Eso, 9 pesos, costó el concierto en el Zócalo capitalino. Es lo que gastó, por asistente, el gobierno de la Ciudad de México.

Dijo Claudia Sheinbaum que su administración invirtió 2 millones 500 mil pesos en la presentación de Grupo Firme. Por cierto, dinero no gastado en honorarios de los artistas, que no cobraron, sino en personal e infraestructura para ofrecer seguridad a la multitud de 280 mil personas.

Los 9 pesos resultan de dividir 2.5 millones entre 280 mil. Salió barato ofrecer un espectáculo de calidad a la gente que reside en la capital del país y, seguramente, también a no pocos visitantes que viajaron para ver a los cantantes y músicos de moda.

La famosa derrama económica debe haber beneficiado muchísimo a restaurantes, establecimientos comerciales e inclusive a hoteles del centro de la Ciudad de México.

Hubo también, gracias al espectáculo, una fuerte promoción positiva en el resto de México y aun en el extranjero para la capital de la nación, cuya marca salió fortalecida.

Buen negocio, sin duda…

¿Y la ópera?

Algunas personas —me lo han comentado por WhastApp— preferirían que Claudia Sheinbaum invirtiera en traer ópera de primer nivel a la CDMX.

Valdría la pena, claro que sí, pero creo que 2.5 millones de pesos no servirían para mucho si hablamos de bel canto de ligas mayores.

Hace tiempo leí que en Alemania el gobierno subsidia con mucho dinero a la ópera. En ese país, el precio promedio de un boleto para una función operística es de alrededor de 40 euros —unos 785 pesos—, pero el costo real es mucho más alto: 250 euros —casi 5 mil pesos—.

Lo anterior significa que producir una ópera para, por ejemplo, el teatro Deutsche Oper Berlin —de 1800 asientos— tiene un costo de casi 9 millones de pesos. No creo que sus administradores aceptaran presentarse en México sin cobrar. Algún pago exigirían, así fuera simbólico, y además está el asunto de financiar boletos de avión y viáticos a muchas personas.

Por cierto, sí hay ópera de cierta calidad en la Ciudad de México; normalmente en el Palacio de Bellas Artes, supongo que subsidiada por los gobiernos federal y local. Aceptémoslo: cualquier cantidad de dinero público que se gaste en espectáculos de este tipo es excesiva si se compara con el número de gente interesada en presenciarlos. Bellas Artes solo como excepción se llena.

El racismo

Tristemente hubo personas que criticaron el show de Grupo Firme en el Zócalo, entre otras razones por su costo que solo benefició a los nacos. Terrible que el evento desatara una oleada de clasismo y racismo originada en algunos sectores de las clases medias y altas que se dedican a combatir todo lo que hace la 4T.

Curioso que quienes se molestan por el subsidio de 9 pesos a cada asistente a un evento masivo, justifiquen que gobiernos anteriores hayan reformado leyes para subsidiar con cientos de millones de pesos anuales a empresas como Oxxo que nomás no quieren pagar correctamente la luz.

El papá de Checo Pérez

Antonio Pérez Garibay dio un paso importante en su búsqueda de la candidatura de Morena a la gubernatura de Jalisco. Y es que, como se comenta en ese estado, el papá del Checo Perez aprovechó como nadie la reciente visita de Claudia Sheinbaum a Guadalajara.

La jefa de gobierno capitalina sembró entusiasmo en el morenismo jalisciense, que nomás no ha podido con el partido del actual gobernador, Enrique Alfaro.

No será fácil para Movimiento Ciudadano la elección local en 2024. La arrogancia debilita a su precandidato más aventajado, Pablo Lemus, alcalde de Guadalajara. Este hombre se ha desubicado y no entiende que en Jalisco el liderazgo político es de Alfaro, quien si se hace a un lado dejará completamente en la indefensión a su partido.

El hecho es que hay condiciones para que Morena pelee por la gubernatura. Suenan varios políticos para representar en los próximos comicios al partido de izquierda. Entre ellos, Pérez Garibay, quien sacó ventaja de la visita de Claudia.Y es que El papá del Checo, diputado federal de la bancada de Morena, no se despegó ni un segundo de la jefa de gobierno de la Ciudad de México.

Numerosas fueron las actividades de Sheinbaum —reuniones con empresarios, con universitarios y con la base morenista—, y en todas estuvo a su lado el conocido diputado. Por esa razón, en Jalisco la comentocracia piensa que el papá del Checo Pérez cuenta con la bendición de la jefa de gobierno, lo que solo puede ocurrir con la autorización del presidente Andrés Manuel López Obrador. Así las cosas por allá.

Calderón a la cárcel por Ayotzinapa

... Y por muchas otras atrocidades. Es que si en México se han vivido tiempos genocidas en gran medida se debe a la absurda guerra que en 2006 Felipe Calderón declaró a las mafias del narco. Lo hizo para intentar que la sociedad olvidara el fraude electoral que lo llevó al poder. Y, para colmo, puso al frente de su fallida estrategia a Genaro garcía Luna, preso en Estados Unidos acusado de haber colaborado con el cártel de Sinaloa.

La de Iguala no es la única tragedia ocurrida en nuestro país desde 2006. Sobran hechos terribles en todas partes. Prácticamente todos causados por una guerra estúpida que la sociedad mexicana ha perdido.

Está bien que se castigue a los directamente responsables del asesinato de los estudiantes de Ayotzinapa, pero ¿y los culpables de todos los otros crímenes? Llegó la hora de ir al origen del horror que hemos sufrido ya durante demasiado tiempo. Un origen con nombre y apellido: Felipe Calderón.