mariscal-, de ser los responsables de bloquear los saldos, bajo el argumento que la plataforma se encuentra en mantenimiento y que en breve se reestablecerá, ya que están ligando un acuerdo con el Banco Afirme, que busca cambiar las tarjetas por estas nuevas.

Esta acción ha despertado mucha incertidumbre en el medio, al parecer ya están en revisión las demandas y denuncias ante las instancias que observan el funcionamiento de estas entidades financieras, tales como la CNBV, SAT, SHCP, UIF, SFP, entre otros más.

Las investigaciones ministeriales arrojan que, al interior del sector crece la sospecha de quién y cómo opera Métricas, Nueve09, Llama Invest SOFOM y Alux Capital SOFOM, propiedad de Imanol Cruz, y de los hermanos Alvarado Espinosa, “que dicho sea de paso no existen antecedentes sobre sus ingresos como empresarios solventes, que los respalde en capacidad financiera para manejar dichos volúmenes en sus cuentas bancarias, al parecer han vaciado las cuentas de Métricas y las han llevado a las SOFOM y a Nueve09″, se lee en una ficha informativa de la autoridad competente.

También las investigaciones dan cuenta que estas empresas no están avaladas ni como Emisores Autorizados por el SAT y tampoco como una Fintech que haya autorizado la CNBV, por lo anterior, se demuestra el poco decoro, honor y reputación que ostentan ser estas susodichas entidades financieras.

Por si fuera poco, se sabe que, al interior de la Unidad de Inteligencia Financiera de Hacienda, la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), les preocupa el alza y la diversificación de delitos como el lavado de dinero o los recursos de procedencia ilícita utilizados por proveedores que licitan en el gobierno federal.

Y las sospechas no acaban ahí, ya que se habla de una posible operación irregular en rubros como las fianzas, estados financieros y documentación presentada por esta firma para participar en procesos públicos.

Arduo trabajo tienen las autoridades financieras en la investigación de estos delitos, considerados como graves por estas empresas que se ostentan de tener esta figura.

Punto Cero

Parece una broma, pero es la cruda realidad. Sucede que, a unas horas de ser víctima de un atentado, empleados de la Secretaría de Gobernación que laboran en el Mecanismo de Protección a periodistas desconocen si soy, o no, su beneficiario. Hace apenas dos meses contaba con un botón de pánico que la misma secretaría de Estado me proporcionó por un evento similar hace cuatro años. ¿Será que ya están haciendo las maletas para desaparecer este servicio, que garantiza la vida de los comunicadores, señor Alejandro Encinas Rodríguez?

Periodista | @JoseVictor_Rdz

——o0o——